La meditación: antídoto para el estrés

La meditación es una solución integral para todos nuestros males mentales. Es un método súper positivo para mantenerse saludable y tener una mejor concentración en la vida.

La meditación es el mejor regalo que podemos dar a nuestras vidas. Si aprovechamos cualquier momento del día para relajarnos y pensar cómo podemos mejorar nuestras vidas mejorarán notablemente. Nuestros esfuerzos se verán recompensados porque mediante la meditación aumenta nuestra capacidad de concentración.

Hay quien medita 30 minutos por la mañana y por la tarde. De esta manera el día transcurre con menos tensión, se sentirá más tranquilo. Quizá lo difícil sea hacer de la meditación un hábito diario. Puede aprovechar cualquier momento de respiro para intentar relajarse y pensar en cosas positivas. Aunque sean 5 minutos diarios los beneficios que le reportará serán grandes.

Es aconsejable tener la conciencia tranquila. Con la meditación podemos pararnos a pensar qué es lo que estamos haciendo mal o qué es lo que podríamos mejorar. Con tranquilidad las cosas se ven de diferente manera. Nuestros pensamientos se ordenan mediante la meditación y nuestro cuerpo obtiene la relajación que tan necesaria es en esta vida.

Trate de mantenerse fiel a sus ideas. Si algo marcha mal quizá sea porque está haciendo algo que no desea. Párese a meditar por qué funciona mal. Establezca prioridades en su vida: su familia, usted mismo, sus amigos, su trabajo, sus aficiones,…. La meditación le permite liberar pensamientos y sentimientos con mayor facilidad.

No conozco ninguna actividad más vital para su crecimiento o superación personal que la meditación. Intente tener un mínimo de 30 minutos al día para relajarse y valorar cómo está yendo el día.

Relaje todo el cuerpo y saboree la soledad. Los pensamientos se agolparán en su mente. Siéntase como un espectador que está viendo una película. La película son sus pensamientos. Valore dichos pensamientos objetivamente. Discrimine aquellos que le perjudican e identifique aquellos que le hagan más fuerte. Utilice la respiración para relajarse. Poco a poco sus pensamientos se irán clarificando y empezará a ver las cosas desde otra. Al final de la meditación intente no pensar en nada. Sólo vacío y saboree la relajación.

Sus pilas se recargarán al máximo y estará listo para afrontar los quehaceres del día a día.

Os dejo con este vídeo de Osho: “Con la meditación la vida será pura dicha”:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.