Saltar al contenido

La mitad de los autores del DSM han recibido financiación de las empresas farmacéuticas

financiacion

financiacion

Para los que no lo sepan, el DSM es el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, es decir, el manual en el que se basan los psiquiatras para diagnosticar un trastorno mental. Esta categorización de los trastornos mentales siempre se ha visto envuelta en diversas polémicas.

Por ejemplo, se ha alegado que la forma en que las categorías del DSM están estructuradas, así como la ampliación sustancial del número de categorías, son representativas de una creciente medicalización de la naturaleza humana, lo que puede atribuirse al poder de las empresas farmaceúticas.

De todos los autores que seleccionaron y definieron los trastornos psiquiátricos del DSM-IV, aproximadamente la mitad han tenido relaciones financieras con la industria farmacéutica. Las conexiones entre estos autores y las compañías farmacéuticas fueron particularmente fuertes en esos diagnósticos donde los fármacos son la primera línea de tratamiento, tales como la esquizofrenia y los trastornos del estado de ánimo. Fuente

Os dejo con estos cuatro datos que cuestionan la credibilidad del DSM:

1) Cuando se añadió el Trastorno de Ansiedad Social en el DSM-III en 1980, apenas se diagnosticaba. Era considerado un trastorno poco común hasta que a finales de los años 90 se aprobó el fármaco ‘Paxil' para su tratamiento. Ahora, 5,3 millones de estadounidenses son diagnosticados con Trastorno de Ansiedad Social y es el tercer trastorno psiquiátrico más frecuente. Fuente

2) El National Institute of Mental Health retiró el apoyo para el DSM-V alegando que carece de validez. Fuente

3) La homosexualidad fue considerada un trastorno en el DSM hasta 1974. Fuente

4) Francia no utiliza el DSM para clasificar las enfermedades mentales: esta es la causa de por qué los niños franceses no tienen Trastorno por déficit de atención con hiperactividad 😉 Fuente

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus contactos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Excelente artículo. Apesta como las empresas de la salud se coluden para sacarle el mejor provecho económico de la gente enferma, que más que necesitar un remedio echo con fórmulas de laboratorio, están necesitando sanarse por medio del amor que puedan experimentar.

Responder

Este es muy buen post. Un saludo.

Responder