Saltar al contenido

En busca del mejor tratamiento para la depresión

La depresión es cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Es un trastorno mental crónico, incapacitante y recurrente con un gran carga para el individuo, la sociedad y la economía.

Te invito a que veas este breve vídeo titulado “Así es vivir con depresión”


Se estima que el 10-20% de la población podrá experimentar al menos un episodio de depresión clínica durante su vida. Además, las personas que sufren depresión tienden a presentar múltiples episodios que afectan a todos los aspectos de su vida. Estas personas, también aumentan el riesgo de padecer otros problemas de salud física.

tratamiento depresion

Por todo ello, es importante detenernos a analizar cómo están tratando este trastorno los profesionales de la Salud Mental.

Los mejores tratamientos actuales son los medicamentos antidepresivos junto con la Terapia Cognitivo-Conductual. Se ha demostrado que estos tratamientos tienen una buena eficacia, frente a personas no tratadas o con efecto placebo.

Sin embargo, estos tratamientos tienen limitaciones significativas y pueden mejorarse. Un 40% de los pacientes no muestran mejoría o la muestran solo parcialmente. Solo alrededor de un tercio de los pacientes alcanzan la remisión total de los síntomas a un nivel normal y saludable.

La Terapia psicológica Cognitivo-Conductual ha demostrado su eficacia para prevenir las recaídas. De los pacientes que mejoran, el 50-80% tendrán una recaída en los próximos años. Suele ocurrir que las personas con esta dolencia, al mejorar, dejan la medicación lo que puede acarrear una recaída. Es importante por lo tanto siempre seguir una terapia psicológica que complemente a la medicación y que posteriormente continúe en el tiempo. Sin embargo, los pacientes también son dados a abandonar las terapias.

Kazdin y Blase, de la Universidad de Yale, señalaban en 2011 la importancia de realizar un cambio en la práctica clínica para que los tratamientos sean más accesibles, atractivos y relevantes para aquellos que sufren problemas de salud mental.

Según ellos, la terapia debe ser algo mucho más disponible para todas las edades, todos los orígenes étnicos y culturales, y que puedan acceder a ellos independientemente de la ubicación geográfica o del horario de trabajo del paciente. Por ello, propusieron desarrollar un modelo de tratamiento basado en internet para llegar a un amplio número de personas y con una amplia cobertura. Así es algo accesible en cualquier momento y en cualquier lugar. Es muy eficaz porque permite tratar a muchas personas.

Aun así, queda por descifrar cuáles son los ingredientes activos de cada tratamiento psicológico que realmente funcionan para la depresión. Unos se preguntan, si lo que “cura” la depresión es la reducción de pensamientos negativos o la relación positiva con el terapeuta, que infunde esperanza y optimismo; y otros creen más en los milagrosos antidepresivos.

Sería necesario descomprimir los posibles efectos de los componentes individuales de los tratamientos y determinar si algunos elementos interactúan entre sí. Es necesario adoptar enfoques más innovadores para captar la esencia de cómo mejorar más rápidamente nuestros tratamientos para la depresión.

Virginia C. Pecharromán