Qué hacer cuando sientes frustración

Todos nos hemos sentido frustrados en algún momento de nuestras vidas. Es una emoción habitual pero que no es fácil de tolerar y si no se comprende, puede afectar negativamente a la vida de las personas. La frustración aparece como sentimiento cuando una persona no puede satisfacer una necesidad o deseo. cuando esto ocurre la persona puede enfadarse, sentir ansiedad o una gran negatividad.

Es importante que las personas sean capaces de asumir que la frustración es habitual porque no siempre se puede lograr todo lo que uno quiere, por mucho que se desee. Es necesario aceptar la discrepancia entre lo que se quiere y lo que se puede tener o más bien, entre lo ideal y lo real. El problema no reside en lo que ocurre a través de las experiencias, si no en la forma en que la persona recibe estas circunstancias.

La baja tolerancia a la frustración

Tanto adultos como niños pueden sufrir baja tolerancia la frustración. De hecho, en los niños es bastante habitual hablar sobre estos términos cuando los pequeños no son capaces de aceptar lo que les ocurre de buen grado. Es como si los niños tienen que aceptar de manera innata las cosas que no les gusta, y si no lo hacen, es porque tienen baja tolerancia frustración.

En el mundo adulto, es más o menos igual, lo que ocurre es que se intenta percibir el mundo de una manera más racional por lo que, no siempre los asuntos están dispuestos a aceptar que pueden tener baja tolerancia la frustración cuando no aceptan que sus intereses o deseos no se pueden cumplir.

Cuando una persona manifiesta su frustración de manera negativa y no canaliza correctamente esta emoción,  es entonces cuando aparece la baja tolerancia frustración. Actualmente esto ocurre más a menudo debido a que estamos acostumbrados a la inmediatez, al consumismo y a materialismo. Estos tres factores nos incapacitan emocionalmente en muchos aspectos.

Una persona que tiene baja tolerancia la sustracción tener una mente rígida y poco flexible, haciendo que no sea capaz de adaptarse bien a las circunstancias de cambio a no ser que se le anticipe con bastante tiempo. Normalmente estas personas suelen padecer bastante emocionalmente. Sienten tristeza o enfado cuando sus altas expectativas o pensamientos poco realistas no se cumplen.

Señales de que no se tolera bien la frustración

Quizá creas que toleras bien la frustración pero en realidad no es así, o quizá quieres saber si tú o alguien que conoces podría tener una baja tolerancia a la frustración. Existen algunas características o señales que te ayudan a saber si realmente puedes tener  una mayor capacidad de tolerancia a la frustración, o no. Algunas de estas señales son:

  • Dificultades para entender las propias emociones
  • Dificultades para entender las emociones de los demás
  • Impulsividad
  • Impaciencia
  • Exigentes con uno mismo y con los demás
  • Quieren deshacerse necesidades de forma inmediata
  • Si tienen que esperar por algo se enfadan
  • Puede desarrollar ansiedad depresión ante conflictos u obstáculos en la vida
  • Creen que son el centro del mundo
  • Pensamiento extremista sin puntos intermedios
  • Desmotaron fácil ante dificultades
  • Manipulación emocional

Causas

Normalmente la baja tolerancia a la frustración o la poca capacidad de control emocional ante los deseos insatisfechos suelen resistir a causa de una pobre educación emocional en la infancia. También puede ser debido a que no se enseñó a esperar en la infancia o que de niños, se recibían todos los caprichos que se querían. No se enseñaron responsabilidades ni tampoco se trabajo en inteligencia emocional. También existen otros posibles causas:

  • El temperamento
  • La condiciones sociales
  • No ser capaz de expresarse emocionalmente
  • Pobre autocontrol
  • Distorsión de la realidad
  • Impaciencia

Combatir la baja tolerancia la frustración

Son muchos ejemplos que te puedes encontrar a diario donde deberá trabajar la baja tolerancia la frustración, por ejemplo: cuando alguien te miente, cuando no cumplen las promesas, cuando hay un desastre en la cocina, cuando suspendes un examen, cuando no encuentras lo que quieres, cuando hay cambios en los planes a última hora, cuando dejas pasar una oportunidad, cuando la comida en un restaurante es mala, etc. La lista puede ser interminable…

En ocasiones, en los casos más extremos del posible que se necesite terapia junto con un profesional para poder encontrar las estrategias emocionales y cognitivas necesarias para poder tener una mejor capacidad de afrontamiento a las situaciones de frustración. Pero si eres consciente de tu problema y quieres intentar aumentar tu tolerancia la frustración por tu cuenta, es posible que lo logres teniendo en cuenta los siguientes consejos.

  • Esta todo en tu cabeza. Es necesario que aprendas a diferenciar tus deseos de tus necesidades.
  • Acepta que no siempre puedes tener todo lo que anhelas.
  • Trabajan las habilidades emocionales, la empatía y la asertividad para dejar de responder con explosión de sentimientos ante una necesidad no satisfecha o un deseo incumplido.
  • Deja de tener miedo al fracaso
  • Trabaja paciencia
  • Recuerda que en la vida hay que equivocarse para poder aprender y continuar hacia adelante.
  • Medita y trabaja la calma interior en momentos de estrés.
  • Busca momentos de relajación durante el día para mejorar tu equilibrio emocional.
  • Toma decisiones sencillas cada día.
  • Establécete metas razonables para alcanzar a diario.
  • Concéntrate en tu relajación si no consigues esas metas y piensa cómo podrías abordarlas en el futuro.
  • Cambia tu forma de pensar, ¡trabaja en el pensamiento positivo!
  • Pregúntante de vez en cuando: ¿qué es lo peor que podría pasar? ¿cómo lo puedo solucionar?

Si te has dado  cuenta que tienes problemas con la frustración, es necesario que abordes ese problema cuanto antes. En caso contrario podrías comenzar a tener problemas tanto con tus relaciones personales cercanas como con tus relaciones profesionales. Es necesario para cualquier persona aprender a luchar contra la adversidad con eficacia, trabajando la relajación y la paz interior.

Si no tratas este problema emocional podría empeorar y manifestarse en otros trastornos o enfermedades y comportamientos impulsivos. En este sentido resulta muy importante que si no eres capaz de trabajar la frustración por tu cuenta acudas a un profesional para que te oriente y te dé las pautas necesarias para conseguirlo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.