Muy buena la frase del Dalai Lama. Un abrazo, Pablo

Responder