Ejercicios de escucha activa para mejorar tus relaciones

escucha activa

La escucha activa es necesaria para que se de una buena comunicación entre dos personas. Escuchar es el componente más fundamental de las habilidades de comunicación. Escuchar no es algo que simplemente sucede, escuchar es un proceso activo en el que se toma una decisión consciente de escuchar y comprender los mensajes del hablante.

La escucha activa también se trata de paciencia, los oyentes no deben interrumpir con preguntas o comentarios. La escucha activa implica darle a la otra persona tiempo para explorar sus pensamientos y sentimientos, se les debe dar el tiempo adecuado para eso.

Escuchar es una habilidad de comunicación ya que pasamos el 70-80% de nuestras horas de vigilia en alguna forma de comunicación… aunque la mayoría de nosotros somos oyentes pobres e ineficientes… muchas personas no son buenas yentes por lo que es bueno trabajar en la escucha activa para que esto pueda mejorar y potenciar así una buena comunicación.

escucha activa

Beneficios de la escucha activa

La escucha activa tiene muchos beneficios importantes para la comunicación entre las personas y es necesario tenerlo en cuenta para ser consciente de la importancia de su trabajo. Algunos de sus beneficios son:

  • Crea confianza entre las personas. Mejora la sinceridad y otras personas se abren emocionalmente.
  • Amplía la perspectiva. La forma en que entiendes la vida depende de tus pensamientos y escuchar otras perspectivas de otras personas te permite aprender más sobre cómo ver las cosas.
  • Mejora la paciencia. Si eres buen oyente es porque has empleado tiempo y te has esforzado por serlo. La paciencia es necesaria para poder escuchar atentamente sin juzgar.
  • Te hace más sensible. Te sentirás más conectado con las otras personas y con tus sentimientos.
  • Tendrás más competencia y conocimiento. Con mejores habilidades de escucha serás una persona más capaz, serás más eficiente y tendrás más éxito en cualquier ámbito de tu vida.
  • Ahorras tiempo y dinero. La escucha eficaz no solo reduce los riesgos de malentendidos y errores que podrían ser muy perjudiciales, sino que también ahorra tiempo y dinero al evitar comenzar una tarea o un proyecto nuevamente, solo porque las directivas dadas se malinterpretaron.
  • Ayuda a detectar y resolver problemas. Escuchando activamente podrás saber exactamente qué piensan los demás y por lo tanto, podrás hacer mejoras en caso de que surja algún tipo de conflicto.
Artículo relacionado:
La escucha activa: la mejor forma de comunicarte con los demás

Ejercicios para mejorar la escucha activa

Para poder mejorar tu escucha activa tendrás que hacer algunos ejercicios y tener otros aspectos en cuenta.

escucha activa

  • Parafrasear lo que te dicen. Ejemplo: «Entonces, ¿quieres que construyamos la nueva escuela al estilo de la antigua?”
  • Breve afirmación verbal. Ejemplo: “Aprecio el tiempo que ha tomado para hablar conmigo”
  • Hacer preguntas abiertas. Ejemplo: «Entiendo que no estás contento con tu auto nuevo. ¿Qué cambios podemos hacerle?”
  • Haciendo preguntas específicas. Ejemplo: «¿Cuántos empleados contrató el año pasado?”
  • Mencionando situaciones similares. Ejemplo: ”Estaba en una situación similar después de que mi compañía anterior me hizo redundante”.
  • Resumir preguntas. Ejemplo: un candidato de trabajo que resume su comprensión de una pregunta poco clara durante una entrevista.
  • Observar a las personas hablando. Ejemplo: un facilitador de la reunión que alienta a un miembro del equipo tranquilo a compartir sus puntos de vista sobre un proyecto.
  • Resumir las conversaciones grupales. ejemplo: un gerente que resume lo que se ha dicho en una reunión y verifica con los demás que sea correcto.
  • Tener un buen contacto visual y asentir con la cabeza.
  • Tener en cuenta el lenguaje no verbal propio y de los demás.

Consejos para convertir en un oyente activo y mejorar las habilidades de escucha activa

Estos consejos podrán ayudarte.

Mira al orador y mantén el contacto visual

Hablar con alguien mientras te distraes con otras cosas como mirar la pantalla del móvil es faltar al respeto a tu interlocutor. El contacto visual se considera un ingrediente básico de una comunicación efectiva. Cuando hablamos, nos miramos a los ojos. Míralos, incluso si no te miran a ti. La timidez, la incertidumbre u otras emociones, junto con los tabúes culturales, pueden inhibir el contacto visual en algunas personas bajo ciertas circunstancias.

escucha activa

Estar atento y relajado

Presta toda tu atención al orador y reconoce el mensaje. Reconoce que la comunicación no verbal es muy poderosa. Para estar atento:

  • Mantener contacto visual con el hablante
  • Dirígete hacia el hablante
  • Presta atención a lo que se dice

Deja de lado los pensamientos que distraen

Protege mentalmente las distracciones, como la actividad de fondo y el ruido. Además, trata de no centrarte en el acento del hablante o los gestos del habla hasta el punto en que se conviertan en distracciones. Finalmente, no te distraigas con tus propios pensamientos, sentimientos o prejuicios.

Mantén una mente abierta

Escucha sin juzgar a la otra persona ni criticando mentalmente las cosas que te dice. Si lo que dice te alarma, sigue adelante y siéntete alarmado, pero no te digas a ti mismo: «Bueno, fue un movimiento estúpido». Tan pronto como se entregue a los juicios de desconcierto, has comprometido tu efectividad como oyente.

Escucha sin llegar a conclusiones y no interrumpas para terminar tus oraciones. Recuerda que el hablante está usando el lenguaje para representar los pensamientos y sentimientos dentro de su cerebro. No sabes cuáles son esos pensamientos y sentimientos, y la única forma de descubrirlo es escuchando.

No interrumpas ni cortes lo que dice el hablante

A los niños se les enseñaba que era grosero interrumpir. Ciertamente, lo opuesto se está modelando en la mayoría de los programas de entrevistas y programas de realidad, donde se tolera, si no se alienta, el comportamiento fuerte, agresivo y directo. Interrumpir envía una variedad de mensajes:

  • Soy mas importante que tu
  • Lo que tengo que decir es más interesante.
  • No me importa lo que pienses
  • No tengo tiempo para tu opinión

Todos pensamos y hablamos a diferentes ritmos. Si eres un pensador rápido y un hablante ágil, la carga recae en ti para relajar tu ritmo para el comunicador más lento y reflexivo, o para la persona que tiene problemas para expresarse.

Haz preguntas para aclarar lo que otros dicen

Cuando no entiendes algo, por supuesto, debes pedirle al hablante que te lo explique. Pero en lugar de interrumpir, espera hasta que el orador haga una pausa. Luego di algo como: «Retrocede un segundo. No entendí lo que acabas de decir sobre …» Después puedes resumir lo que te acaba de decir para asegurarte de que lo has comprendido bien y que tu interlocutor vea que estás atento a lo que dice.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.