Ictus: causas, síntomas y tratamientos

Hoy en día existen muchos casos de ictus en la sociedad. Son muchas las personas de cualquier edad que pueden padecer este problema y sufrir las consecuencias en su salud. Cuando hablamos de ictus estamos haciendo referencia a una enfermedad cerebrovascular que afecta directamente a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. También es conocido como accidente cerebrovascular, embolia o trombosis.

Un ictus ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o se tapona por un coágulo de sangre u otro motivo. Cuando ocurre esta ruptura o bloqueo, la parte del cerebro afectada no recibe la sangre que necesita y esto hará que el cerebro no reciba suficiente oxígeno, no funcione bien y mueran las células nerviosas de este área en tan solos unos minutos.

Causas

Son muchos los factores que pueden aumentar las posibilidades de tener un ictus, y la gran mayoría de ellas, no se pueden controlar. En cambio, hay una parte de estos factores o causas que aumentan el riesgo de padecer este probelma y sí que pueden ser modificados. Las causas más frecuentes que provocan los ictus son estas 13:

  1. Edad avanzada. A partir de los 55 años cada década que se vive dobla el riesgo de padecer un ictus. Aunque las personas jóvenes e incluso los niños, también pueden padecerlo.
  2. Sexo. Ocurren más ictus con resultado mortal en mujeres que en hombres.
  3. Genética. La genética también tiene un papel importante. Si alguien de tu familia ha tenido un ictus es probable que tú también lo tengas.
  4. Haber sufrido otro ictus. Si has sufrido uno tienes más probabilidades de padecer otro.
  5. Hipertensión arterial. La hipertensión arterial es un factor de riesgo importante a considerar. El 70% de los ictus ocurren por culpa de tener una presión arterial elevada.
  6. Fumar. Fumar es un factor de riesgo alto. La nicotina y el monóxido de carbono dañan el sistema cardiovascular de las personas.
  7. Fumar y usar anticonceptivos orales. Si tomas anticonceptivos orales y además fumas, tus probabilidades de padecer un ictus aumentan considerablemente.
  8. Diabetes. La diabetes está relacionada con tener hipertensión. Padecer hipertensión y diabetes aumenta la probabilidad de padecer un ictus. Además las personas con diabetes suelen tener colesterol alto y sobrepeso, factores que aún incrementan aún más las posibilidades de padecer esta afección.
  9. Consumir alcohol. Tomar alcohol puede aumentar la presión sanguínea, aumenta la obesidad, los triglicéridos, la posibilidad de padecer cáncer u otras enfermedades, causar fallos cardíacos y que además, se provoque un ictus.
  10. Consumir drogas. Consumir drogas vía intravenosa aumenta el riesgo de ictus a causa de un émbolo cerebral. La cocaína también está relacionada con padecerlo, tener un ataque al corazón y complicaciones cardiovasculares.
  11. Obesidad. La obesidad, sobre todo en mujeres multiplica el riesgo de sufrir un ictus.
  12. Apnea del sueño. Es necesario diagnosticar este síndrome y poner un tratamiento efectivo para mejorar la calidad del descanso de la persona afectada. Normalmente la persona deberá perder peso y mejorar sus hábitos del sueño.
  13. Vida sedentaria. La falta de actividad deportiva o movimiento diario afecta a la salud del corazón y a los vasos sanguíneos y pueden aparecer otras patologías como diabetes.

Pueden haber otras causas además de las aquí mencionadas, pero estas suelen ser las más comunes en nuestra sociedad.

Síntomas

Para tratar un ictus a tiempo es importante conocer los síntomas y así detectarlo a tiempo. Normalmente los ictus comienzan de forma repentina y causan daños cerebrales en pocos minutos. Con menos frecuencia puede ocurrir que empeore con el paso de las horas o incluso con el paso de los días. Cuando un ictus está en evolución en lugar de establecerse, se necrosa el área del tejido cerebral afectado, aunque la progresión puede interrumpirse.

Dependiendo de la zona afectada del cerebro los síntomas son diferentes, pero es necesario conocerlos todos para poder saber si se está padeciendo o no un ictus. Síntomas generales:

  • Adormecimiento o debilidad en la cara, brazos, piernas (un lado del cuerpo)
  • Confusión
  • Dificultad para hablar
  • Dificultad para entender
  • Dificultad para andar
  • Mareos
  • Pérdida del equilibrio
  • Pérdida de la coordinación
  • Problemas de visión repentinos
  • Dolor de cabeza repentino

Cuando el ictus afecta al hemisferio izquierdo del cerebro se verá afectada la parte derecha del cuerpo y la izquierda de la cara. Algunos síntomas son:

  • Parálisis del cuerpo la parte derecha
  • Problemas del habla o del lenguaje
  • Comportamiento lento
  • Pérdida de memoria

Si el ictus afecta al hemisferio derecho del cerebro, será la parte izquierda del cuerpo la que se verá afectada, teniendo estos síntomas:

  • Parálisis del lado izquierdo del cuerpo
  • Problemas en la vista
  • Comportamiento acelerado
  • Pérdida de memoria

Cómo saber que una persona está teniendo un ictus

Existen algunas formas para saber si una persona está padeciendo un ictus, hay que hacer tres comprobaciones:

  1. ¿Puede sonreír? Hay que comprobar si ambos lados de la cara se mueven de forma simétrica, si no puede es una señal.
  2. ¿Tiene fuerza en los brazos? La persona deberá estirar los brazos durante 10 segundo. Si no puede hacerlo o tiene debilidad muscular, puede ser una señal.
  3. ¿Puede hablar?  Si la persona no puede hablar bien o no habla, es otra señal a tener en cuenta.

En caso de creer que se puede estar padeciendo un ictus será necesario acudir al médico para ser diagnosticado con las pruebas pertinentes.

Tratamiento

El tratamiento de un ictus no es siempre igual, dependerá del tipo de ictus (isquémico o hemorrágico) que sea y del tipo de bloqueo que esté padeciendo la persona. Hay algunos pasos que hay que seguir para mejorar la supervivencia:

  • Reconocer rápidamente los síntomas y acudir al hospital rápidamente
  • Transportar al afectado rápidamente a los servicios de emergencia
  • Llevar al paciente a la unidad de ictus
  • Comenzar el cuidado y la evaluación del paciente
  • Recibir el diagnostico y el tratamiento
  • Recurrir a cirugía en caso de que sea necesario para eliminar el coágulo que bloquea las arterias

Cuando el ictus se ha establecido o ha pasado, el tratamiento dependerá de las incapacidades que se hayan quedado en el paciente a causa de la necrosis del tejido.


Categorías

Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

2 comentarios

  1.   Ermes dijo

    Excelente artículo… De gran ayuda

  2.   HECTOR ZABALA RUIZ dijo

    Gracias, uno siempre piensa que no le va a tocar y yo tengo todos los malos haqbitos y me puede ocurrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.