Hipersexualidad: Qué es, causas y consecuencias

Cuando alguien habla de hipersexualidad parece algo divertido, como que a alguien le gusta mucho el sexo y listo. Pero en realidad, la hipersexualidad va más allá que únicamente esto y es necesario diferencia qué es, cuáles son los síntomas y el tratamiento. La hipersexualidad es un trastorno hipersexual que necesita diagnóstico que se da cuando una persona tiene o necesita una cantidad excesiva de sexo y sienten angustia cuando lo consiguen. Existe un debate en si la adicción al sexo es parecida o no a otro tipo de adicciones.

Qué es la hipersexualidad

La hipersexualidad o adicción al sexo se define como una preocupación disfuncional por las fantasías sexuales, a menudo en combinación con la búsqueda obsesiva del sexo casual o no íntimo como por ejemplo: la masturbación compulsiva, la intensidad romántica como objetivo único el sexo, cibersexo, múltiples parejas sexuales, ver mucho porno, pagar por sexo, etc.

Cuando estas conductas sexuales se transforman en el protagonista de la vida de una persona, son difíciles de controlar o comienzan a ser dañinas… cuando no se trata puede dañar la autoestima de la persona, las relaciones y cualquier ámbito personal.

La persona tiene un comportamiento sexual obesivo aunque intente autocorregir este comportamiento problemático, aunque se haga promesas a sí mismo o a los demás de que va a cambiar o incluso, a pesar de las consecuencias negativas que puede tener derivada de este comportamiento (como problemas laborales, personales, emocionales o de salud).

Los adictos sexuales pueden tener la adicción al proceso más que al acto sexual en sí, por eso, suelen pasar una mayor cantidad de tiempo dedicado a la búsqueda de sexo y romance (el proceso) que en el acto sexual en sí. Son adictos al alto neuroquímico y disociativo producido por su intensa vida de fantasía sexual y comportamiento de este tipo.

Síntomas

Para corroborar que una persona tiene hipersexualidad o adicción al sexo, se deberán tener los siguientes síntomas por lo menos en un período de 6 meses:

  • La persona experimenta fantasías sexuales recurrentes e intensas, impulsos sexuales o comportamientos sexuales fuera de lo normal.
  • El tiempo dedicado a involucrarse en estos comportamientos sexuales interfiere en la vida de la persona e interrumpe otras actividades u obligaciones y responsabilidades de la persona afectada.
  • Este tipo de comportamiento sexual pueden ocurrir dando respuesta a un estado de ánimo disfórico (ansiedad, depresión, irritabilidad o aburrmiento) o a eventos estresantes de la vida.
  • La persona tiene esfuerzos constantes pero infructuosos para controlar o reducir sus fantasías sexuales, impulsos o comportamientos de este tipo.
  • La persona se ve involucrada en conductas sexuales sin tener en cuenta el daño físico o emocional que puede hacerse a sí mismo o a los demás.
  • La frecuencia o intensidad de las fantasías, impulsos o comportamientos sexuales causa angustia o deterioro personal significativo.

Existen investigaciones que demuestran el vínculo que existe entre la hipersexualidad y los síntomas depresivos. Varias teorías ofrecen explicaciones para esto. Por ejemplo, las personas pueden evitar emociones difíciles como la tristeza o la vergüenza y buscar alivio temporal al participar en un comportamiento sexual. Los caprichos sexuales, por lo tanto, pueden enmascarar otros problemas como la depresión, la ansiedad y el estrés.

Causas

Las causas del comportamiento hipersexual son desconocidas porque no se puede generalizar, cada caso es único y las causas pueden ser muy diferentes. En todo caso, es necesario tener en cuenta que el comportamiento sexual es una parte normal y saludable de la vida, muchas personas disfrutan de estar activas con múltiples parejas sexuales o buscar diferentes experiencias sexuales sin que esto deba suponer ningún tipo de problema para quien quiere disfrutar del placer sexual.

En cambio la hipersexualidad se convierte en un problema cuando la sexualidad se convierte en un motivo de angustia para la persona o que puede ser potencialmente dañino al poner en riesgo de de lastimar a uno mismo o a los demás por culpa de seguir un comportamiento sexual impulsivo.

Hay niños o adolescentes que pueden tener un comportamiento sexual incrementado o inadecuado para su desarrollo como resultado de vivencias traumáticas, factores estresantes o a causa de padecer enfermedades de tipo mental. Aunque no existe una definición estándar sobre hipersexualidad en lo niños, es sabido que los niños que han sido abusados sexualmente pueden tener comportamientos sexuales incrementados y pueden tener un comportamiento sexual inadecuado.

La cultura también tiene un papel importante en cuanto a la hipersexualidad en las personas. Hay culturas que ven la sexualidad como algo en el que no se debe juzgar un comportamiento sexual excesivo, teniendo libertad de sexo como algo normal.

Diagnóstico y tratamiento

Para que se pueda realizar un diagnóstico de hipersexualidad, los profesionales tendrán que descartar que la persona no esté abusando del consumo de drogas ni que tenga trastornos mentales que incluyen la hipersexualidad como síntoma del mismo (como el trastorno bipolar, el trastorno obsesivo-compulsivo o el trastorno de déficit de atención en adultos).

Algunas personas pueden tener un trastorno mental importante y una adicción sexual y ambos se pueden tratar al mismo tiempo. Pero es necesario que sea un médico especialista el que se encargue tanto de diagnosticar el problema como de buscar el tratamiento adecuado teniendo en cuenta las características personales de la persona afectada.

Una vez diagnosticado el problema será necesario buscar el tratamiento adecuado para no sufrir las consecuencias significativas que se pueden derivar de la hipersexualidad. Normalmente las personas afectadas buscan tratamiento para aliviar y mejorar las consecuencias negativas relacionadas con su vida personal. La pérdida del empleo o incluso los problemas con la justicia también pueden hacer que una persona afectada por hipersexualidad busque tratamiento lo antes posible.

Normalmente una persona que padece hipersexualidad y que busca tratamiento por la angustia que siente, necesitará un tratamiento especializado que puede constar de: aprender a reconstruir relaciones, manejar el estrés, identificar los desencadenantes de los pensamientos sexuales e impulsivos, así como encontrar y llevar a cabo otros comportamientos alternativos que no sean destructivos para uno mismo o para los demás. Si crees que puedes tener hipersexualidad e interfiere en tu calidad de vida, acude a tu médico.


Categorías

Psicología, Trastornos

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.