Lincoln sufría depresión crónica

Abraham Lincoln fue y sigue siendo una persona conocida en todo el mundo, de hecho fue uno de los presidentes norteamericanos más carismáticos de todos los tiempos. Lo que no sabe todo el mundo es que fue una persona que luchó toda su vida contra la depresión, en sus tiempos se le llamaba “melancolía”. ¿Cómo una figura pública con tantas responsabilidades podía desempeñar su trabajo conviviendo con esta enfermedad?

En la película titulada Lincoln, Steven Spielberg muestra claramente escenas en las que Lincoln parece luchar contra la melancolía crónica que afectaba a su vida. La melancolía era la clave de su grandeza, dice Joshua Wolf Shenk en su libro Lincoln’s Melancholy: How Depression Challenged a President and Fueled His Greatness.

Los episodios depresivos de Lincoln eran legendarios entre sus confidentes. A menudo lloraba en público y recitaba poesías muy sentimentales. Sin embargo, él también contaba chistes en aquellas ocasiones en las que necesitaba animarse, era como un modo de supervivencia. A pesar de todos estos padecimientos, este abogado de Illinois se convirtió en el presidente más famoso de los EEUU a pesar de sufrir una depresión permanente.

Finalmente, a mediados de la década de 1850, Lincoln transformó su lucha personal en una lucha por la justicia universal. Su experiencia con la melancolía le dio el jugo creativo que inspira sus mejores escritos, así como el sentimiento religioso que inspiró su idea de nación y de su propio papel como un “instrumento” de un poder superior.

Dotar a su vida de un propósito significativo le dio la llave que abrió las puertas de su prisión mental. Su depresión lo convirtió en una persona políticamente aguda, creativa y espiritual.

Su enfermedad fue uno de los factores importantes que hizo que tuviera una excepcional empatía con el sufrimiento de otros seres humanos. Su propio sufrimiento emocional lo sensibilizó, por ejemplo, hacia el sufrimiento de los esclavos. Esta clase de empatía por afinidad emocional es muy lógica. Cuando sufres algún tipo de tragedia te vuelves generalmente más sensible al sufrimiento de los demás.

Esta especial sensibilidad de Lincoln forjó en él un gran poder de persuasión para concienciar al pueblo estadounidense de que la esclavitud tenía que ser abolida.

El caso de Abraham Lincoln debería ser un estímulo para todas aquellas personas que sufren depresión.


2 comentarios

  1.   JENNY dijo

    sufro de depresión y tristeza
    me da por llorar, por estar sola, no quiero hablar con nadie, y me dan deseos de no vivir mas, siento que mi vida a sido muy sufrida debido a que mi hija es enferma depresión y ansiedad y todo el tiempo alega, esta de mal humor llora grita pelea con el hijo y verbalmente nos maltrata.
    no se le puede hablar ni mirarla y me siento como en una casa de locos,, siento que ya no puedo mas por que ella no quiere ir a terapia ni busca ayuda psicológica y veo sufrir el niño constantemente maltrato verbal e acudido a infinidad de partes para que me ayuden y nadie me presta atención no se que hacer ?????

    1.    Jorge Molina B dijo

      Salvador.

      Mira, es lo mas horrible que le puede ocurrir a un ser humano, desde los primeros días del mes de enero de 2017 he estado padeciendo de ansiedad y pero creo que estoy mejorando bastante, te recomiendo desde el fondo de mi corazón que cuando estés sola habla directamente con dios y entregale todas tus penas, tus miedos, desesperaciones y anciedades, yo ya lo hice y me esta dando resultados. Has tus comentarios y dudas para poderte ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.