Hembrismo y machismo: dos extremos igual de dañinos

Ni hembrismo, ni feminismo, ni machismo… ante todo somos personas. Personas que quieren recibir un trato igualitario, un trato que no nos denigre como personas, respeto a partes iguales por toda la sociedad. Desgraciadamente, para muchos, es demasiado complicado entender que somos personas con derechos y deberes y que para poder ser una buena sociedad, lo que hay que hacer es… respetarnos.

Existen muchas actitudes sexistas en nuestra sociedad que dividen a las personas. En realidad existen muchos términos que solo provocan confusión en las personas que no tienen una formación específica en estos ámbitos y que incluso, puede agravar el problema de división social.

Hembrismo y feminismo

Hembrimo y feminismo no es lo mismo pero se confunden. Hay pronas que creen que son dos términos iguales o que significan lo mismo, pero nada más lejos de la realidad. El significado de feminismo tiene mucho peso e historia y hembrismo además de diferente, es un término que se usa de forma más reciente.

Feminismo

Cuando hablamos de feminismo hablamos son los movimientos sociales que existen con el objetivo de visibilizar y empoderar a las mujeres. Buscan la igualdad de géneros y de oportunidades en lugar de que las mujeres estén por debajo de los hombres. El feminismo por tanto es un fenómeno social con mucha historia que se ha ido transformando con los años.

Se intenta cambiar la legislación, las costumbres o los hábitos de una sociedad que aún continua en gran parte con pensamientos machistas, debido a siglos de dominio del hombre sobre la mujer. La causa de que exista este dominio nunca se podrá entender, puesto que tanto el hombre como la mujer son dos seres que deben tener los mismos derechos y obligaciones en esta sociedad. Se busca la igualdad y el respeto mutuo.

Hembrismo

Cuando hablamos de hembrismo, nos referimos a otra cosa totalmente diferente. Se refiere a una actitud de menosprecio y ataques indiscriminados hacia los hombres solo por el hecho de serlo. Sería como el machismo hacia la mujer, pero hacia el hombre en este caso.

Se observa un comportamiento directo de menosprecio hacia el hombre, ya sea con comportamientos, conversaciones o insultos. El hembrismo tiene que ver mucho con el sexismo.

Nada tiene que ver el hembrismo con el feminismo

Como ves, el feminismo y el hembrismo nada tiene que ver una cosa con la otra. El feminismo es un fenómeno social de lucha desde el respeto hacia el hombre y la mujer, y el hembrismo es una actitud de desprecio hacia el hombre solo por serlo. Eso sí, ambos son productos de la desigualdad entre hombres y mujeres donde la mujer siempre ha salido perjudicada a lo largo de la historia, creando entonces esta lucha por un lado y estos sentimientos de rencor y odio por otro lado.

El feminismo es un colectivo que se rige por movimientos sociales. No se puede definir como algo individual. Es un cambio que se quiere conseguir en el sistema. Por otra parte, en cuanto al hembrismo, sí es una actitud individual, de alguien en concreto que tiene estos sentimientos particulares. Una persona que sea feminista no tiene por qué ser hembrista. Una persona hembrista sí suele apoyar también el feminismo, aunque quizá tenga unos pensamientos más extremos o que no todas las feministas compartan (sobre todo si no aboga por la igualdad y el respeto).

El feminismo busca el bienestar de todos, el poder igualitario tanto para el hombre como para el mujer. El machismo en cambio, quiere que el hombre tenga el poder solo por serlo. En cambio, el hembrismo y el odio que genera hacia los hombres, sí quiere un sesgo social, quieren que las mujeres tengan el poder y que los hombres dejen de tenerlo. Sienten rechazo hacia el hombre.

Muchas personas feministas sienten que las personas ‘hembristas’ pueden perjudicar su movimiento social. El hembrismo existe aunque muchas personas no quieran verlo, no es equiparable al machismo pero ayuda a que se entienda mejor.

El machismo es un pensamiento infundado por el hombre, donde éstos mismos piensan que son seres superiores a las mujeres. Piensan que el hombre es el varón, quien manda, quien domina. El machismo es una ideología que engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias donde la mujer debe ser sometida y discriminada a voluntad del hombre. Normalmente con comportamientos de humillación o desvalorización hacia la mujer.

Lo que hembristas y machistas olvidan

Los pensamientos extremos siempre nubla el juicio de las personas, porque cierran en banda la comunicación o el entendimiento. Hay cosas que las hembristas y los machistas olvidan y es que, sí, es cierto que hombres y mujeres son diferentes en muchos aspectos, pero esto NO significa que uno deba ser inferior a otro o a la inversa. Las diferencias entre hombres y mujeres es lo que realmente nos da riqueza social y humana, lo que nos hace que seamos una especie única.

Olvidan que nuestra sociedad no se debe basar en una lucha de poder, que no deben haber bandos. No eres mujer o eres hombre, no estás de parte de los hombres o de parte de las mujeres… simplemente somos personas. Debemos vivir y convivir como personas. El sistema está mal organizado por culpa de la falta de información o la ignorancia del pasado. En la actualidad, tenemos información y criterio suficiente para poder cambiar las cosas, para darnos cuenta de que hombres y mujeres no somos equipos contrarios, somos complementarios y nos necesitamos unos a otros.

Una sociedad que desfavorece a la mujer va mal. Una sociedad que desfavorece al hombre tampoco irá bien. Se trata de asumir roles de forma libre. No se necesitan opresores ni deben haber víctimas. Nadie tiene el poder sobre nadie. El poder corrompe al ser humano.

Es importante y necesario por el bien social, darse cuenta de que los extremos nunca son buenos. La sociedad solo tiene un término que se debe reconocer y valorar: personas. Debemos luchar por el bien humano, por el bien social. Lo que puede resultar triste es que aún se vea un largo camino por recorrer solo por la dificultad que presenta para muchos, abrir la mente.


Categorías

Desarrollo personal

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.