Egosintónico y egodistónico

Quizá hayas escuchado alguna vez el término ‘egosintónico’ y ‘egodistónico’, así, de primeras, pueden parecer dos términos muy difíciles de entender pero en realidad son términos que deben entenderse para saber cómo nosotros mismos o los demás, conectan con el mundo que les rodea (o no conectan). El mismo nombre nos indica qué significa cada cosa y a qué se puede referir en las personas.

Cuando hablamos de una persona egosintónica significa que está bien consigo mismo mismo, que está en sintonía con su yo (ego-sintonía). Pueden tener un trastorno pero eso no les genera sufrimiento hacia ellos mismos, puesto que las personas que tienen un trastorno egosintónico suelen hacer daño a las personas de su entorno.

Después, en el otro extremo nos encontramos a las personas egodistónicas o que padecen un trastorno egodistónico. Estas personas no están en sintonía con ellos mismos lo que quiere decir que su patología les genera sufrimiento interno, pero no generan tanto daño a su entorno. Esta persona puede tener más conciencia de que padece un problema que sus compañeros opuestos, las personas con trastornos egosintónicos.

Trastorno egosintónico vs transtorno egodistónico

Como has podido comprobar leyendo los párrafos anteriores, se utilizan estos dos términos sobre todo para describir en cómo una persona se percibe a sí misma (pensamientos, comportamientos, circunstancias en la vida, etc). Pero no solo son trastornos, una persona que tiene una característica de personalidad egosintónica es cuando esta persona no siente malestar al enfrentarse a situaciones o problemas. En cambio, una persona con una característica de personalidad egodistónica vive la vida con malestar constante.

Las personas que padecen un trastorno, no siempre son conscientes de que su comportamiento o actitud para afrontar diversas situaciones pueden producir problemas como conflictos, ansiedad, depresión e incluso rupturas en las relaciones interpersonales.

Cuándo pedir ayuda psicológica

Una persona con este tipo de trastornos solo se aventura a pedir ayuda psicológica cuando empiezan notar cómo los síntomas de su trastorno les genera malestar. Normalmente las personas egosintónicas no buscan cambiar porque no creen que lo necesitan, en cambio las personas egodistónicas sí suelen acabar pidiendo ayuda porque se dan cuenta que hay algo que no marcha del todo bien con ellos.

Los psicólogos antes de tratar a este tipo de personas tendrán en cuenta multitud de factores, como los apoyos sociales que cuentan, las habilidades sociales, si tienen o no ansiedad, si son conscientes de lo que les ocurre, cómo es el ego de esa persona, etc. Cada persona es un mundo totalmente diferente y no se puede realizar el mismo tratamiento a todos por igual, hay que buscar las características propias de la persona y entonces (solo entonces), valorar cuál sería la mejor terapia para estas personas.

Para el proceso de cambio la persona necesita sentir el malestar, si no lo haces es muy complicado que tenga la voluntad real para hacer las cosas de otro modo. Aunque el malestar deberá ser moderado puesto que si la persona se siente con demasiada angustia se puede bloquear emocionalmente y que los cambios se produzcan demasiado lentos o que ni se produzcan a causa de su bloqueo interno. Si no existen molestias internas o son demasiado leves, entonces la persona se acomodará a su situación y no creerá que realmente necesita un cambio para mejorar su calidad de vida y su bienestar emocional.

Las experiencias vividas marcan la diferencia

Dependiendo de las experiencias de la persona los síntomas del trastorno se pueden percibir como egosintónicos o egodistónicos. La homosexualidad, los conflictos personales o laborales… todo puede hacer que las vivencias se perciban de diferentes maneras dependiendo del contexto o de los sentimientos que tenga la persona, así como sus comportamiento particulares.

Quizá una persona quiera vivir en calma y con bienestar emocional y que esa sea su única meta, pero quizá los cambios que quiere realizar en su vida para conseguirlo sean el foco real de su malestar (por ejemplo, una persona que vive acomodada en una ciudad con un trabajo exigente pero que le da dinero para vivir bien, quiere dejar el trabajo para irse a vivir un lugar tranquilo sin tener que estar siempre lidiando con el estrés laboral).

En ocasiones, cuando las personas no toman plena conciencia de cómo gestionar algunas situaciones es cuando ocurren casi sin darse cuenta comportamientos o actitudes egosintónicas que no les permiten ver cambios hacia otras direcciones o ver oportunidades cuando las tienen delante de sí mismos.

Qué es la homosexualidad egosintónica o una homosexualidad egosintónica

Cuando una persona está viviendo una homosexualidad egosintónica significa que la persona se siente feliz y acorde con su identidad sexual homosexual. Realmente siente que está en sintonía con su yo y es una elección que ha tomado porque así lo siente.

En cambio, cuando hablamos de una homosexualidad egodistónica, lo hacemos cuando una persona siente que su identificación sexual no está en sintonía con él mismo y rechaza su propia homosexualidad. No acepta su identidad sexual y se genera una confusión interna que le puede generar gran angustia y malestar.

Pero las características egosintónicas o egodistónicas no solo se centran en si una persona es homosexual o no, puede ocurrir en cualquier circunstancia de la vida de una persona. Si una persona se siente realizada o acorde con sus pensamientos, comportamientos y valores tendrá características egosintónicas. Por el contrario, si una persona siente que sus sentimientos o comportamientos no están acordes con su yo interno, entonces sentirá cierta confusión interna que le generará malestar, ansiedad e incluso, depresión.

Características principales

Las personas que son egosintónicas suelen sentirse bien consigo mismas y con su entorno, por lo que nos interesa identificar más las características de las personas egodistónicas puesto que son las que más suelen pedir ayuda para trabajar su malestar.

Estas personas suelen sentir incomodidad al enfrentarse a nuevas situaciones. Tampoco son conscientes de que pueden tener este trastorno de la personalidad y que a causa de este pueden surgir otros que le perjudiquen emocionalmente e incluso que afecten a sus relaciones interpersonales. Las personas egodistónicas sienten la necesidad de cambiar para sentirse mejor pero no saben cómo hacerlo, se pueden sentir bloqueados aunque tengan la oportunidad de cambio delante suya. Necesita encontrar cuanto antes estabilidad emocional y bienestar general.


Categorías

Psicología, Trastornos

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.