Saltar al contenido

10 explicaciones científicas para comportamientos extraños

En este artículo vamos a ver 10 comportamientos extraños que aparecen en algunos seres humanos y veremos la manera que tiene la ciencia para poder explicarlos.

1) No reemplazar el papel higiénico cuando se ha acabado

La explicación no es que seamos unos vagos, sino que esta acción carece de estímulos que nos incentiven a hacerlo al no obtener ningún tipo de recompensa, nuestro cerebro lo acaba olvidando.

2) Desear morder

Cuando un bebé nace es bastante común escuchar expresiones del timo “me lo voy a comer” o “le voy a dar un bocado”. La explicación científica es que tenemos las hormonas disparadas y de alguna forma lo asociamos con la comida que es uno de los grandes placeres de la vida.

3) Reírnos en los peores momentos

Por ejemplo, cuando estamos en un funeral o cuando estamos en clase. Sabemos que no debemos de reírnos pero no podemos evitarlo. En realidad es una forma que tiene el cuerpo de reaccionar ante el estrés y conseguir liberarlo.

4) Sentir fascinación por los psicópatas

Nos encantan las películas o series donde nos ponemos en la mente de un asesino. ¿Realmente es porque nos gusta matar? La verdadera razón es que por un momento nos gusta ponernos en la piel de una persona que vive al margen de la ley para experimentar esa sensación de lo prohibido.

5) Fingir saber sobre algún tema

¿Alguna vez te han preguntado algo y, aunque no tenías ni idea, has contestado como si lo supieras? Este fenómeno es bastante habitual… pero vamos a desilusionarte, los científicos no tienen ni idea de porqué actuamos de esa manera.

6) Llorar

Llorar es algo que consideramos normal pero ¿alguna vez te has preguntado cómo puede ser posible? Según los científicos, cada animal emite un “grito de socorro” y el del hombre es el llanto.

7) Espasmos al dormir

A veces cuando nos estamos quedando dormimos hacemos unos movimientos involuntarios y no sabemos muy bien porqué. Los científicos aseguran que nuestro cuerpo se está apagando, pero todavía no lo ha hecho. Sigue recibiendo estímulos del exterior y responde a ellos, aunque no debería.

8) Ser chismosos

Hay un estudio que demuestra que las mujeres son más “cotillas” que los hombres aunque estos también lo son. La razón más acertada es que queremos crear conexiones con los demás en todo momento y los chismes nos dan algo de qué hablar.

9) Ver películas tristes

¿Te has preguntado alguna vez por qué nos gusta ver películas tristes? La razón puede que te sorprenda. Egoístamente, después de verla nos sentimos mejor porque no somos tan desdichados como los protagonistas.

Además, nos hacen sentir emociones que puede que ya consideráramos olvidadas.

10) Silencios incómodos

¿Qué tiene de malo simplemente sentarse al lado de una persona y no hablar de nada? No lo sabemos pero nuestra mente hace lo imposible por intentar que rompamos ese silencio.

Esta es otro de los hábitos de la lista para los que la ciencia todavía no tiene ninguna explicación.

¿Conoces alguno más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.