La Oportunidad de la Adversidad

Quisiera compartir con vosotros un descubrimiento que hice hace un mes cuando escribía un artículo.

Siempre tengo mi diccionario de sinónimos a mano cuando estoy escribiendo algo. Ya había terminado de editar mi artículo cuando me di cuenta de que nunca en mi vida había buscado la palabra “discapacitado” a ver qué encontraba.

Déjame explicarte lo que leí:

“Discapacitado”, adjetivo: “lisiado, indefenso, inútil, destruido, inmovilizado, tullido, herido, destrozado, cojo, mutilado, cansado, gastado, debilitado, impotente, castrado, paralizado, minusválido, senil, decrépito, enfermo, exhausto, agotado, con ataque de nervios, eliminado; véase también herido, inútil y débil. Antónimos: saludable, fuerte, capaz.”

Le estaba leyendo esto en voz alta a un amigo y al principio me estaba riendo, era tan ridículo pero apenas acababa de leer “destrozado”, cuando mi voz se quebró y tuve que parar y recuperarme del choque emocional y el impacto que el asalto de estas palabras desataron.

Claro que este era mi viejo diccionario de sinónimos viejo y raído y pensé que debía ser una edición antigua. Sin embargo era una edición de los años 80.

De acuerdo a esta definición parece que un discapacitado no tiene nada positivo que aportar al mundo. Hoy en día hay personas discapacitadas célebres por las oportunidades y aventuras que la vida les ha otorgado.

Inmediatamente fui a buscar la edición online del 2010 esperando encontrar una revisión digna de ser considerada. La versión actualizada de esta palabra, desafortunadamente no es mucho mejor.

Por tanto, no es sólo cuestión de palabras. Es lo que creemos acerca de las personas cuando nos referimos a ellas con estas palabras. Es acerca de los valores detrás de las palabras, y cómo construimos esos valores. Nuestro lenguaje afecta nuestra forma de pensar y cómo vemos el mundo y cómo vemos a las demás personas. De hecho, muchas sociedades antiguas, incluyendo a los griegos y a los romanos, creían que pronunciar una maldición verbalmente era muy poderoso porque decirla en voz alta la hacía realidad.

Así que, ¿cuál es la realidad que queremos crear: la de una persona que está limitada o la de una persona que tiene el control de sí misma?


Vía: Conferencia de Aimee Mullins (récord mundial en los Juegos Paralímpicos de Atlanta en 1996). Transcripción realizada por recursosdeautoayuda.com

Os dejo un VIDEO sobre la discapacidad:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.