El poder de un pensador positivo: su objetivo es promover el bienestar del mundo (Parte 2).

Esta es la segunda parte de un post. Puedes ver la primera parte aquí: El poder de un pensador positivo (Parte 1).

Los libros y página web de Martin Seligman ofrecen pruebas fáciles para el análisis de los estilos de pensamiento y habilidades de salud mental.

Esta capacidad de conectar con la gente lo ha convertido en un fenómeno para conseguir donaciones. El Ejército, dijo, está dando a la Universidad de Pennsylvania entre 25 y 30 millones dólares para su entrenamiento militar. Convenció al gobierno de Australia para invertir un millón de dólares para la enseñanza de los maestros sobre la educación positiva, que según investigaciones puede reducir la depresión y mejorar el aprendizaje así como enseñar en qué consiste la superación personal.

“Parece imposible, pero a veces me parece que como si [los proveedores de fondos] le dieran más de lo que pide”, dijo Ray Fowler, ex presidente de la APA y mentor de Seligman.

Seligman – un empresario intelectual de serie – ha pasado de una gran idea a otra. Incluso antes de la psicología positiva, tuvo tres grandes ideas; cualquiera de ellas ha cimentado su reputación científica, dijo Steven Hollon, psicólogo de la Universidad de Vanderbilt. La primera gran idea fue el concepto de que nacemos para temer ciertas cosas – como, por ejemplo, las arañas, pero no los enchufes eléctricos. La siguiente fue la señal de seguridad, la idea de que ciertas personas o cosas significan seguridad para los demás. Y, por último, la grande: la indefensión aprendida, la idea de que los animales y las personas pueden aprender a ser impotentes o seres deprimidos después de encontrar incontrolables los acontecimientos negativos. Después de eso vino la psicología positiva.

La psicología positiva no fue idea de Seligman. Muchas personas estaban estudiando aspectos relacionados con esta temática mucho antes de que acuñara el término general y creara un nuevo subcampo.

“La psicología positiva estuvo en el aire. Marty es especialista en hacer que las ideas que no han sido completamente desarrolladas se cristalicen”, dijo Aaron Beck (psiquiatra muy respetado en Filadelfia).

Parte del recurso de Seligman fue su coraje intelectual, asumir el riesgo de equivocarse.

Seligman es un gran vendedor. La enseñanza acerca de la depresión, dijo, era deprimente. La psicología positiva es divertida. Pero es más que eso. Es una misión. Un legado.

Una adolescencia difícil

Su pasado influyó mucho en su trabajo y su ambición.

Seligman tuvo una adolescencia difícil. Su padre fue un hombre inteligente que sufrió un derrame cerebral masivo que le dejó permanentemente discapacitado a los 49 años. Seligman estaba en su primer año en la Academia de Albany, una escuela militar privada poblada mayoritariamente por chicos de gran riqueza. Como escribe en Aprenda optimismo, se sintió “rechazado y solo.” Él era muy consciente de las diferencias de clases y se sentía “desclasado”.

Hace dieciocho años, Seligman dijo a un entrevistador del Inquirer que la enfermedad de su padre le había dejado un “mar entero congelado” sobre sus emociones. Ahora, ve esta prueba como una “sombra realmente importante” en su vida.

Seligman se encontró más seguro en la Universidad de Princeton, donde su energía cerebral resultó ser más importante que su árbol genealógico. Era un gran filosofo y, en el último año, se enfrentó a una difícil decisión: si ir a la escuela de posgrado en filosofía o psicología, o convertirse en un jugador de bridge profesional.

Sabía que podía sobresalir en la psicología. “Se trata de algo que realmente podría ayudar a la gente.”

Seligman se casó con su primera esposa, Kerry Mueller, una graduada de Bryn Mawr College, en 1964, el día antes de que él se graduara en Princeton. Se divorciaron en 1978, después de tener dos hijos. Su ex se negó a hablar de Seligman. No tiene mucho que decir acerca de su matrimonio tampoco.

