Usos y propiedades del hidróxido de sodio

También conocido como soda caustica, se puede reconocer por sus características, como que es un sólido de color blanco con capacidades de absorción de humedad que pueda haber en el aire, siendo sus usos más comunes en su forma solida o con una solución de un 50% aproximadamente.

El hidróxido de sodio posee unas propiedades físicas sorprendentes, como por ejemplo al entrar en una solución con agua, este tiende a generar temperaturas realmente altas, así como también se pueden observar sus propiedades químicas como su corrosión.

La forma de obtención más básica del hidrogeno es mediante un proceso caustico, en el cual se le agrega un tipo de hidróxido con un determinado compuesto de sodio.

En las industrias del sector secundario de actividades económicas se puede observar con mucha frecuencia su uso para poder elaborar una gran diversidad de productos. Este compuesto es muy reactivo, debido a que posee una gran inestabilidad.

Con respecto al hidróxido de sodio, y la exposición d este en los seres humanos, se pueden nombrar algunos indicadores para conocer si existe algún tipo de contacto con este compuesto, estos son muy importantes de conocer, debido a que puede causar graves afecciones en el cuerpo, sobre todo en lugares como los ojos, la piel, y las vías respiratorias, y por defecto el aparato respiratorio.

Definición de hidróxido de sodio

El hidróxido de sodio se puede encontrar también como hidróxido sódico, hidrato sódico, soda caustica e inclusive sosa caustica. En la química se puede definir mediante la fórmula NaOH, este tiene la mayor parte de su utilidad en las industrias como una base, debido a que es un hidróxido de tipo caustico, con el mismo se pueden elaborar papel y sus derivados, detergentes, entre otros.

Existen muchos usos para el hidróxido de sodio, debido a sus grandes cualidades, como la de servir de destapador de cañerías, tubos, entre otros, así como también se puede presenciar a este en las industrias petrolera para la elaboración de lodos que sirven para la perforación base agua.

Propiedades químicas

Este compuesto posee una reacción química de hidróxido, de aquí es que deriva su respectivo nombres “hidróxido de sodio”. Entras las principales reacciones químicas de este compuesto están su nivel de corrosión que es muy alto, y su reacción exotérmica.

Propiedades físicas

Cuando el hidróxido de sodio se encuentra en una temperatura ambiente este se puede observar como un sólido cristalino higroscópico, lo que refiere que este tiene la capacidad de absorber la humedad que pueda estar en el aire, este hidróxido resulta ser extremadamente corrosivo.

Cuando se disuelve al hidróxido de sodio en agua o se neutraliza con un ácido, este es capaz de generar altas temperaturas, que pueden encender materiales combustibles. Este compuesto se crea por medio de la manufacturación, siendo sus formas de uso más comunes en estado sólido, y en algunas ocasiones en disoluciones con agua al 50%.

Reactividad del hidróxido de sodio

Este compuesto es incompatible con algunas sustancias como el agua, todo tipo de líquidos inflamables, ácidos, así como también de compuesto hologenados compuestos, así como de algunos metales como el zinc, el estaño, y el aluminio, que al entrar en contacto con los mismos es muy probable que cause incendios.

También se puede observar la formación de sales sumamente sensibles al contacto, o algún impacto, cuando este se expone a nitro compuestos, como por ejemplo el nitro-metano. Se puede observar la formación de hidrogeno inflamable gaseoso en este.

No existe ninguna condición que contribuya con la posible inestabilidad de este compuesto, así como tampoco se pueden observar productos peligrosos provenientes de la descomposición del hidróxido de sodio.

Debido a la corrosión que presenta este compuesto, al exponer algunos productos o materiales al mismo puede causarles deterioro, y daños irreversibles, entre estos productos se puede mencionar al caucho, el plástico, y algunos revestimientos.

Formas de obtención del hidróxido de sodio

Entre los métodos modernos de obtención de este compuesto es mediante la electrolisis de una solución acuosa de cloruro de sodio o también conocido como salmuera, aunque las mayorías de las industrias optan por un método más clásico que se realiza un proceso llamado caustificación, lo que refiere que se juntan algún tipo de hidróxido con un sodio. Este se puede comprender como un subproducto o un desecho que queda de la producción de cloro.

Para explicar un poco como funciona la formación de este compuesto se puede explicar de la siguiente manera, según va progresando la electrolisis se van descomponiendo los cloruros, siendo completamente sustituidos por unos iones hidróxido, a los cuales se les combina con cationes sodio, logrando formar así el hidróxido de sodio, o hidróxido sódico.

Usos del hidróxido de sodio

Entre los usos más importantes que se le pueden dar al hidróxido de sodio esta su utilidad para la obtención del aluminio a partir de bauxita mediante el proceso Bayer, así como también se puede presenciar el uso de este compuesto para la cocción de la aceituna, y algunos tipos de variedades de la misma.

Se usa para quitar pintura vieja de los muebles, así como removedor de pintura de aceite tradicional. Se puede encontrar en productos comunes como limpiadores de desagües y limpieza de hornos.

Entre los materiales que se pueden fabricar con el hidróxido sódico están pinturas y derivados del petróleo, crayones, jabón, algunas clases de explosivos, papel, también se puede observar su presencia en procesos como lavandería y blanqueado, revestimiento de óxidos,  para el procesamiento de textiles de algodón, extracción electrolítica y galvanoplastia.

Consecuencias de exposición

La exposición a este compuesto puede traer graves consecuencias a la salud de cualquier persona, debido a que posee unas propiedades corrosivas muy fuertes que pueden ocasionar desde una irritación leve, hasta quemaduras químicas realmente nocivas.

Las vías que pueden sufrir de una exposición con mayor facilidad son las vías respiratorias, los tejidos refiriéndose a la piel, los ojos, y en ocasiones el sistema digestivo a causa de una posible ingestión. A continuación se mostraran los riesgos que puede ocasionar una sobreexposición de hidróxido de sodio.

  • Ingestión: al ingerir este compuesto puede traer como consecuencia un agravio total del sistema digestivo, debido a sus grandes niveles corrosivos podría incluso quemar las paredes intestinales, provocando un daño severo de las mismas, así como también en ocasiones menos fuertes se puede observar una intoxicación.
  • Ojos: la exposición ocular puede causar quemaduras graves a la cornea, y en casos más severos una ceguera parcial o incluso completa.
  • Piel: puede provocar corrosión cutánea, e incluso ulceras, así como irritaciones leves, o quemaduras severas.
  • Inhalación: en los casos leves se pueden presenciar pequeñas irritaciones nasales, aunque cuando se sobreexpone, por lo cual se inhala grandes cantidades de hidróxido de sodio, se pueden observar quemaduras graves en las vías respiratorias, que probablemente lleven a la muerte.

Se debe tener mucho cuidado al operar en plantas en donde se trate con este compuesto, debido a sus altos niveles de corrosión, ya que puede causar afecciones como las vistas en la parte anterior, y para poder tratarlas es necesario lavar las zonas expuestas con abundante agua, ingerir mucha agua en caso de ingestión, y en casos extremos acudir a un centro médico con la anterioridad posible.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.