Saltar al contenido

El Efecto Pinocho: un buen detector de mentiras

La historia de Pinocho, el niño de madera cuya nariz crecía cuando decía una mentira, ha servido durante mucho tiempo como una advertencia a los niños para que digan la verdad.

Bueno, parece que la historia tenía algo de verdad en ello. Un nuevo estudio dice ahora que cuando la gente dice una mentira sufren un efecto similar.

efecto pinocho

Los psicólogos que investigan cómo los estados mentales afectan a la temperatura del cuerpo dicen que cuando la gente miente, la nariz comienza a calentarse.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Granada dicen que este “Efecto Pinocho” se refiere a una serie de cambios en la temperatura del cuerpo relacionados con los sentimientos. Estos cambios de temperatura se pueden registrar gracias a una técnica llamada termografía. Los investigadores de esta universidad han sido los primeros en utilizar esta técnica para la investigación psicológica.

Sus principales hallazgos:

1) Mentir: hace que nuestra nariz y la región de alrededor de los ojos se caliente.

2) Concentración mental: hace que la temperatura facial descienda.

3) Ansiedad: aumenta nuestra temperatura facial.

La investigación científica nos regala a menudo noticias como esta que le hacen a uno soñar con un mundo mejor, más justo. Imaginaros la aplicación de esta técnica en la vida real.

¿Os imagináis que se pudiera estar 100% seguro que un marido o una mujer es infiel o que un presunto asesino miente o dice la verdad? Seguramente los abogados, jueces y procuradores se quedarían sin trabajo. Nos encontraríamos ante un mundo sin mentiras, un mundo más justo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

muy bueno el articulo, yo puedo ayudar a solucionar problemas personales, un saludo.

Responder

Si muy bueno, yo mismo he notado cuando algunas personas mienten se ruborizan, enrrogeciendo y aumentando la temperatura de toda el área de la nariz y los rojos.

Responder