Saltar al contenido

Innovación: posibilidades infinitas

innovacion
“La innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor.” Steve Jobs

¿Has tenido alguna vez una idea que crees que vale la pena?

Seth Godin, en su prolífica obra, nos desafía a todos a convertirnos en líderes de opinión. No es suficiente repetir como loros lo que hacen los demás. La gente que nos rodea son personas que pueden generar contenido nuevo y fresco.

“La innovación es la cuestión central en la prosperidad económica.” Michael Porter

¿Te gustaría lograr la prosperidad económica, social y personal? Desarrolla tu habilidad para tener un pensamiento innovador y estarás en el camino para alcanzar tu meta.

Ideas para alcanzar la innovación

1) Cambia tu mente

Esto es lo más difícil. “Yo no soy creativo. No soy original. No se me ocurre nada nuevo. No hay nada nuevo bajo el sol.” Estos son los pensamientos automáticos que vienen a la mente cuando vemos los términos “líder de pensamiento” e “innovador.” Está bien tener esos pensamientos, pero luego te preguntas, “¿Son estos pensamientos los que me llevan a donde quiero estar? ¿Están produciendo los resultados que quiero en mi vida?” ¡Yo no lo creo!

Hay que enfrentarse a esos pensamientos y creencias negativas y cambiarlas por otras nuevas: “¡Yo soy creativo! ¡Tengo una mente felxible! Estoy abierto a nuevas ideas.”

Como Henry Ford, inventor del automóvil, declaró: “Si crees en ello podrás. Si crees que no puedes, no podrás. En cualquier caso tendrás razón. En otras palabras, ¿qué pensamiento vas a elegir?”

2) Cultivar la curiosidad: lee libros y asiste a conferencias relacionadas con aquello que te gusta.

3) Escuchar a tus clientes

Escucha a los clientes satisfechos que te están diciendo lo que estás haciendo bien. Escucha las quejas de los clientes que te están diciendo lo que estás haciendo mal. Escucha a los clientes creativos que te están diciendo lo que debes hacer.

4) Haz un diario: los pensamientos escritos a mano adoptan otra forma y pueden potenciar la creatividad.

5) Inaugura el cajón de la creatividad: puedes llenarlo de una variedad de objetos, recortes de artículo, etc que te ayudarán a desarrollar tu lado innovador.

6) Escápate: ¿cuándo fue la última vez que te tomaste un día libre y te escapaste de tu rutina? Relájate, sal a dar un paseo, siéntate solo en una habitación, juega con tu perro (o gato). Crear algunos rituales para entrar en una “zona creativa”, lo puedes hacer tomándote una taza de té caliente, un baño relajante, o practicando yoga.

7) Aprende de Benjamin Franklin

Este padre fundador de los Estados Unidos de América hizo dos cosas que en gran medida contribuyeron a su estado creativo de la mente. Mr. Franklin inició el sistema de bibliotecas públicas y el sistema postal de los Estados Unidos. Él leía muchos libros. Leyó una gran cantidad de libros durante un período de su vida. No participó en ninguna “diversión” u otras actividades que el estudio de sus libros por lo menos durante una hora por día.

Con el tiempo, sintió la necesidad de reunirse con otros empresarios para discutir ideas. En este ambiente es donde le vinieron muchas ideas de negocios, actividades de servicio público y otros descubrimientos. En esencia, formó un grupo de expertos formados por gente creativa y muy estudiada. Todos juntos eran mucho más creativos que cualquier persona sola.

Espero que estas ideas fomenten tu pensamiento creativo y comiences a desarrollar los músculos de la innovación. Porque cuando lo hagas, el mundo se beneficiará de tu pensamiento.

Os dejo este simpático VIDEO que hace una reflexión sobre la innovación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.