Frecuencia respiratoria — Qué es, características, cómo se mide y trastornos

Se denomina frecuencia respiratoria al número de respiraciones que tiene un individuo en un lapso de tiempo determinado, por lo general se cuantifica por minutos.  

Hemos decidido recopilar toda la información que merece saber sobre esta fundamental función del cuerpo, así puede aprender mucho más sobre la frecuencia respiratoria, cómo medirla y algunos trastornos anormales que se pueden presentar.

¿Qué es la frecuencia respiratoria?

Se denomina sí al número o cantidad de respiraciones que tiene una persona por minutos, también hace referencia al número de respiraciones que tiene un ser vivo en un determinado periodo de tiempo.

Dicha frecuencia genera movimientos rítmicos, entre respiración y espiración. Se entiende como respiración a la acción de inhalar aire a través de las fosas nasales, y la espiración, es todo el proceso de recorrido del aire en el organismo hasta el momento de la exhalación.

Una frecuencia respiratoria relativamente normal, no debe presentar anomalías como agitación, cansancio y dificultad al inhalar o exhalar, esto, debe estar dentro del margen de tiempo pautado para una frecuencia saludable.

Suele expresarse en intervalos de exactamente un minuto, en los que el ser debe tener entre 12 a 16 respiraciones.

Esta frecuencia está comandada por el sistema nervioso, cuando el mismo se ve afectado por problemas de sueño, estrés, cansancio, irritabilidad y cualquier otro padecimiento nervioso, la respiración de la persona puede sufrir grandes desajustes, en algunas ocasiones se vuelven mortales si no se controlan a tiempo.

En el mismo orden de ideas, la frecuencia respiratoria es una acción vital para detectar los signos vitales de la persona: esto influye en los tratamientos y controles médicos o en posibles accidentes.

También, a través de este signo vital se puede estudiar a una persona psicológicamente estable, en ocasiones, las personas no son conscientes del papel fundamental que juega esta necesidad en sus vidas, una persona estable psicológicamente, tiende a poner atención a este tipo de sutilezas, cuida de su sistema respiratorio como lo más importante de su vida.

Esto quiere decir, que las personas con una inteligencia emocional mucho más elevada que la del ciudadano  promedio, puede alargar su vida gracias al cuidado que le da a su frecuencia respiratoria.

Características según la edad

En los recién nacidos, puede ser de 44 respiraciones por minuto, esto se debe a la aclimatación que tiene el bebé con la experiencia nueva de la respiración, relacionado directamente  al tamaño de sus pulmones.

Asimismo sucede en los niños entre 1 a 6 años, todavía sus órganos se encuentran en proceso de maduración y la frecuencia respiratoria tiende a seguir siendo un tanto acelerada para la edad: 18 a 36 respiraciones por minuto.

Para los que están en la etapa de la pre adolescencia, tienen entre 20 a 30 respiraciones por minuto,  los adolescentes que oscilan en las edades de 16 a 20 tienen entre 18 a 26 respiraciones por minuto.

La madurez de los pulmones llega a la edad adulta, a partir de los 30 años aproximadamente, donde la frecuencia respiratoria puede alcanzar unas 10 a 20 respiraciones por minuto, en esta etapa de la vida ya el sistema respiratorio tiene funcionamiento a menor esfuerzo, por supuesto factores adictivos como el cigarrillo puede influir en el buen funcionamiento de la respiración.

En los ancianos mayores, la respiración varía entre 15 a 28 respiraciones por minuto, todo depende de cómo lleve si vida y si implementa hábitos saludables.

¿Cómo se mide la frecuencia respiratoria?

Debe ser medida en los periodos de descanso de la persona, para medirlo de manera manual, se debe contar cada respiración en conjunto a las veces que se levanta el pecho.

Si se mide con herramientas tecnológicas, se puede hacer con un sensor óptico que mide la frecuencia de la respiración, usualmente se emplea este tipo de herramientas para los pacientes que están bajo observación médica.

Es necesario tomar en cuenta que la respiración puede verse afectada en los días que el paciente presente síntomas de fiebre, malestares e infección.

Trastornos de frecuencias anormales

La persona se puede guiar según tablas de frecuencia respiratoria normales, es decir, según la edad de la persona, se puede llegar a estimar cuál debe ser su frecuencia respiratoria y qué factores debe tomar en cuenta para hacer un estudio más personalizado como por ejemplo, algún padecimiento hereditario, el ambiente en donde se encuentre e incluso, cualquier afección cardiaca.

Taquipnea

A diferencia de la hiperventilación e hiperpnea, es el trastorno de frecuencia cardiaca anormal que hace que la persona respire cada vez más rápido, suele presentarse en adultos y personas mayores, cuando las mismas presentan una infección pulmonar, estrés o factores genéticos.

Este tipo de respiración es rápida y profunda, por ello algunas veces se le puede diferenciar de la hiperpnea, que es un trastorno de respiración rápida pero mucho más superficial, por ende, menos dolorosa que la taquipnea.

Algunos síntomas visibles de este trastorno anormal pueden ser el mareo, visión nublada y sensación de hormigueo en el cuerpo.

En las mujeres embarazadas, por lo general, suele presentarse gracias al estrés y a la gran cantidad de dolor a la que está sometida la mujer.

En otras instancias, este padecimiento puede ser síntoma de envenenamiento por monóxido de carbono, el sistema respiratorio se ve obligado a expulsar del cuerpo todas las toxinas dañinas, así que acelera la respiración de la persona para evadir graves lesiones celulares y la posible muerte.

Bradipnea

En el otro extremo tenemos a la bradipnea, que es la frecuencia respiratoria muy baja, esta puede ser mucho más mortal que la taquipnea, ya que en circunstancias extremas, puede ser síntoma de la pérdida de los signos vitales de la persona.

Puede hacer una comparativa entre el cuadro anteriormente planteado sobre la frecuencia respiratoria normal según las edades de las personas y la bradipnea, que en su aparición reduce el doble el rendimiento del sistema respiratorio.

Entre los síntomas de este padecimiento, están: mareos, desmayos, nauseas, fuertes dolores en el pecho y pérdida temporal de la visión.

Otras enfermedades como la hipertensión e hipertiroidismo pueden causar bradipnea, algún padecimiento cardiaco, debilidad en los tejidos del corazón bien sea gracias a infartos o a la edad del paciente.

En todos los casos es de suma importancia que la persona acuda al especialista para que este le suministre oxígeno y pueda regular la frecuencia respiratoria.

Recomendaciones a considerar

Es importante recalcar, que estas recomendaciones están expuestas para todo público:

  • Asegúrese de acudir frecuentemente al médico: no espere a presentar un síntoma de anomalía en la frecuencia respiratoria para preocuparse por su salud. Al contrario, sea responsable de su sistema respiratorio y haga mensualmente el control de su respiración, que a final de cuentas, no le tomará mucho tiempo.
  • Evite vicios: como el cigarrillo, tabaco y demás contaminantes pulmonares, recuerde que la respiración es vital para todo ser, y si no cuida de ella puede tener consecuencias graves a largo plazo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.