Conoce los diferentes hábitos de estudio

Para el estudiante promedio es muy difícil poder concentrarse en sus asignaciones educativas, esto puede ser consecuencia de los avances tecnológicos o de los sistemas educativos. Lo cierto es, que cada vez es más alto el indicie poblacional con déficit de atención.

Poder rendir en clases puede ser una meta muy fácil de alcanzar, siempre y cuando se manejen los hábitos de estudio adecuados. En virtud de esto, quisimos dedicar este artículo a todos esos estudiantes que no logran crear hábitos de estudio, si te sientes identificado y deseas implementar nuevas técnicas de aprendizaje, no dudes en seguir leyendo.

Consejos para implementar hábitos de estudio

Estos hábitos son muy útiles para niños, adolescentes y adultos que requieren tener un mejor rendimiento académico. Los estudiantes que no tienen muy en claro los hábitos de estudio son los que tienen menor rendimiento académico, pasa que se aproximan los periodos de exámenes y dichos estudiantes no tienen ni idea de cómo comenzar a estudiar.

Pero no pasa nada, si te sientes muy identificado con lo que explicamos anteriormente, de seguro con la mejor investigación sobre cuáles son los hábitos que puedes implementar para tu día a día, puedes mejorar tu nivel académico; comencemos por mencionarte cuáles son los hábitos de estudio que adaptarás muy rápidamente a tu vida:

Mantente positivo

Una actitud positiva ante las situaciones de estrés te servirá no sólo para estudiar exitosamente, sino para todo lo que hagas en tu vida. Una actitud positiva te ayudará a mantenerte firme en los momentos que sientas que ya no puedes seguir más, en especial en esas largas horas de estudio que debes cumplir para tener buenas calificaciones en tus exámenes.

Por supuesto, teniendo cuidado siempre de no asumir responsabilidades que no estén aptas a tus capacidades, esto no quiere decir que no seas competente para algunas cosas, al contrario, significa poder aceptar las responsabilidades tomando en cuenta el tiempo que tienes para responder por ellas y el tiempo que tienes para descansar.

Estudia con entusiasmo  

Algunas veces no es fácil pero no es imposible. Visualiza esa meta tan deseada, el poder adquirir conocimientos pero sin estrés, estudiar con entusiasmo te servirá de gran ayuda para no desistir en los momentos más cruciales de tu estudio.

Asimismo podrás aprender métodos investigativos diferentes y con muy buena actitud en el proceso.

En base a este análisis puedes determinar lo que te conviene y lo que no, así no será una adaptación traumática para ti y podrás acoplarte a los hábitos que más te gusten. Y por último, seguir leyendo este artículo que trae muy buenos consejos para que estudies de manera eficiente.

Sé constante

Siempre, no pienses en renunciar ningún momento, durante las situaciones de altos niveles de estrés, solemos pensar en renunciar a lo desconocido “Qué va si es tan solo poco tiempo que lo vengo haciendo”. El poder mantener constancia en los hábitos de estudio, te ayudará mucho a adaptarte a los nuevos cambios y a poder familiarizarte con las técnicas que implementes.

Recuerda que los estudiantes que alcanzan notas superiores son constantes en todo momento así su mente les diga que no pueden. Asimismo debes recordar que tú eres capaz de alcanzar todo lo que te propongas, y en cuanto al estudio, tú eres capaz de aprender mucho y aprobar todos tus exámenes.

Descansa brevemente

Así es, el primer hábito de estudio es poder descansar brevemente, el tener buenos métodos de aprendizaje no significa que debes esforzarte sacrificando tu tiempo de descanso, pero tampoco significa que debes tomarte todo un día de descanso y caer en la procrastinación.

Descansar periodos de tiempo cortos en intervalos repetitivos durante los momentos en los que estás estudiando hará que tu concentración no se disperse y puedas continuar mejor posteriormente.

Es recomendable que tengas a la mano un temporizador que cuente el tiempo que tienes para estudiar y el tiempo que tienes para descansar, así puedes ir por una recompensa mientras descansas, eso sí, debes mantener constancia para no perder de vista tu objetivo.

Investiga sobre las técnicas de estudio

Existen millones de técnicas para estudiar, puedes empezar por realizar fichas de trabajo para ordenar la información de mejor manera y según la prioridad que tenga en el momento.

Otra alternativa es el distribuir la información en mapas mentales, post-its o incluso recordatorios que coloques en tu teléfono inteligente para que cada vez estés más orientado a tu propósito.

Recuerda que mientras más investigues sobre las diferentes técnicas de estudio, más posibilidades tienes de alcanzar una que se adapte a tu personalidad y capacidades.

Establece metas realistas

No empieces de la noche a la mañana a querer cambiar todos tus hábitos, esto puede resultar peor para el aprendizaje, necesitas emplear los hábitos de manera moderada, que tu mente y cuerpo se vayan adaptando poco a poco a lo nuevo.

Puedes tener fuerza de voluntad pero de manera realista, siendo consciente de que debes mantenerte en equilibrio mental, emocional y espiritual.

Recuerda que si fuerzas a tu mente a procesar el doble de información que usualmente lo hace y en tiempo record a la larga sólo traerá consecuencias mayores.

