La escucha activa: la mejor forma de comunicarte con los demás

Si aprendes a tener una buena escucha activa, te convertirás en un excelente oyente. Pero no es lo mismo oír que escuchar. En tu día a día tendrás muchas conversaciones con amigos, compañeros de trabajo o familiares. Pero en la mayoría de las veces, las personas no escuchan tan bien cómo desearían o como al menos, deberían.

A menudo, nos distraen otras cosas del entorno (televisión, ruidos externos, Internet, el teléfono, etc.) y no permiten que nos centremos plenamente en lo que el otro nos dicen. Aunque pienses que le escuchas, la realidad es que no le estás prestando toda tu atención.

Qué es la escucha activa

Para prestar realmente atención a otra persona, deberás desarrollar la escucha activa. Esto tiene que ver con la constricción de la relación, compresión y confianza con la otra persona. Cuando aprendas las habilidades para tener una buena escucha activa será un buen oyente y ‘escucharás’ realmente lo que la otra persona te está diciendo, y no solo partes inacabadas.

Actualmente, la comunicación directa es cada vez más importante, pero por culpa de las nuevas tecnologías, las personas cada vez dedican menos tiempo a escucharse unos a otros. Escuchar realmente parece algo raro, pero es necesaria para poder construir relaciones verdaderas, resolver problemas, garantizar la comprensión, resolver conflictos y mejorar la precisión. En el trabajo, una escucha efectiva significa menos errores y menos tiempo perdido. En casa, ayuda a desarrollar niños ingeniosos y autosuficientes que puedan resolver sus propios problemas. Escuchar construye relaciones fuertes y te ayuda a tener una buena formación.

A continuación vamos a comentarte algunos consejos prácticos que puedes comenzar a poner en práctica para poder tener una escucha activa en tus conversaciones. De esta manera, empezarás a ser un buen oyente, las personas te tomarán más en consideración y tú, tendrás mejor autoestima al ver que tus relaciones interpersonales se fortalecen.

Características de la escucha activa

Contacto visual para mostrar atención

Mira a la otra persona a la cara cuando te está hablando. Deja la pantalla del móvil a un lado, y mírale a la cara cuando la otra persona te habla. En la mayoría de las culturas occidentales, el contacto visual se considera un ingrediente básico de la comunicación efectiva. Cuando hablamos, nos miramos a los ojos.

Eso no significa que no puedas mantener una conversación desde el otro lado de la habitación con tu pareja, pero si la conversación continúa durante un período de tiempo prolongado, alguno de los dos tendrá que levantarse y moverse hasta dónde está la otra persona.

Mira a la persona a los ojos aunque él o ella no te mire. La timidez, la incertidumbre, la vergüenza, la culpa u otras emociones, junto con los tabúes culturales, pueden inhibir el contacto visual en algunas personas bajo ciertas circunstancias.

Una actitud relajada para mostrar confianza

Cuando ya tienes el contacto visual conseguido, relaja tu mente. No tienes que estar mirando todo el tiempo fijamente a la otra persona, ya que esto incluso, podría intimidarle. Puedes mirar hacia otro lado de vez en cuando para descargar la tensión mental y continuar hablando normalmente. Lo que importa sobre todo es estar atento a lo que la otra persona te dice.

Elimina tus distracciones mentales. Trata de centrarte en lo que dice y no tanto en cómo lo dice. No te distraigas con tus propios pensamientos, sentimientos o prejuicios.

Componentes verbales de la escucha activa

Repite y resume lo que te dice

Para demostrar que estás escuchando, repite de vez en cuando lo que crees que dijo la persona, no repitiendo exactamente lo mismo, sino parafraseando lo que escuchaste con tus propias palabras. Por ejemplo, “veamos si lo he entendido bien…”.

También es adecuado ir resumiendo cuando lleves un rato escuchando. Así podrá darse cuenta de que estás atento/a y que comprendes lo que te comenta. Y si no lo entiendes, al menos te estás preocupando de comprenderlo con tus preguntas.

Esto también se consigue cuando permites que la otra persona pueda decir todos sus pensamientos iniciales sobre una situación, después compartes información pertinente, tus observaciones, ideas o experiencias y después le escuchas antes de continuar de nuevo.

Permite los silencios

Estos silencios no tienen que ser negativos en absoluto. En ocasiones, son necesarios para que una buena conversación sea fluida. Los silencios cómodos ayudan a ralentizar el intercambio de opiniones, permite pensar la respuesta adecuadamente y por tanto, que la conversación tenga más éxito.

Los silencios también te ayudarán a saber cuándo es el mejor momento para intervenir sin interrumpir. Es importante que cuando intervengas no juzgues ni des soluciones a sus problemas si no te lo han pedido antes expresamente.

Ejemplos, técnicas y ejercicios

En la actualidad, existen programas televisivos que interrumpen, que tienen un comportamiento fuerte, agresivo y directo con otras personas. Pero esta forma de comunicación ni es correcta ni fomenta la escucha activa. Por eso, si quieres tener una buena escucha activa, sigue los consejos mencionados arriba y los siguientes ejercicios y técnicas.

No interrumpas cuando hables con otros

Si interrumpes al hablante le estarás diciendo sin palabras que eres más importante que él o que lo que tú tienes que decir es más relevante que lo que te está diciendo. También estarás mostrando que es más una competición que una conversación… grandes problemas para una comunicación exitosa.

No des soluciones rápidas a los problemas de los otros

Todos pensamos y hablamos a diferentes ritmos. Si eres un pensador rápido y un hablador ágil, la carga está en ti para relajar tu ritmo para el comunicador más lento y más reflexivo, o para la persona que tiene problemas para expresarse. Cuando escuches a alguien hablar sobre un problema, evita sugerir soluciones si no te lo han pedido antes.

En una conversación, pide permiso para dar tu opinión

La mayoría personas no quieren consejos, solo quieren explicar sus puntos de vista. Y si lo quieren, lo pedirán directamente. Si en algún momento de la conversación quieres ofrecer tus consejos, entonces pide permiso a la otra persona antes de hacerlo gratuitamente, ya que puede resultar bastante molesto.

Mejora tu empatía en cada conversación

Por último, pero no menos importante, para poder mantener una buena escucha activa y ser un buen oyente, es necesario que tengas empatía. Siente las palabras de la otra persona, siente cómo lo dice, siente lo que está diciendo. Con empatía podrás escuchar más allá de sus palabras y la conversación aún será mucho más exitosa.

Beneficios de la escucha activa

La escucha activa tiene grandes beneficios, puesto que te permitirá establecer buenas comunicaciones con cualquier persona. Los beneficios más importantes son:

  • Serás un excelente oyente
  • Tendrás conversaciones más interesantes
  • Las personas confiarán más en ti
  • Te sentirás mejor por fomentar un buen ambiente para el diálogo
  • Tendrás más oportunidades laborales y personales
  • Serás una persona con empatía y dispuesto a entender a otros
  • Saldrás de tu zona de confort en las conversaciones
  • Descubrirás cosas en las conversaciones que de otro modo no hubieras descubierto

Recuerda todos estos consejos la próxima vez que quieras tener una conversación con otra persona y que tú, te conviertas en un oyente experto.


Categorías

Desarrollo personal

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Un comentario

  1.   Guadalupe Gonzales dijo

    Muy buenos consejos me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.