Saltar al contenido

La importancia del Juego en la Infancia

“Es verdad que si a los niños los dejasen solos con sus juegos, sin forzarlos,

harían maravillas.”
Julio Cortazar

Aunque el juego no parezca cumplir ningún propósito evidente, el juego tiene importantes funciones en el presente y a largo plazo, éste es importante para el desarrollo sano del cerebro y el cuerpo, constituye la ocupación principal del niño, así como un papel muy importante en su desarrollo, pues a través de éste, el niño puede estimularse y adquirir mayor desarrollen sus diferentes áreas como son psicomotriz, cognitiva y afectivo-social. Además el juego en los niños tiene propósitos educativos y también contribuye en el incremento de sus capacidades creadoras, por lo que es considerado un medio eficaz para el entendimiento de la realidad.
El juego permite a los niños involucrarse con el mundo que los rodea, usar su imaginación, descubrir formas flexibles de usar los objetos y resolver los problemas y prepararse para los roles que desempeñarán de adultos.

Por medio del juego los pequeños consolidan todos los dominios del desarrollo, estimulan los sentidos, ejercitan sus músculos, coordinan la visión con el movimiento, obtienen dominio sobre su cuerpo, toman decisiones, cimientan los conocimientos matemáticos, experimentan, aprenden, reflejan y transforman activamente la realidad. Los niños crecen a través el juego, por eso no de debe limitar al niño en esta actividad lúdica.

Los niños de diferentes edades tienen estilos de juego distintos, juegan acosas diferentes y dedican diversas cantidades de tiempo a diferentes tipos de juego.

Juego y desarrollo intelectual

Los niños empiezan a usar símbolos desde el segundo año de vida (por ejemplo, al señalar un perro diciendo “guau” o al hacer como si bebiera de una taza), repitiendo actuaciones que han visto en adultos, representando sucesos que han vivido o imitando el funcionamiento de determinados objetos. Es la imitación diferida. En ese imitar del niño se produce la asimilación de las situaciones y relaciones que observa en el mundo que le rodea. Parte de modelos concretos para, más adelante, llegar a la concentración. La función simbólica es una meta representación común al juego y a otras actividades humanas como el lenguaje. Cuando falla la adquisición y utilización de la función simbólica (en la afasia, en el autismo, en la deficiencia mental…) se advierte la importancia de la misma en la maduración personal y la necesidad de potenciar en la infancia la práctica del juego espontáneo para que puedan lograrse los niveles adecuados en cada etapa evolutiva.

psicomotricidad y el juego

La psicomotricidad se puede desarrollar a través de juegos al aire libre o en lugares cerrados. Es necesaria para la adquisición de habilidades básicas como: lectura, escritura y cálculo. Muchas actividades cotidianas en los juegos de los niños como moverse, correr, saltar,… desarrollan la psicomotricidad. Además mediante este tipo de juegos los niños van conociendo tanto su cuerpo como el mundo que le rodea.
Mediante los juegos de
movimiento, los niños, además de desarrollarse físicamente, aprenden ciertos conceptos como derecha, izquierda, delante, detrás, arriba, abajo, cerca, lejos, que les ayudarán a orientarse en el espacio y a ajustar más sus movimientos.

Juego y personalidad

A veces, determinadas dificultades, que quizá parecen insuperables para el niño, pueden hacerse frente por medio de los juegos, siempre que se aborden a su modo y planteando de uno en uno los aspectos del problema Los celos por el nacimiento de un nuevo hermano, por ejemplo, es un tipo común de conflicto, que suele aparecer enmascarado en los juegos como reacción a procesos internos que el mismo niño desconoce, pero que le ayudarán a aceptar esa realidad, al representarse el problema de una forma nueva y grata para él, como cuando trata a su muñeco del mismo modo que él quiere ser tratado o cuando reacciona en su juego como querría haberlo hecho en la realidad. En el juego se da una adaptación entre lo imaginable (todo es posible) y lo permitido (reglas de conducta), en la que el niño tiene tiempo de aprender lo que es factible y correcto mientras permite una salida airosa a sus impulsos.

el juego en la infancia

Diferencias de género en el juego

La segregación por género es común entre los niños de edad prescolar y se vuelve mas común en la niñez media; esto es una tendencia aparentemente universal entre las culturas.

