Saltar al contenido

El síndrome de la fealdad imaginada

el sindrome de la fealdad imaginada

Reconocido por primera vez en Europa hace más de 100 años, el trastorno dismórfico corporal (TDC) es también conocido como el “síndrome de la fealdad imaginada”.

A veces las personas con TDC están exagerando un defecto leve de la cara, las nalgas o la línea del cabello, percibiéndose como grotescamente desproporcionados y ofensivos. En otros casos, una asimetría en los ojos se convierte en una deformidad; unos voluminosos brazos o muslos se ven de una manera horrible y espantosa.

Pocos de nosotros estamos realmente satisfechos con nuestro cuerpo. La liposucción, peelings faciales, delineador de ojos y rubor permanente, implantes de pelo, electrólisis, y una panoplia de procedimientos para ayudar a los inseguros a que se sientan un poco más seguros. Pero los dos millones de estadounidenses con TDC van más allá de las preocupaciones normales por la apariencia física. En cambio, la preocupación por la fealdad domina gran parte de su pensamiento. Evitan el trabajo y compromisos sociales no sea que ofendan a los demás con su aspecto. Muchos pacientes con TDC constantemente buscan consuelo de sus familiares.

El pelo, la nariz, la piel, las nalgas, los ojos y los muslos son los aspectos que más frecuentemente preocupan a los pacientes con TDC. El paciente promedio tiene una visión deformada de tres hasta cuatro diferentes partes del cuerpo en el curso del trastorno. No se dan cuenta de que su deformación es un problema de percepción no de anatomía.

En algunos casos, la terapia cognitiva mejora la probabilidad de éxito. En general, el tratamiento puede reducir la intensidad de los síntomas de TDC en al menos 50% de los pacientes.

Referncia: Chosak A, Marques L, Greenberg JL, et al. Body dysmorphic disorder and obsessive-compulsive disorder: similarities, differences and the classification debate. Expert Rev Neurother 2008; 8:1209-1218

Os dejo un vídeo con la opinión que tiene un cirujano plástico de este transtorno:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.