Saltar al contenido

Lo bueno abunda, confía en los demás

Confianza en los demás

La gente, por lo general, no tiene malas intenciones. Todos tenemos buenos propósitos. No os perdáis el vídeo final.

Pues la verdad que se hace difícil confiar en el ser humano. No hace falta más que poner un telediario o leer un periódico para encontrarte con asesinatos, violaciones, robos, corrupción…

Sin embargo, ¿cuántas personas conoces en tu vida que sean un asesino? Si has respondido “una” me imagino que formarás parte del 1% del total que hayan respondido a la misma pregunta. El 99% restante habrá contestado “ninguna”. Sin embargo, si uno ve los telediarios parece que lo que abunda en la humanidad son asesinos, corruptos, ladrones y violadores.

Es necesario volver a creer en el ser humano. La gente es buena por naturaleza, soy de la opinión contraria al filósofo Hobbes, el cual creía que el hombre era malo por naturaleza. Cada uno de nosotros piensa que somos buenos, sin embargo, los resquemores surgen cuando evaluamos a los demás. Quizá la culpa la tengan los telediarios y los periódicos.

Si los medios de comunicación dieran un giro brusco y se ocupasen únicamente de buscar noticias positivas la confianza de la gente en los demás se incrementaría notablemente.

No perdamos la confianza en los demás.

Os dejo un vídeo que trata sobre nuestra actitud con los demás:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Lo bueno abunda , aunque a veces no sea asi , pero hay más bueno que malo .

Responder

Me temo que no. Lo bueno NO abunda. Lo que ocurre (según mi punto de vista) es que el colectivo humano tiene como nocivo únicamente los extremos (asesinos, violadores, ladrones, …). Pero… no se tiene en cuenta la malicia con la que puede actuar el ciudadano promedio con algunas personas, sin motivo aparente (más que “no gustarle su cara, o percibirlo como “débil””).

Yo soy de los que piensa más que el ser humano es cruel porque está en su naturaleza serlo (una minoróa lo es menos). Y la vida en sociedad reprime parte de ese instinto depredador que la especie posee.

Queremos creer que somos producto de una fuente de energía amorosa, y hay un enemigo de lo humanidad (que lo convierte en el antagonista de esta historia). Proyectamos en un ser (o seres) sobrenaturales nuestras necesidades y emociones. Y no queremos reconocer que, en el fondo, somos seres instintivos, duales, depredadores. Podemos ayudar a quien nos caen en gracia, y humillar a (y disfrutar del dolor de) un individuo que se nos cruce (normalmente sin motivo “racional”).

El porcentaje de maldad es más alto del que se pinta. Lo que ocurre… es que nos empeñamos en no incluir esa crueldad intrínseca (natural) en el ser humano como algo negativo. Así pues, para mantener limpia la conciencia colectiva, se necesita exponer que el mal sólo es representado por una minoróa que comete actos extermos (que ya hemos citado).

El humano es un lobo para el humano.

PD: A quienes dicen que si el bien no abundase, ya nos hubiesemos destruido unos a otros, yo respondo: Si todos tuviesemos misiles en nuestro poder, habría que ver como estaríamos.

Responder

Espero que se entienda que mi anterior comentario es una llamada a que todos tomemos conciencia, y tratemos al prójimo como nos gustaría que nos tratasen.

Por muchos que duela, sino somos conscientes de que no somos tan buenos (como especie) como se nos pinta, dificilmente podremos hacer el cambio para evolucionar en conciencia.

Ahora que… si la depredación está vista como algo que natural y necesario (y por lo tanto, NO es algo nocivo), así sea. La mejor manera de no tratar un problema, es hacer ver que no existe.

Responder