Enuresis nocturna: un problema que también puede afectar a adultos

La enuresis es un problema habitual en niños y en algunos casos también en adolescentes. De forma menos común también puede afectar a adultos. La enuresis consiste en tener escapes de orina de manera inconsciente durante el día o durante la noche (enuresis nocturna). La enuresis nocturna rara vez ocurre en adultos pero cuando pasa puede ser una condición bastante molesta.

Para comprender mejor qué es esta condición, cómo afecta y qué se debe hacer para tratarla sigue leyendo.

Qué es

La enuresis nocturna se conoce también como “mojar la cama”, aunque en adultos también se le pone el nombre de incontinencia urinaria. Es una condición común en niños pequeños y suele ser causado por una vejiga inmadura que con el tiempo madurará dentro de un desarrollo normal en el pequeño y el problema pasará al olvido.

Se estima que el 15% de los niños mayores de tres años y el 10% más de cinco mojan la cama ocasionalmente. De hecho, la mayoría de los médicos no consideran que mojar la cama en los niños sea una señal de un problema a menos que el niño tenga más de siete años, o que haya comenzado a mojar la cama nuevamente después de seis meses de mantener el control de la vejiga durante la noche.

Sin embargo, cuando los adultos mojan la cama, a menudo es un indicio de una enfermedad subyacente, una enfermedad o un síntoma de otras afecciones médicas no tratadas. Para los adultos, mojar la cama no solo puede ser una condición devastadora y embarazosa, sino que a menudo es una señal de otros problemas médicos. Si es un adulto que moja la cama con frecuencia, será imprescindible acudir al médico para encontrar la causa principal del problema. Solo cuando se encuentre la causa se podrá valorar el tratamiento adecuado en cada caso.

Causas de la enuresis

Como hemos apuntado más arriba, es imprescindible encontrar las causas que puede ocasionar la enuresis en adultos. Algunas de las causas más comunes que pueden provocar esta condición pueden ser las siguientes:

  • Genética
  • Infección del tracto urinario (ITU)
  • Vejiga pequeña
  • Diabetes
  • Enfermedad del riñón
  • Glándula prostática agrandada
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de vejiga
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos
  • Desórdenes neurológicos
  • Estrés, ansiedad u otros problemas psicológicos
  • Apnea del sueño
  • Un desequilibrio de la hormona antidiurética
  • Músculos de vejiga hiperactivos
  • Desequilibrio hormonal

¿Cómo se diagnostica?

Para poder determinar cuál es la causa de la enuresis en un adulto, será necesario poder evaluar la salud de la persona que está padeciendo el problema mediante una serie de formas médicas. Descubrir la causa de la enuresis puede ser complicado, ya que a menudo es una causa subyacente de otra afección médica.

Cuando una persona afectada de esta condición quiere buscar tratamiento para su enuresis nocturna, deberá realizarse alguna de estas pruebas (o más de una de ellas) para encontrar lo que realmente le ocurre. Algunas de estas pruebas son las siguientes:

  • Examen físico
  • Examen neurológico
  • Pruebas de orina
  • Examen urológico
  • Ultrasonidos de riñones y vejiga

Es importante que seas un ayudante activo para que tu médico pueda determinar con mayor eficacia qué es lo que te ocurre y encontrar la causa al problema. Para conseguir esto, antes de ir al médico puedes realizar un seguimiento de lo que te ocurre en cuanto a tu enuresis. Para facilitarle esta información deberás apuntar cada día y hasta tu cita al médico (durante unas dos semanas):

  • Cuándo es más probable que te ocurra (de día o de noche)
  • La cantidad de orina que tienes de escape (mucha, poca, casi nada)
    Cuántos líquidos sueles ingerir al día
  • Tipos de líquidos que ingieres (y si contienen cafeína o alcohol)
  • Número de noches sin mojar la cama y el número de noches que tienes escapes durante las últimas 2 semanas
  • Infecciones recurrentes del tracto urinario
  • Cómo es la orina en el baño (fuerte, constante, débil, con gotas)

Tratamiento de la enuresis

Para comenzar el tratamiento deberás seguir las pautas que te indique tu médico, pero también es importante que tengas algunos consejos en cuenta. Los consejos son los siguientes:

  • Establecer limitaciones de ingesta de líquidos
  • Reducir o eliminar la cafeína y el alcohol de la dieta
  • Hacer de orinar una rutina. Establece un horario para asegurarte de orinar cada una o dos horas durante el día
    Vaciar la vejiga antes de ir a la cama, incluso cuando no tengas la necesidad de ir
  • Establecer una alarma de baño de noche para orinar en medio de la noche
    Proteger tu cama con fundas de colchón especiales
  • Usar ropa interior absorbente durante la noche
  • Usar productos para cuidar tu piel y evitar la irritación y el dolor que se producen cuando se experimenta enuresis nocturna de forma continuada

En muchos casos, controlar la incontinencia urinaria nocturna se reduce al tratamiento de afecciones médicas subyacentes. Sin embargo, hay algunos medicamentos recetados que han demostrado ayudar y que quizá tu médico te recetará:

  • Fármacos anticolinérgicos para calmar la vejiga irritada.
  • Antibióticos para tratar infecciones del tracto urinario.
    El acetato de desmopresina
  • Medicamentos que redicen la inflamación de la próstata

Mojarse en la cama a menudo es un síntoma de la apnea del sueño en los niños, pero en los adultos es mucho menos común. Sin embargo, hay un pequeño número de adultos que comienzan a experimentar enuresis del sueño a medida que sus síntomas de apnea del sueño empeoran. Para estos pacientes, los síntomas de la enuresis a menudo se resuelven una vez que se introduce la terapia de presión continua en las vías respiratorias para tratar la apnea del sueño.

Solo en algunos casos el médico podría establecer como una buena opción dependiendo de la causa subyacente una intervención quirúrgica. La cirugía puede ser adecuada para tratar la hiperactividad grave de la vejiga pero es una opción limitada y solo debe considerarse cuando todas las otras opciones de tratamiento menos invasivas han demostrado ser infructuosas. Si te das cuenta de que últimamente comienzas a tener escapes en la cama, que no te dé vergüenza ir a tu médico. No te va a juzgar, su papel es cuidar de tu salud y encontrar qué te ocurre para poder buscar la solución cuanto antes a tu malestar.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.