Saltar al contenido

+215 Frases sabias para la reflexión

En Recursos de Autoayuda hemos recopilado una gran cantidad de frases de todo tipo. Hoy es el turno de las frases sabias, las cuales nos hacen reflexionar sobre la vida y muchos otros aspectos de nuestra cotidianidad. Como conocemos a nuestros lectores, quisimos traerles la lista más larga para que no tengan que buscar en ningún otro sitio.

Reflexiona con estas frases sabias

Si buscabas frases de sabiduría para añadir en tus publicaciones de las redes sociales, estados de aplicaciones como Whatsapp, crear imágenes reflexivas o cualquiera que haya sido el motivo; estamos seguros de que esta recopilación te va a encantar. A continuación podrás leerlas y elegir tus favoritas, así como también compartir las imágenes que hemos creado con algunas de las que más nos gustaron.

  • El pensamiento es la semilla de la acción. — Emerson.
  • La simplicidad es la última sofisticación. — Leonardo da Vinci.
  • De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos. — Thomas Carlyle.
  • El secreto de la vida, sin embargo, es caer siete veces y levantarse ocho veces. — Paulo Coelho.
  • El primer paso de la ignorancia es presumir de saber. — Baltasar Gracián.
  • Las preguntas interesantes son aquellas que destruyen las respuestas. — Susan Sontag.
  • Con el orgullo viene el oprobio; con la humildad, la sabiduría. — Proverbios bíblicos.
  • ¿Qué sentido tiene correr cuando estamos en la carretera equivocada— — Proverbio alemán
  • Aquél que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio. — Confucio.
  • Soy el hombre vivo más sabio, porque sé una cosa, y es que no se nada. —Sócrates.
  • Aquel que conoce todas las respuestas no se ha hecho todas las preguntas. — Confucio.
  • Siempre haz lo correcto. Complacerás a algunos y asombrarás al resto. — Mark Twain.
  • El amor verdadero nace de los tiempos difíciles. — John Green.
  • Cuidado con los falsos conocimientos; son más peligrosos que la ignorancia. — George Bernard Shaw.
  • Protegedme de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños. — Khalil Gibran.
  • El conocimiento llega, pero la sabiduría perdura. — Alfred Lord Tennyson.
  • La violencia es el último refugio del incompetente. — Isaac Asimov.
  • Un hombre sabio creará más oportunidades de las que él encuentra. — Francis Bacon.
  • Frecuentemente hay más que aprender de las preguntas inesperadas de un niño que de los discursos de un hombre. — John Locke.
  • El perdón es una necesidad absoluta para la continuación de la existencia humana. – Desmond Tutu.

  • Una vida no examinada no vale la pena vivir. — Sócrates
  • Hacer dos cosas al mismo tiempo es no hacer ninguna de ellas. — Publilius Syrus.
  • Nunca te quejes sin dar explicaciones. Resiste la tentación de defenderte a sí mismo a través de las excusas. — Brian Tracy.
  • Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía. — Ralph Waldo Emerson.
  • El conocimiento habla, pero la sabiduría escucha. — Jimi Hendrix.
  • Reza, pero no dejes de remar hasta la orilla. — Proverbio ruso.
  • El talento golpea un objetivo que nadie más puede golpear; el genio golpea un objetivo que nadie más puede ver. — Schopenhauer.
  • Errar es humano, pero más lo es culpar de ello a otros. — Baltasar Gracián.
  • El respeto de sí mismo es, después de la religión, el principal freno de los vicios. — Francis Bacon.
  • La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce. — Jacques Rousseau.
  • Cualquier religión o filosofía que no esté basada en el respeto por la vida no es una auténtica religión o filosofía. — Albert Schweitzer.
  • En el amor lo de menos son los insultos; lo grave es cuando empiezan los bostezos. — Enrique Jardiel Poncela.
  • Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor. — San Agustín.
  • Nutre tu mente con grandes pensamientos. — Benjamin Disraeli.
  • Las que conducen y arrastran al mundo no son las máquinas, sino las ideas. — Victor Hugo.
  • Cuando no se puede lo que se quiere, hay que querer lo que se puede. — Terencio.
  • La única discapacidad en la vida es una mala actitud. — Scott Hamilton.
  • Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. — Ortega y Gasset.
  • No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho. — Aristóteles.
  • Los amigos se convierten con frecuencia en ladrones de nuestro tiempo. — Platón.

  • Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder detenga al poder. — Montesquieu.
  • Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera. — Rabindranath Tagore.
  • Estudia el pasado si quieres adivinar el futuro. — Confucio.
  • La suerte favorece solo a la mente preparada. — Isaac Asimov.
  • Más vale adquirir sabiduría que oro; más vale adquirir inteligencia que plata. — Proverbio bíblico.
  • No hables mal del puente hasta haber cruzado el río. — Proverbio
  • Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio. — Khalil Gibran.
  • Sabemos más de lo que hacemos. — Ralph Waldo Emerson.
  • Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho. — Hesíodo.
  • El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca. — Immanuel Kant.
  • Un hombre superior es modesto en su discurso, pero excede en sus acciones. — Confucio.
  • Ni el rey comería… si el labrador no labrase. — Lope de Vega.
  • Da la vuelta a tus heridas y cámbialas por sabiduría. — Oprah Winfrey.
  • Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación. — Charles Dickens.
  • Si abordas cada situación como asunto de vida o muerte, morirás muchas veces. — Adam Smith.
  • Nunca moriría por mis creencias porque podría estar equivocado. — Bertrand Russell.
  • Es el único bien que hay en la vida. — George Sand.
  • La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa. — Albert Einstein.
  • El que es paciente muestra gran discernimiento; el que es agresivo muestra mucha insensatez. — Proverbios bíblicos.
  • Todas las verdades son fáciles de entender una vez descubiertas; el punto es descubrirlas. —Galileo Galilei.

  • A veces, la gente no quiere escuchar la verdad porque no quieren que se destruyan sus ilusiones. —Friedrich Nietzsche.
  • Ciertamente, la ignorancia de los males venideros nos es más útil que su conocimiento. — Cicerón.
  • El hombre que no piensa sino en vivir, no vive — Sócrates.
  • Si un hombre me retase en alguna ocasión, me lo llevaría con amabilidad y misericordiosamente de la mano a un lugar tranquilo para después matarlo. — Mark Twain.
  • Muchos de los fracasos vitales son de gente que no se dieron cuenta lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron. — Thomas A. Edison.
  • Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás. — René Descartés.
  • El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas. — William George Ward.
  • En general, las nueve décimas partes de nuestra felicidad se fundamentan en la salud. — Arthur Schopenhauer.
  • La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse. — Oscar Wilde.
  • A falta de perdón, deja venir el olvido. – Alfred de Musset.
  • Todo lo que nos irrita de los demás nos puede llevar a una mejor comprensión de nosotros mismos. — Carl Jung.
  • El verdadero caballero es el que solo predica lo que practica. — Confucio.
  • Los riesgos deben tomarse porque el peligro más grande en la vida es no arriesgar nada. — Leo Buscaglia.
  • La vida es inherentemente arriesgada. Solo hay un riesgo mayor que deberías evitar, y es el riesgo de no hacer nada. — Denis Waitley.
  • Somos lo que hacemos de forma repetida. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito. — Aristóteles.
  • Nunca dejes que tu sentido de la moralidad se interponga en el camino de hacer lo que es correcto. — Isaac Asimov.
  • Como nada es más hermoso que conocer la verdad, nada es más vergonzoso que aprobar la mentira y tomarla por verdad. — Cicerón.
  • Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos. – Paulo Coelho.
  • El autoconocimiento no requiere aislamiento, pero sí el suficiente tiempo contigo mismo. — Rafael Vídac

  • Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche. — Edgar Allan Poe.
  • El que domina a los otros es fuerte; el que se domina a sí mismo es poderoso. — Lao—tsé.
  • En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. — George Orwell.
  • El hombre es la medida de todas las cosas. — Protágoras.
  • La vida es 10% lo que te ocurre y 90% cómo respondes a ello. — Lou Holtz.
  • La experiencia es algo que no consigues hasta justo después de necesitarla. — Sir Laurence Olivier.
  • Compra solamente lo necesario, no lo conveniente. Lo innecesario, aunque cueste un solo céntimo, es caro. – Séneca.
  • No necesitamos continentes nuevos, sino personas nuevas. — Julio Verne.
  • No progresas mejorando lo que ya está hecho, sino esforzándote por lograr lo que aún queda por hacer. — Khalil Gibran.
  • La envidia es una declaración de inferioridad. — Napoleón.
  • Hay que sentir el pensamiento y pensar el sentimiento. — Miguel de Unamuno.
  • No es lo que te ocurre, sino cómo reaccionas lo que importa. — Epíteto.
  • No puedo enseñar nada a nadie. Solo puedo hacerles pensar. — Sócrates.
  • Siempre que te encuentres del lado de la mayoría, es el momento de hacer una pausa y reflexionar. — Mark Twain.
  • El sabio sabe que ignora. — Confucio.
  • La libertad está en ser dueños de la propia vida. – Platón.
  • Cuando una batalla está perdida, queda la retirada; sólo los que han huido pueden combatir en otra. — Demóstenes.
  • Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda. — Mark Twain.
  • Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo – Mario Benedetti.
  • El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara y no siembra. — Platón.
  • Preferid, entre los amigos, no sólo a aquellos que se entristecen con la noticia de cualquier desventura vuestra, sino más aún a los que en vuestra prosperidad no os envidian – Sócrates.

  • Los hombres que no perdonan a las mujeres sus pequeños defectos jamás disfrutarán de sus grandes virtudes. — Khalil Gibran.
  • Pensar dos veces ya es bastante. — Confucio.
  • La única forma de regenerar el mundo es que cada quien cumpla con el deber que le corresponda – Charles kingsley
  • El que refrena su lengua protege su vida, pero el ligero de labios provoca su ruina. — Proverbios bíblicos.
  • No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.— Jiddu Krishnamurti.
  • Los hombres vulgares sólo piensan en cómo pasar el tiempo. Un hombre inteligente procura aprovecharlo. — Arthur Schopenhauer.
  • Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia. — Sócrates.
  • Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde. — Sir Francis Bacon.
  • Un amigo de todos es un amigo de nadie. — Aristóteles.
  • La esperanza es, en verdad, el peor de los males, porque prolonga las torturas de los hombres. — Friedrich Nietzsche.
  • Es en el cerebro y solo en el cerebro donde ocurren los grandes acontecimientos del mundo. Oscar Wilde.
  • La verdad mal intencionada es peor que la mentira. — William Blake.
  • El tonto no cree que es sabio, pero el hombre prudente sabe que es un tonto. — William Shakespeare
  • El hombre que no es capaz de luchar por la libertad, no es un hombre, es un siervo. — Georg Wilhelm Friedrich Hegel.
  • Cuando luchamos con quien no tiene nada que perder, luchamos con gran desventaja. — Francesco Guicciardini.
  • No acepten lo habitual como cosa natural pues en tiempos de desorden sangriento, de confusión organizada, de arbitrariedad consciente, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer imposible de cambiar. — Bertolt Brecht.
  • Del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento. — Proverbio italiano
  • Sé fuerte para que nadie te derrote, noble para que nadie te humille, y tú mismo para que nadie te olvide. – Paulo Coelho.
  • Lo más antiguo de lo antiguo llega desde atrás a nuestro pensar, y, sin embargo, se nos adelanta. Por eso el pensar se detiene en la aparición de lo que fue, y es recuerdo. — Martin Heidegger.
  • A menudo los grandes son desconocidos o peor, mal conocidos. — Thomas Carlyle.

  • A nadie se le honra por lo que ha recibido; el reconocimiento es recompensa por algo que se da. — Calvin Coolidge.
  • La vida es muy simple, pero insistimos en hacerla complicada. — Confucio.
  • La medida de la inteligencia es la capacidad de cambiar. — Albert Einstein
  • Recorre a menudo la senda que lleva al huerto de tu amigo, no sea que la maleza te impida ver el camino. — Proverbio indio
  • El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho. — Miguel de Cervantes.
  • No sabemos lo que nos pasa y eso es precisamente lo que nos pasa. — Ortega y Gasset.
  • La medida del amor es amar sin medida. — San Agustín.
  • El orgullo divide a los hombres, la humildad los une. — Sócrates.
  • El de sabio corazón acata las órdenes, pero el necio y rezongón va camino al desastre. — Proverbios bíblicos.
  • El medio más seguro de impedir las revoluciones es evitar las causas. — Francis Bacon.
  • Pocas veces pensamos en lo que tenemos; pero siempre en lo que nos falta. — Arthur Schopenhauer.
  • No te sacrifiques a ti mismo demasiado, porque si te sacrificas demasiado, no habrá nada más que puedas dar y ni nadie que cuide de ti. — Karl Lagerfeld.
  • Sea moderado tu sueño; que el que no madruga con el sol, no goza del día. — Miguel de Cervantes.
  • El único hombre que nunca se equivoca es el que nunca hace nada. — Theodore Roosevelt.
  • Si tu hermano te ofende, recuerda no tanto su mala acción, sino más que nunca que es tu hermano. — Epíteto.
  • Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos. — Confucio.
  • Cualquier tonto puede saber. La clave está en entender. — Albert Einstein
  • A su pesar, la fuerza a veces debe inclinarse ante la sabiduría. — Rick Riordan.
  • Sé lo que deseas parecer. — Sócrates
  • Piensa antes de hablar. Lee antes de pensar. — Fran Lebowitz

