Saltar al contenido

El cuento del granjero chino

Dice el refrán que no hay mal que por bien no venga. En la vida os van a ocurrir cosas malas: desamores, decepciones con vuestros amigos, vais a tener que hacer frente a la tristeza, aprender a tolerar las frustraciones,… Sin embargo, una cosa está clara: detrás de un gran mal, se esconde una oportunidad, un cambio, algo positivo. Lo difícil es encontrarlo.

También puede suceder lo contrario, detrás de una gran noticia puede haber una serie de problemas que nos lleven a complicarnos la vida. Existen muchos casos de personas a las que les ha tocado la lotería y esto ha sido causa de riñas entre familias o de personas que se han enganchado a las drogas a raíz de ese “golpe de suerte”.

Por todo esto debemos tomarnos la vida con cierta relatividad. Ni las cosas malas que nos pasan son tan malas ni las cosas buenas son tan buenas.

De esto trata este cuento del granjero chino narrado por el filósofo británico Alan Watts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (5)

Muy chulo el cuento. La vida da muchas vueltas y nunca se puede saber qué nos espera detrás de cada cambio. Un saludo!

Responder

Hola excelente mensaje.En la vida llegan momentos.positivos y negativos de los cuales debemos aceptarlos es la naturaleza misma de ella.estraer lo mejor de cada situación y aceptar ,entender el por q de cada una de estas situaciones se presentan.feliz día.

Responder

excelente la realidad es que no existe la suerte ni las personas afortunandas existen las bendiciones y se ganan con esfuerzos sacrificios lagrimas y trabajo duro sumado a ser cada ia mejor personas tener fe en Dios y hacer el bien

Responder

Este cuento lo grabé el año pasado poniéndole la voz. Os dejo el enlace a Dropbox https://www.dropbox.com/s/hl1rcc0wgyqslqk/Buena%20suerte%2C%20mala%20suerte.mp3?dl=0

Responder

Me encantó el video y estoy de acuerdo en lo que dice el hombre al final, nunca podremos saber si lo que que pasa en nuestras vidas es realmente bueno o malo! . 🙂

Responder