Los científicos descubren por qué el ejercicio te hace más inteligente


Los investigadores de Dana-Farber y de la Facultad de Medicina de Harvard han apuntado a una molécula específica liberada durante el ejercicio de resistencia que mejora la cognición y protege al cerebro contra la degeneración. Sus hallazgos se publicaron online en la revista Cell Metabolism.

Antes de que conozcas cómo se llama y funciona esta molécula, te invito a que veas este breve vídeo en el que nos muestra qué es lo que sucede en nuestro cuerpo y cerebro cuando hacemos ejercicio.

No solo nos muestra qué es lo que pasa mientras hacemos ejercicio sino qué es lo que ocurre en los días, semanas y años posteriores. Los beneficios son asombrosos:

QUIZÁS TE INTERESE “¿Quieres ser un mal psicólogo? Sigue estas 6 pautas y lo lograrás

Los investigadores han sabido por décadas que el ejercicio aeróbico es bueno para el cerebro humano. En un descubrimiento sin precedentes, los científicos han apuntado a una molécula específica llamada irisina, que se produce en el cerebro durante el ejercicio de resistencia a través de una reacción en cadena. Se cree que esta molécula tiene efectos neuroprotectores. Los investigadores también fueron capaces de aumentar artificialmente los niveles de irisina en la sangre, lo que activó los genes implicados en el aprendizaje y la memoria.

“Cuanto mayor sea tu nivel de energía, más eficiente es tu cuerpo. Cuanto más eficiente es tu cuerpo, mejor te sentirás y más usarás tu talento para producir resultados increíbles”
Anthony Robbins

¿Necesitas otra razón para motivarte para hacer ejercicio con más frecuencia?

A través de experimentos realizados en ratones, los investigadores dirigidos por el Dr. Bruce Spiegelman, del Instituto de Cáncer Dana- Farber y de la Facultad de Medicina de Harvard, encontraron que una molécula llamada FNDC5 y su subproducto, irisina, tienen niveles elevados en el cerebro cuando se hacen ejercicios de resistencia.

El ejercicio aumenta el estado de ánimo y la cognición a nivel neuronal

Hace tiempo que se sabe que estas moléculas estimulan la neurogénesis (el crecimiento de nuevas neuronas) en cualquiera que haga ejercicio aeróbico regular. De acuerdo con Ronald Duman, profesor en la Universidad de Yale, el estrés crónico, la ansiedad y la depresión se han vinculado con la pérdida de neuronas, y el ejercicio se ha relacionado con el crecimiento de nuevas neuronas. La hormona primaria desencadenada durante la degeneración de las neuronas parece ser el cortisol, que parece reducir el tamaño del hipocampo, nuestro centro de memoria.

Se ha demostrado que el ejercicio promueve la neurogénesis, mediante el aumento de BDNF y la reducción de cortisol. Irisina y BDNF son ambos responsables de hacer que tus neuronas sean más fuerte. Duman ha observado el mismo nivel de neurogénesis en las personas que hacen ejercicio que el desencadenado por los antidepresivos. Se plantea la hipótesis de que puede ser el crecimiento de células nuevas lo que realmente levanta el ánimo de las personas cuando toman un ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), lo que explicaría por qué por lo general supone alrededor de dos a cuatro semanas que los efectos positivos de un antidepresivo se produzcan.

Justin Rhodes, profesor neurocientífico de la Oregon Health and Science University en Portland encontró que “el BDNF ayuda a apoyar y fortalecer las sinapsis en el cerebro. Encontramos ejercicios que activan en gran medida el hipocampo y hacen que se generen más neuronas. De hecho, la concentración de BDNF en ratones activos aumentó tanto como 171 % después de siete noches corriendo en la rueda. Cuanto más corrían, más BDNF

Pero hay una importante advertencia: los beneficios del BDNF pueden ser contraproducentes en exceso. Rhodes encontró que los ratones de alta resistencia, que funcionaron durante todo el día y la noche, en última instancia se convirtieron en ratones muy torpes para moverse por un laberinto. Su investigación descubrió que los mejores ratones tendían a correr 3 ó 4 kilómetros por noche, que creo que es, probablemente, la cantidad media perfecta de “resistencia”, también para los seres humanos.

Conclusión : El ejercicio inicia una reacción en cadena que mejora la salud del cerebro.

Esta investigación puede ser útil para el diseño de fármacos que utilicen esta molécula inducida por el ejercicio para proteger contra las enfermedades neurodegenerativas. Estos medicamentos pueden mejorar la cognición en el envejecimiento de la población. “Nuestros resultados indican que FNDC5/irisina tienen la capacidad de controlar una vía neuroprotectora muy importante en el cerebro“, concluye el Dr. Spiegelman.

Los investigadores están planeando más estudios, diseñados para crear una forma estable de la proteína irisina. Esto puede aumentar algún día las vías de lucha contra la degeneración natural del cerebro en las personas que no pueden hacer ejercicio con regularidad.

Mientras tanto, si eres capaz de incorporar algo de ejercicio aeróbico en tu estilo de vida cotidiano, producirás irisina de una manera natural. El descubrimiento de la molécula de irisina añade una razón más para que todos tratemos de practicar hacer algún tipo de ejercicio aeróbico.

Fuente

¿Te ha gustado este contenido?… Subscríbete a nuestra newsletter AQUÍ

Hoy en Recursos de Autoayuda Vídeo:


Un comentario

  1.   Semilla De Brasil En Mexico dijo

    Las grasas no sobresaturadas no es que no sean malas, es que son buenas para el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.