Saltar al contenido

El papel de las experiencias pasadas

El papel de las experiencias pasadasHemos sido educados básicamente, a partir, de condicionamientos, atribuciones: eres de “esta manera”, eres como tu padre, como tu tío, eres torpe, eres listo, eres guapa, eres feo. Hemos crecido a través de mandatos: tienes que ser, tienes que hacer. El problema es lo que creemos en vez de lo que creamos.

Tenemos que hacer un trabajo sobre las falsas creencias. Nuestro cerebro es nuestro instrumento de aprendizaje. Este cerebro tiene dos capacidades innatas:

1) Comprende la información, gracias a ello sabemos.

2) Impide que las experiencias sean olvidadas, la memoria. Todos buscamos la experiencia para después poder recordarla y echar mano de ella después. De esa manera creemos que podemos evitar problemas.

Hemos convertido a la historia en foco de nuestra vida de manera tan errónea que cuando observamos un árbol traducimos la experiencia instantánea en una palabra, en un recuerdo, en una sensación. El proceso sintético nos lleva a tener una adecuada representación de ese mundo con base a lo que comparamos previamente.

Hemos agilizado la memoria, la hemos hecho el rey del mambo. Hemos convertido a la memoria en el objeto fundamental del ser humano.

Sin embargo, hemos olvidado otra cualidad de la mente: la comprensión. Podemos permanecer sintiendo y pensando durante horas. Una persona es capaz de sentarse, mirar hacia una pared y,casi, dormirse porque la mente va pululando por todas las partes. Sin embargo, no permanecemos, no comprendemos.

No sabemos mirar a una flor y permanecer en ella. No sabemos alejar a la historia de ese instante. Cuando cogemos un objeto y lo contemplamos sin adosarle nada de la historia que él tiene en nosotros, ese objeto se hace libre y hace que nuestra reacción ante el mundo sea libre y cuando muchos hombres ven el mundo de esta manera, el mundo se hace libre.

Extraído de una conferencia de Álex Rovira y Sesha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.