Ira: qué es y cómo superarla

persona con ira

No todo el mundo sabe lo que es entrar en estado iracundo. La ira es una emoción que no se debe reprimir porque forma parte de nosotros, pero… sí se debe aprender a canalizarla, entender cuándo aparece para poder gestionarla y sobre todo, entender por qué la ira es necesaria. De esta manera podremos aceptar la emoción y la podremos controlar, en lugar de que sea la emoción la que nos controle a nosotros.

La ira es una emoción humana que como te hemos dicho en el párrafo anterior es normal que aparezca e incluso es natural y saludable. El problema está cuando se sale de control y se vuelve una ira destructiva. La ira destructiva ocasiona problemas en el entorno de la persona con descontrol emocional (a todos los niveles).

Si no controlas tu ira puedes sentir que estás a su merced, a merced de una emoción impredecible pero muy poderosa. En este sentido, es importante que tengas en cuenta qué es la ira, por qué ocurre y estrategias de control y superación.

Artículo relacionado:
Personas irascibles: cuando permiten que la ira se apodere de su ser

La ira

La ira es una emoción muy intensa que va desde una pequeña irritación hasta grandes furias. La ira viene acompañado de cambios fisiológicos que te ayudarán para reconocer cuando aparece… por ejemplo, cuando te enfadas, tu ritmo cardíaco y tu presión arterial aumenta así como tus hormonas, como el cortisol, la adrenalina y noradrenalina.

persona con ira

La ira puede aparecer en cualquier momento y sin previo aviso si permites que ella te controle a ti. Puede ser causada por factores externos e internos, por alguien o por algo, por preocupaciones, por recuerdos, etc. En realidad las cosas no te enfadan, te enfadas tú porque permites que esa emoción se apodere de ti.

Expresar la ira

Está bien que sientas ira, pero no puedes permitir que se apodere de tu ser. Tú decides cómo quieres actuar frente a esa emoción tan intensa. También decides cómo expresarla. La ira es una respuesta natural y adaptativa a lo que se siente como una amenaza, inspira sentimientos y comportamientos poderosos y en ocasiones agresivos que nos permiten luchar y defendernos en caso de sentir que estamos siendo atacados. En este sentido, merece la pena remarcar que una cierta cantidad de ira es necesaria para la supervivencia, pero demasiada puede hacer que nuestra vida tenga consecuencias.

Es necesario mantener el control porque no podemos atacar o hacer daño a cada persona o cosa que nos molesta o enciende nuestra irritación. Hay que seguir el sentido común, las normas sociales y entender que la ira nos dice qué nos pasa pero no debemos actuar con ella controlándonos.

Para la expresión de la ira es importante aceptarla para poder calmarla. Expresar los sentimientos de manera asertiva y no agresiva es esencial para una expresión saludable del enfado y de la ira. Para conseguirlo es necesario que tengas muy claro cuáles son tus necesidades y cómo tienes que satisfacerlas sin hacer daño a los demás ni a ti mismo.

persona con ira

Ser asertivo no significa ser agresivo o exigente; significa ser respetuoso contigo mismo y con los demás. La ira puede ser aceptada y luego convertida o redirigida. Esto sucede cuando mantienes tu ira, dejas de pensar en eso y te centras en algo positivo.

El objetivo es convertir toda esa ira en algo más productivo. El peligro en este tipo de respuesta es que si no se permite la expresión externa, tu ira puede volverse interna, y te ataca a ti mismo. La ira hacia adentro puede causar hipertensión, presión arterial alta o depresión. También se pueden tener expresiones patológica de la ira como comportamientos pasivo agresivos o tener una personalidad cínica y hostil de manera permanente.

Las personas que constantemente desprecian a los demás, critican todo y hacen comentarios cínicos, no han aprendido a expresar constructivamente su ira. No es sorprendente que no tengan muchas relaciones exitosas… Pero la buena noticia es que puedes calmar esa ira. Puedes controlar tu comportamiento externo, pero también puedes calmar tus respuestas internas y mejorar así tu salud física y mental.

Tú puedes controlar tu ira

La buena noticia es que si quieres, realmente puedes controlar tu ira… solo debes poner un poco de tu parte y tendrás el control de esas emociones que a veces crees que se vuelven incontrolables. No te pierdas los siguientes consejos:

  • Relajación. La relajación es la estrategia por excelencia y es tan simple como respirar de manera profunda. Puedes hacerlo con técnicas encontradas por Internet o vídeos de Youtube o simplemente respirando tú de manera profunda algunas veces cuando sientas que la ira está a punto de estallar dentro de tu ser.
  • Reestructuración cognitiva. En pocas palabras, esto significa cambiar tu forma de pensar. Las personas enfadadas tienden a maldecir, maldecir o hablar en términos muy despectivos que reflejan sus pensamientos internos. Cuando estás enfadado, tu pensamiento puede ser muy exagerado y demasiado dramático. Intenta reemplazar estos pensamientos por otros más racionales.
  • Resolución de problemas. En ocasiones la ira y la frustración son causadas por problemas reales y entonces, es necesario buscar soluciones para poder calmar nuestro estado emocional. Pero recuerda, si no puedes cambiar la situación, ¿para qué te vas a enfadar? Pero no tengas un pensamiento de todo o nada… en ocasiones, para resolver los problemas se necesita ver el conflicto desde diferentes puntos de vista.

persona con ira

  • Mejor comunicación. Una persona enfadada suele actuar antes de razonar algo que siempre generará conflictos. En este sentido, es mejor que si se mantiene una conversación acalorada con alguien, se frene en seco y se piense con claridad lo que dicen otras personas, tomándose el tiempo necesario antes de responder. Mantener la calma siempre es la base para evitar que la ira se apodere de tu ser.
  • Piensa en tu entorno.  Si tu entorno inmediato es lo que te causa irritación e ira, como los problemas y responsabilidades… entonces en un momento en el que sientas que la ira comienza a apoderarse de ti, será cuando tendrás que cambiar de escenario para encontrar la calma y respirar hondo. Date un descanso siempre que lo necesites, ten tu propio tiempo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.