Eduquemos niños empáticos para evitar adultos sátrapas

Se supone que cuando somos niños somos más egoístas que cuando somos adultos. Sin embargo, en ocasiones hay adultos extremadamente egoístas, más incluso que cualquier niño de 3 años.

El niñ@ acapara todos los juguetes y es reacio a compartir con los demás. El adulto egoísta acapara todos los bienes y placeres para sí, sin pensar en los demás. En los casos más extremos incluso es capaz de hacer mal al prójimo con tal de que prevalezcan sus intereses.

No sé si el egoísmo es fruto de la herencia o el ambiente. En cualquier caso, es obligatorio enseñar a nuestros hij@s el valor de la empatía, que aprendan a pensar en los demás, en cómo se sienten los otros niñ@s cuando se sienten rechazados.

Vale la pena esforzarse con la educación de nuestros hij@s. Evitemos que se conviertan en adultos sátrapas y dictadores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.