Según diversos estudios, para los tres años de edad, es mucho mas probable que las niñas jueguen con muñecas y juegos de té y que los niños prefieran objetos como armas o automóviles.

La segregación por géneros tiene que ver con la tendencia de los niños a una mayor actividad y agresividad física y a los estilos de juego mas maternales de las niñas, las niñas suelen elegir actividades mas estructuradas y supervisadas por adultos.

Los varones suelen involucrarse en un juego mas exploratorio mientras que las niñas disfrutan del juego mas simbólico y de simulación.

Las historias simuladas de las niñas por lo general se enfocan en las relaciones sociales y en los roles domésticos de crianza, a diferencia del juego simbólico de los varones en el que a menudo hay peligro discordia y roles competitivos y dominantes.

El juego rudo

Se define por actividades como luchas, patadas, forcejeos, persecuciones, pero de manera juguetona y entre amigos, alcanza su punto mas alto en la niñez media y parece ser universal, ya que se encuentra en diferentes culturas. Es mas común en niños que en niñas, debido tal vez a las diferencias hormonales y de socialización.

Desde un punto de vista evolutivo, el juego rudo genera beneficios adaptativos importantes, perfecciona el desarrollo esquelético y muscular, ofrece una práctica segura de las habilidades para la caza y la lucha y canaliza la agresión y la competencia, a los 11 años el juego rudo suele convertirse en una forma de establecer el dominio dentro del grupo de pares.

La dimensión social del Juego

A medida que los niños crecen, el juego se torna mas social, es decir, mas interactivo y mas cooperativo. Al principio los niños juegan solos, luego al lado de otros niños y por último juntos.

Un tipo de juego que se vuelve mas social durante los años preescolares, es el juego dramático, por lo general los niños participan más en éste cuando juegan con alguien que cuando lo hacen solos.

Un tipo común de juego dramático implica la presencia de compañeros imaginarios, ésto es un fenómeno normal en la niñez y se observa más en los primogénitos y en los hijos únicos que carecen de compañía cercana de hermanos. Las niñas por lo general son mas propensas a tener amigos imaginarios y los niños son mas propensos a personificar a personajes imaginarios.

Influencia de la cultura en el juego

Un estudio observacional en Estados Unidos,comparó a 48 niños de origen coreano con 48 angloamercanos, todos de clase media que asistían a diferentes instituciones preescolares (Farver, Kim y Lee, 1995). Según estos autores, los valores culturales afectan la forma de jugar de los niños. Los preescolares angloamericanos alentaban el pensamiento independiente, la participación activa en el aprendizaje , los intercambios sociales entre los niños y las actividades colaborativas con los maestros.

Los niños de origen coreano se involucraban en mayor medida en el juego desocupado o paralelo, era mas cooperativo y con frecuencia ofrecían juguetes a otros niños, que es un reflejo del interés de su cultura por la armonía del grupo.

Juguetes mas recomendados

Juguetes para bebés de 0-1 año                                                                                                                              -Juguetes que estimulen los sentidos: con colores, texturas y sonidos diferentes.
-Juguetes que estimulen el movimiento: fáciles de agarrar, estimuladores del gateo…
-Juguetes que estimulen la afectividad: peluches, muñequitos…
Juguetes para bebés de de 1 a 2 años
-Juguetes que inviten a recorrer el espacio: andadores, corre-pasillos, espuma…
-Juguetes que permitan relacionar hechos: de causa-efecto, para golpear, lanzar, meter y sacar, apilar y hacer torres, experimentar con el agua y la tierra.
-Juguetes que estimulen la imitación de acciones simples: animales y muñecos pequeños, títeres, teléfono, coches… de 2 A 6 años:
-Juguetes para el aire libre: triciclo, pelotas, comba, cubos, palas…
-Para construir, encajar y mejorar su habilidad manual.
-Para imitar escenas familiares y profesionales: muñecos y complementos, cocinita, elementos de médico, etc.
Juguetes de 6 A 10 años
-Juguetes para el aire libre: patín, bicicleta, juegos de mesa y estrategia simple.
-Construcciones de diferentes tipos: ladrillos, varillas, tridimensionales, etc. Y trabajos manuales.
-Juguetes de experimentación e investigación del medio natural.
-Para imitar escenas fantásticas: espías, héroes de cómic, cine o televisión, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.