¿Existen los genes de la felicidad?

Sería grato saber que poseemos unos genes que nos dan la felicidad y que por muy mal que nos vaya en la vida seremos felices para siempre. Pero, ¿qué pasaría si somos ese porcentaje que no posee esos genes? ¿Estamos abocados a sufrir?

Obviamente no porque existen una serie de hábitos que podemos cultivar y sí que determinan la felicidad. Matthieu Ricard nos explica en este vídeo cuáles son esos hábitos.

Matthieu Ricard es un monje budista francés que ha sido considerado como “El hombre más feliz del mundo”. Aquí nos cuenta qué es lo que podemos hacer para ser más felices:

QUIZÁS TE INTERESE “9 Sugerencias Científicas para Aumentar la Felicidad

Unos científicos afirman que las personas felices tienen una versión más larga de un gen, que aquellos otros que no están contentos. Pero eso no significa que los que recibieron el “extremo corto del gen” estén condenados a la miseria.

El hecho de que los genes se heredan, no significa que tienen que ser expresados, ni tampoco, que no tengan posibilidad de cambiar. Los científicos simplemente, han observado, que existe un vínculo entre los genes más largos y la felicidad.


Por otra parte, el Dr. Bruce Lipton, doctor en biología celular, es partidario de que el entorno, y no los genes, es el auténtico motor de la vida. Descubrió que el medio ambiente, en realidad, afecta a los genes.

Los investigadores reconocen que, por supuesto, todo nuestro bienestar no puede estar determinado por este gen. Todas las experiencias, a lo largo de nuestras vidas, y la valoración que hacemos a partir de ellas, pueden explicar las variaciones de la felicidad individual.

Sin embargo, los científicos y cada uno de nosotros nos empeñamos en buscar la “causa” de la felicidad, para poder encontrar rápidamente el remedio a nuestra tristeza y la curación de todos nuestros males.

Sin embargo, si realmente existe el “gen de la felicidad”, podemos así explicar por qué algunas personas tienden a ser naturalmente más felices que otras. Eso sí, cada uno heredamos una tendencia, pero esto no determina nuestras vidas, podemos modificarlo.

Precisamente, ahí radica el peligro, si creo que mis genes pueden dictar mi felicidad, así lo permitiré y así será. Mi felicidad, de hecho, sí está determinada por lo que yo creo, eso sí que dictamina mi vida y mi felicidad y si yo creo firmemente que mis genes me condicionan toda mi vida, así será.

Finalmente, como afirma el Dr. Lipton,

los biólogos celulares reconocen que el medio ambiente, el universo externo y nuestra fisiología interna, y lo más importante, nuestra percepción del ambiente, controla directamente la actividad de nuestros genes”.

Los genes no son independientes del medio ambiente, ni el medio ambiente debe considerarse aparte de los genes. La causa es el efecto y el efecto es la causa, se interrelacionan. Los genes pueden indicar, pero no dictaminar.

Lo más importante es cuidar nuestro entorno, tanto interno como externo. Así, el ocuparnos en la vida de todo aquello que está bajo nuestro control es lo que provocará la gran diferencia en nuestra experiencia real de disfrutar, o no, y sentir la ansiada FELICIDAD.

Pensemos y creamos entonces, que aunque a veces parezca que hemos heredado el “gen corto”, podemos y somos capaces de alargar nuestro gen hasta conseguir la FELICIDAD.

Virginia C. Pecharromán

¿Te ha gustado este contenido?… Subscríbete a nuestra newsletter AQUÍ

Hoy en Recursos de Autoayuda Vídeo:


Un comentario

  1.   Regina dijo

    Muuuy interesante todo lo que compartes en tu blog. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.