Las 25 mejores frases de “Treintona, Soltera Fantástica”

Treintona, Soltera Fantástica

“Treintona, Soltera y Fantástica”, es una película mexicana protagonizada por Bárbara Mori y dirigida por Chava Cartas, estrenada en 2016. Tiene mucho éxito y cualquier persona que ve el largometraje sin duda disfruta de cada segundo.

La película trata de una mujer que rechaza la propuesta de su pareja de casarse y aprovecha su nueva soltería para redefinirse a sí misma como una mujer moderna e independiente. Inés, su protagonista no te dejará indiferente a lo largo del largometraje.

Frases que te gustarán de “Treintona, Soltera Fantástica”

A continuación puedes encontrar algunas frases para que pienses si quieres ver la película, si puede ser de tu agrado o no. Tanto si ves las película como si no la ves, las frases puede que te hagan pensar porque llevan razón en muchas de sus palabras… ¡no pierdas detalle!

Treintona, Soltera Fantastica

  1. Como si no fuera suficiente con todo lo que tenemos que aprender en la vida, encima hay que enfrentar el terrible problema de desaprender lo que ya sabíamos y no nos sirve, de borrar los archivos previos que ya se han quedado obsoletos.
  2. Ya después, con un poco de distancia, perspectiva y bastante análisis, me di cuenta que había muchas cosas que me había inventado y que la cosa no estaba tan grave, pero en ese momento (…) pensaba me mi familia me veía como un caso perdido.
  3. Es que yo no tengo que estar con nadie. ¿Quién me convenció de lo contrario? ¿Con qué argumento?
  4. Con prestar un mínimo de atención, es posible adivinar desde los intercambios más tempranos a qué obedece la soltería de la persona que tenemos enfrente, y lo que nos queda es decidir si podemos o no solventar o negociar esos motivos.
  5. A los treinta, en cambio, te sorprendes usando las frases de tu mamá que juraste no repetir nunca.
  6. Ni me veo de treinta y cinco, ni soy el tipo de mujer que necesita un hombre al lado para que la defina y la valide ante el mundo.
  7. He vivido lo mío, me he comprometido lo mío, y aun así, estoy aquí de vuelta, en la casilla de salida y dispuesta a intentarlo de nuevo.
  8. El tiempo no existe, solo existe lo que está pasando ahora.
  9. Solamente era cosa, pensaba, de avanzar un poco y avisarle que su espera había terminado y que sus ruegos y buenas acciones, después de todo, sí habían tenido recompensa; por fin, yo había llegado a su vida.
  10. Sin darme cuenta ni a qué horas ni cómo, me brotó en el alma una especie de gemela maligna que se dio a la tarea de masacrar a mi parte más rescatable.
  11. Tal vez puedas pasar por alto su firme convicción de que las playeras de superhéroes son el súmmum de la elegancia.
  12. Si el pez supiera lo bien que se siente llegar por las noches a casa, abrazar a la bicicleta y contarle lo hermoso y lo difícil del día, tal vez se daría cuenta de que su vida, con todo y que se divierte de lo lindo en su pecera, está un tanto vacía.
  13. Las mujeres debían ser inteligentes, sensatas, prácticas, compasivas, aunque sin dejarse llevar demasiado por sensiblerías, y, por supuesto, debían estudiar y trabajar. Pero también debían encontrar lugar en su destino para conseguirse un marido, un matrimonio como Dios manda y unos hijos y convertirse en el centro de una familia convencional y digna de fotografía.
  14. Parte del gran trabajo de hacerse mayor consiste en reconocer que cargamos enseñanzas y discursos que no son nuestros —y que absorbimos sin cuestionarlos—, ponerlos a examen y quedarnos con los que nos sirven, independientemente del qué dirán. Después de todo, más nos vale llevar un inventario confiable de los esqueletos que guarda ese metafórico clóset que es el alma de cada uno, antes que llevarse un susto cuando alguien abra la puerta de sopetón y se le venga encima una espeluznante cabeza de fémur. Treintona, Soltera Fantastica
  15. A pesar de que en general estoy convencida de que lo estoy haciendo todo súper bien, y estoy tomando las decisiones correctas, resulta que de pronto me invade la angustia, dudo de mi propio juicio y me empiezo a cuestionar todas y cada una de mis decisiones.
  16. Quieres un compañero, un cómplice y un escucha, no para que te resuelva la vida, ni tú a él la suya, sino para que entre los dos vayan resolviendo las propias y construyendo al mismo tiempo un proyecto común.
  17. En lugar de transmitir que lo mío son los riesgos y no me importa desafiar de vez en cuando las convenciones, lo único que logré combinando ese saco y esa bolsa fue parecer el hermano daltónico del payaso Rabanito.
  18. Ya para cuando me di cuenta y pude empezar a cambiar unas cosas, me había convertido en eso que juré solemnemente que jamás iba a ser: una mujer cuya vida estaba atravesada por la necesidad apremiante de conseguirse un hombre. Treintona, Soltera Fantastica
  19. Parte del gran trabajo de hacerse mayor consiste en reconocer que cargamos enseñanzas y discursos que no son nuestros, y que absorbimos sin cuestionarlos, ponerlos a examen y quedarnos con los que nos sirven, independientemente del qué dirán.
  20. Si me descuidaba tantito, el mundo entero empezaba a colocarme el horrendo apelativo de “señora”, y ni modo que les saliera con la aclaración, (…), de se-ño-ri-ta, me hace usté’ el favor.
  21. Solo existe lo que está pasando ahorita. El momento presente. Le damos mucha importancia a nuestras deudas con el pasado o el futuro. Solo existe esto. Este cuadro exacto de la cinta, no el final de la película. Siempre estamos a la mitad.
  22. Las mujeres debían ser inteligentes, sensatas, prácticas, compasivas, aunque sin dejarse llevar demasiado por sensiblerías, y, por supuesto, debían estudiar y trabajar.
  23. A los treinta, en cambio, te sorprendes usando las frases de tu mamá que juraste no repetir nunca.
  24. Ni señora, ni señorita. Soy una mezcla de lo que he vivido por el mundo, de las personas que he conocido, de lo bueno y lo malo que he vivido. Cada quien tenemos una historia que nos define. No existe un hombre para lo que somos. Solo somos, y eso me parece perfecto.
  25. No me digas eso, y menos en este momento que creí que sabía lo que quería.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.