Durante la próxima década, Seligman reconoció que fue un poco mujeriego. “Yo estaba buscando una esposa”, explicó. Encontró una en su programa de postgrado de Psicología.

Diecisiete años más joven, Mandy McCarthy había llegado a Penn desde Londres específicamente para estudiar con Seligman.

Ella está obviamente orgullosa del éxito de su marido y de su carisma, pero lo que más le gusta es su flexibilidad. “Es muy adaptable”, dijo. “Puede adaptarse a nuevas situaciones ya sean emocionales o físicas”.

Seligman dijo que se casó con Mandy porque era fácil estar con ella.

Se imaginaba una vida de jet-set: viajes, restaurantes y ópera. En su lugar, Mandy, que estudió el desarrollo del niño, se convirtió en una ama de casa que enseñaba a los niños.

“Un buen matrimonio es aquel en el que ambos se apoyan mutuamente” dijo ella.

Indefensión al optimismo

Seligman comenzó su carrera académica estudiando la depresión en los perros. Se comportaban como seres humanos mucho más deprimidos. La indefensión aprendida se convirtió en un modelo animal para la depresión y se considera una idea fundamental en este campo.

Más tarde, sin embargo, Seligman se sintió más intrigado por los perros que no se sienten indefensos. ¿Qué había en los perros y en su equivalente humana que los protegía de las tribulaciones de la vida?

Los optimistas, dijo, suelen tener vidas más saludables y exitosas que los pesimistas (aquellos que ven los problemas como “permanentes y generalizados”). La gente puede aprender a ver las cosas de manera más positiva. Se tienen que centrar en una visión más matizada de la buena vida que se insta a las personas a evaluar su “bienestar”, una combinación de emociones positivas (lo que la mayoría de nosotros piensa de la felicidad y los buenos sentimientos), los logros, las buenas relaciones, y un sentido de significado y propósito.

Gran parte de la psicología positiva es averiguar lo que diferencia a las personas que son inusualmente felices y mentalmente saludables. Pero el siguiente paso lógico es mover a las personas en el continuo positivo. Seligman cree que podemos mejorar nuestras vidas mediante la identificación y el uso de nuestras mejores cualidades.

Dos intervenciones sencillas han demostrado aumentar la felicidad y disminuir la depresión durante seis meses. Una es escribir durante una semana tres cosas buenas que te hayan pasado durante el día y explicar por qué. Otra es identificar y utilizar una de tus fortalezas principales – se pueden identificar en su web – de una manera nueva cada día durante una semana.

Sin embargo, algunos críticos ven el pesimismo más útil.

En su libro EL PODER POSITIVO DEL PENSAMIENTO NEGATIVO, Julie Norem, un psicólogo de Wellesley College, sostiene que los pesimistas piensan todas las cosas malas que podrían suceder y lo que podrían hacer con ellas, hacen muy bien. De hecho, se vuelven más ansiosos cuando tratan de pensar positivamente.

En materia de salud, el énfasis en el pensamiento positivo puede ser particularmente angustiante. La creencia generalizada de que las emociones determinan el curso de la enfermedad puede dejar a la gente sentirse responsable no sólo por su enfermedad sino también por su resultado. Si bien la evidencia de la importancia de la actitud es más fuerte para algunas enfermedades, sobre todo en aquellas en las que la conducta hace la diferencia, Coyne Penn dijo que en su investigación sobre el cáncer no se había encontrado ninguna conexión entre el pensamiento positivo y la enfermedad.

“No hay pruebas”, dijo, “que las personas que van a grupos de apoyo o expresan sus emociones de una manera particular viven más tiempo que las personas que no lo hacen.”

Fuente: 30 de mayo 2010, El Philadelphia Inquirer

Os dejo con otro vídeo de una entrevista que le hizo Punset a Seligman: (puedes adelantar hasta el minuto 4:19 que es cuando comienza la entrevista)


Un comentario

  1.   David Gerardo Medrano Cordova dijo

    Muy buen blog, el tema de la Psicologia positiva es muy interesante, me encantaria escribir un articulo para este blog y estar en contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.