  • El perdón requiere tiempo, el perdón fácil es sospechoso. — Walter Risso.
  • Si cada uno barriera delante de su puerta, ¡qué limpia estaría la ciudad! — Proverbio ruso.
  • No pienses. El pensamiento es el enemigo de la creatividad. […] Simplemente dedícate a hacer cosas. — Ray Bradbury.
  • Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas. — Proverbio árabe
  • Es necesario aprender lo que necesitamos y no únicamente lo que queremos. — Paulo Coelho.
  • Un hombre que no piensa por sí mismo, no piensa en absoluto. — Oscar Wilde.
  • Un poco conocimiento que actúa, vale infinitamente más que mucho conocimiento inactivo. — Khalil Gibran.
  • El talento es dado. Sé humilde. La fama es dada. Sé agradecido. Los engaños son auto—determinado. Ten cuidado. — John Wooden.
  • Una promesa hecha es una deuda sin pagar. — Robert W. Service
  • Todo dolor es severo o leve. Si es leve, se soporta con facilidad. Si es severo, será sin duda breve. — Cicerón.
  • El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla. — Isabel Allende.
  • Un día de preocupación es más agotador de una semana de trabajo. — John Lubbock
  • La mitad de parecer inteligente, es mantener la boca cerrada en el momento adecuado. — Patrick Rothfuss.
  • Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti — Friedrich Nietzche.
  • Si dios no existiese, sería necesario inventarlo. — Voltaire.
  • Que nadie te lleve tan bajo como para odiarlo. — Martin Luther King Jr.
  • Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos. — Thomas Carlyle.
  • Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino. — Mahatma Gandhi.
  • Saber lo que es justo y no hacerlo es la peor de las cobardías. — Confucio.
  • La peor lucha es la que no se hace. — Karl Marx.

  • El hombre sabio debe ser capaz no sólo de amar a sus enemigos, sino también a odiar a sus amigos. — Friedrich Nietzsche
  • No existe nada bueno ni malo; es el pensamiento humano el que lo hace aparecer así. — William Shakespeare
  • Preocuparse es estúpido, es como andar con paraguas a la espera de que llueva. — Wiz Khalifa.
  • Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible. — Mahatma Gandhi.
  • Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace. — Jean Paul Sartre.
  • No te preocupes tanto por lo que ocurre a tu alrededor, preocúpate más por lo que ocurre en tu interior. — Mary Frances Winter.
  • No conozco la llave del éxito, pero la llave del fracaso es tratar de agradar a todo el mundo.— Bill Cosby.
  • El ocio es la madre de la filosofía. — Thomas Hobbes.
  • El hombre superior piensa siempre en virtud; el hombre común piensa siempre en comodidad. — Confucio.
  • La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos. — Proverbio indio.
  • No hay caminos para la paz; la paz es el camino. — Mahatma Gandhi.
  • Muy poco se necesita para hacer una vida feliz; esta todo en nuestro interior, en nuestra forma de pensar. — Marco Aurelio.
  • Todo hombre tiene derecho a dudar de su tarea y a abandonarla de vez en cuando; lo único que no puede hacer es olvidarla. — Paulo Coelho.
  • La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos. — Platón.
  • La verdad de un hombre reside, sobre todo, en lo que calla. — André Malraux.
  • Cuando es evidente que los objetivos no se pueden alcanzar, no ajustes los objetivos, ajusta los pasos. — Confucio
  • El deseo de alcanzar las estrellas es ambicioso. El deseo de llegar al corazón es sabio. — Maya Angelou
  • La mayor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho, habla poco. — Platón.
  • Vive como si fueras a morir mañana; aprende como si el mundo fuera a durar para siempre. — Mahatma Gandhi.
  • La mente una vez iluminada no puede volver de nuevo a la oscuridad. — Thomas Paine.

  • Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad. — Albert Einstein.
  • Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego. — Proverbio árabe
  • La peor prisión es un corazón cerrado. — Juan Pablo II.
  • Construye tus sueños o alguien más te contratará para construir los suyos. — Farrah Gray.
  • Di siempre la verdad, así no tendrás que recordar lo que has dicho. — Mark Twain.
  • El arte de ser sabio es el arte de saber qué pasar por alto. — William James.
  • ¿Sabio— No, simplemente aprendí a pensar. — Christopher Paolini.
  • Donde una puerta se cierra, otra se abre. — Miguel de Cervantes.
  • Ojo por ojo y el mundo acabará ciego. — Mahatma Gandhi.
  • Vivir es pensar. — Cicerón.
  • El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos. — Salvador Dalí.
  • Lo que ahoga a alguien no es caerse al río, sino mantenerse sumergido en él. — Paulo Coelho.
  • Lo peor que puede pasarle a un hombre es llegar a pensar mal de sí mismo. — Goethe.
  • Amistades que son ciertas nadie las puede turbar. — Miguel de Cervantes.
  • La felicidad es cuando lo que piensas, dices y haces están en harmonía. — Mahatma Gandhi.
  • Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo. — Khalil Gibrán.
  • No soy lo suficientemente joven para saberlo todo. — JM Barrie.
  • El modo de gobernar bien es el emplear los hombres honrados, aunque sean enemigos. — Simón Bolívar.

  • La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar. — Thomas Chalmers.
  • El que callar no puede, hablar no sabe. — Séneca.
  • La vida es agradable. La muerte es pacífica. Es la transición la que es problemática. — Isaac Asimov.
  • Aprende de los errores ajenos. No vivirás lo suficiente como para cometerlos todos. — Eleanor Roosevelt.
  • La llave del éxito es arriesgarse a tener pensamientos no convencionales. La convención es el enemigo del progreso. — Trevor Baylis.
  • Es difícil tener como amigos a todos; basta con no tenerlos como enemigos. — Séneca.
  • Quienquiera que padece por la verdad y la justicia, ese es mi amigo. — Eugenio María de Hostos.
  • La felicidad es el significado y propósito de la vida, el objetivo y fin de la existencia humana. — Aristóteles.
  • Tú no escribes tu vida con palabras… la escribes con acciones. Lo único importante es lo que hace. —Patrick Ness
  • Trabaja como si no necesitaras el dinero. Ama como si nunca te hubieran herido. Baila como si nadie te estuviera viendo. — Satchel Paige
  • El sentido común en un grado poco común, es lo que el mundo llama sabiduría. — Samuel Taylor Coleridge.
  • Los padres sólo pueden dar buenos consejos o ponerlos en el camino del bien, pero la formación del carácter de una persona reside en ella misma. — Anne Frank.
  • No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige. — Arthur Schopenhauer.
  • Primero tienes que aprender las reglas del juego, y después jugar mejor que nadie. — Albert Einstein.
  • El amor es de todas las pasiones la más fuerte, por atacar simultáneamente la cabeza, el corazón y los sentidos. —Lao Tzu.
  • Aquí hombre es el que tiene mujeres y vida de tormenta, sin saber qué hombre es el que tiene una y la mantiene contenta. — Ricardo Arjona.
  • Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo. — Mahatma Gandhi.
  • Hasta aquí llegamos con la recopilación de frases sabias. Esperamos que hayan sido de su agrado y que les sirvieran para lograr lo que querían. En nuestro caso, son ideales para reflexionar acerca de la vida y todos los aspectos que la comprenden. Si nos hemos olvidado de alguna frase y quisieran compartila, no olviden dejar un comentario en la caja correspondiente.

Hasta aquí llegamos con la recopilación de frases sabias. Esperamos que hayan sido de su agrado y que les sirvieran para lograr lo que querían. En nuestro caso, son ideales para reflexionar acerca de la vida y todos los aspectos que la comprenden. Si nos hemos olvidado de alguna frase y quisieran compartila, no olviden dejar un comentario en la caja correspondiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.