Saltar al contenido

Encontrar la paz mental admirando un paisaje

La belleza de un paisaje.No hay nada más relajante que salir al campo o subir un monte para encontrarte con una de esas estampas maravillosas que regala la naturaleza. Es en esos momentos cuando tu mente re relaja, parece que se expande a través de las montañas, acantilados y valles.

Inspiras profundamente por la nariz y exhalas lentamente eliminando el dioxido de carbono que contamina tu cuerpo así como esos pensamientos que tanto daño te hacen. En su lugar, el paisaje te aporta nuevas sensaciones más placenteras, cierras los ojos y la brisa acaricia tu piel.

Observas un águila o un buitre a lo lejos, nunca fui bueno para identificar aves. Le sigues con la mirada y no durarías un segundo en ponerte en su lugar, alzar el vuelo y sentirte viva/o.

Aprovecha los regalos que la naturaleza esconde. Cuando sientas que tu cuerpo y mente no funcionan bien, realiza un último esfuerzo y elige un monte al que subir. Verás como tu mente queda en paz y más fortalecida para afrontar esos miedos que te atenazan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.