Prepárate con antelación

No esperes a que lleguen los días de exámenes y pruebas para ponerte a estudiar, debes estar preparado con antelación a las evaluaciones, esto te ayudará a que el conocimiento se quede impregnado en tu mente y no sea un contenido pasajero que no cumple ninguna función dentro de tu cerebro.  

Aliméntate bien antes de estudiar

Es fundamental que implementes buenos hábitos alimenticios para antes de estudiar, tu cerebro es el órgano que más utilizas durante el día en conjunto a los pulmones y el corazón. Dicho órgano, es el que recibe toda la información externa y la procesa en tu mente, esta a su vez, envía todas las señales al cuerpo para reaccionar a diferentes tipos de información.

Por otra parte, tu capacidad motora se ve afectada si no te alimentas bien, esto te imposibilita estudiar y terminarás por forzar demás a tu cuerpo en general.

Así que si vas a pasar largos periodos de estudio, debes alimentar bien antes de hacerlo, sobre todo con una dieta rica en proteínas.

Ejercítate antes de los exámenes

Mantente activo y ejercitado antes de realizar los exámenes, no seas una persona sedentaria, procura en lo posible ir habituando más el hacer ejercicio.

Esto hace que tu cuerpo y mente se mantengan mucho más activos a la hora de aprender.

Planifica tu semana

Organízate, planea y pon en práctica. El problema más común que un estudiante tiene para poder alcanzar sus metas educativas es la falta de planificación y organización de su tiempo.

Es recomendable que dediques al menos 20 minutos diarios para planificar tu semana, anota cuáles son las horas diarias que usarás para estudiar, cuáles son las que usarás para ir a la institución educativa y cuáles son las que necesitarás para buscar algún material que te haga falta.

Poco a poco te darás cuenta que tienes mucho más tiempo disponible para dedicarte a ti mismo y a otras actividades que te apasionan, pero es fundamental que aprendas a seleccionar las horas semanales que vas a necesitar.

Escribir para memorizar

El hábito de escribirlo todo te ayudará a memorizar todo lo que necesitas memorizar. Desde los alimentos que necesitas para tu almuerzo, hasta las notas que debes aprender para historia.

Este hábito te ayudará para todos los ámbitos de tu vida y a mantener tu memoria saludable.

Alterna los lugares de estudio

Estudiar en un mismo sitio se puede volver agobiante para muchos y es motivo para desistir de la actividad. Prueba por estudiar en bibliotecas, en tu habitación, en el salón de tu casa o hasta en un parque.

Lo necesario acá es poder modificar el ambiente para que la mente no se agobie de estar en un mismo lugar y no se vuelva un distractor para ti.

Lee para comprender

Muy importante, el saber leer para comprender y no para aprobar. Los estudiantes por lo general cometen el error de leer pero no para aprender sino para retener información por poco tiempo y así aprobar los exámenes.

Si tú te identificas con este mal hábito, lo mejor es que lo deseches de una vez por todas porque está condicionando tu aprendizaje.

Es necesario que implementes la lectura a tus hábitos como método de aprendizaje y goce y no como una estrategia para aprobar tus exámenes.

Por otra parte, esto te servirá de ayuda para poder ser más objetivo y crítico a la hora de tomar decisiones o hacer conclusiones, por supuesto si quieres intervenir en clase el haber tomado una lectura previa y el haber hecho una conclusión sólida, te ayudará a mejorar la comunicación con terceros.

Pregunta en clase

No dudes en ningún segundo en preguntar sobre lo que no entiendas, la persona que tiene el hábito de preguntar durante las clases son las que mayor posibilidades de aprender tienen, así que comienza a liberarte de la pena y empieza a preguntar.

Actualízate todos los días sobre los métodos investigativos

Siempre mantente informado sobre los nuevos métodos de investigación, conoce sobre las tecnologías que te pueden ayudar y sobre cuáles son las que más se adaptan a ti y las que por supuesto cubren tus expectativas.

Por otra parte, es necesario que preguntes como serán las evaluaciones que te harán en las diferentes asignaturas, si por ejemplo es una evaluación oral o escrita tiene mucho que ver la manera en la que te prepares para ambos tipos de información.

Elimina todo lo que te distraiga

El sitio de tu estudio es sagrado, allí no debe haber ningún objeto, elemento o persona que se conviertan en un distractor para tu aprendizaje.

Elimina todo lo que te distraiga en tu entorno que no te permita procesar toda la información, te recomendamos estudiar en un sitio que sea de tonos uniformes y que no tenga muchos detalles en su decoración.

También es necesario mantener los teléfonos celulares apagados para que ningún ruido emitido del aparato te distraiga.

¿Qué influencia tienen los hábitos de estudio en el aprendizaje?

El proceso de aprendizaje no se puede tomar como tal si una persona sólo busca aprobar sus asignaturas, el ser humano en su crecimiento, debe y necesita convertirse en una persona crítica, capaz de discernir entre lo bueno y lo malo.

El poder adquirir hábitos de estudio le permitirá al estudiante poder convertirse a futuro en una persona útil principalmente para sí mismo.

A su vez, hace que adquirir información diversa y de múltiples fuentes sea mucho más fácil de procesar, así que una mente metódica y organizada influye en el destino propio del estudiante.

Por otra parte, hace que el estudiante sea capaz de organizar de mejor manera su tiempo, logrando distribuirlo en una estructura en la que quede tiempo para hacer otras actividades de recreación, esto, como recompensa del buen comportamiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.