Pues yo prefiero a las personas que sonríen siempre. En fin, es cuestión de gustos y ya se sabe.

Responder