Saltar al contenido

Los niños: esos grandes sabios

Los niños: esos grandes sabios

Frases de niños

Os dejo una recopilación genial de frases divertidas de niños.

* “Es muy difícil ser chica”. Yvone, 4 años.

* “Se cortó la luz y la madre, con tono de alarma, preguntó: “¿Y ahora, qué hacemos?”. “Encender la luz de la esperanza”, respondió Laura, 2 años, de Capital.

* “Mientras luchaba porque no conseguía ponerse una zapatilla, protestó: “Encima, tengo dos pies”. Tomás, 4 años.

* “Mi mamá es sin fines de lucro”, María, 6 años.

* “Cinco caramelos son pocos, pero cinco años son muchos”, Mía, 5 años.

* La mamá le explicó que sus tíos acababan de divorciarse. “Así no es la vida”, replicó ella.
“¿Y cómo es la vida?”, preguntó la mamá. “Juntos”, concluyó Inés, 5 años.

Dudas existenciales

* “¿Los policías no se bañan nunca que tienen siempre puesta la misma ropa?”. Julieta, 4 años.

* “Mami, ¿por qué todos me pueden ver la cara y yo no?” Toti, 5 años.

* “¿Cuántos años tiene mi sombra?”. Jimmy, 6 años.

* “Mami, después de este día, ¿va a ser mañana?” Clara, 4 años.

Cuestión de conceptos

* “¿Cuál es tu segundo nombre?” “Paz, de «déjame en paz»”. Jazmín , 5 años.

* Vio en la tele a un señor en silla de ruedas y le explicaron que había sufrido un accidente. “¿Se hizo pis?”, preguntó Franka, 3 años.

* Cuando en la clase de inglés le dijeron que muñeca se decía doll , ella, llorando a mares, corrigió a la maestra: “¡No! mi muñeca no se llama doll , se llama Javi!” Julia, 3 años.

Cuentas claras

* Fue con su papá a ver una carrera de rally. Le preguntó por qué él no corría y el padre le contestó que no tenía dinero para adquirir un coche como esos. “¿Y por qué no compras dinero?”, le sugirió Valentino, 2 años.

* “Mami, ¿para qué vas a trabajar si el cajero de la esquina siempre te da dinero?”, Gastón, 6 años.

El más allá

* Cuando le dijeron que la abuela se había ido al cielo, preguntó, preocupada “¿Y si se cae? ¿Cómo la agarramos?” Carolina, 3 años.

* “Papi, si yo me muero y todos se mueren… ¿quién se va a quedar con mis juguetes?”. Lucía, 3 años, de Capital .

* “Mami, ¿en el cielo habrá tierra?… Seguro no hay, porque así te crecen alas y puedes volar” Matteo, 4 años.

Animales

* “¿Mamá, los perros andan siempre desnudos?” Emilia, 4 años.

* “¡Mami! ¿Por qué los monos no son personas, si tienen las manos como nosotros?” Verónica, 2 años.

* “Hoy es el Día de la Raza, por eso lo voy a festejar con mi perro, que es raza bóxer”. Marcelo, 5 años.

Placeres de la vida

* “A mí me gusta dormir con los ojos abiertos, porque no quiero perderme nada”. Lucas, 3 años.

* “Cuando sea grande, quiero ser cocinero y, cuando sea perro, quiero comer piedritas…” Joaquín, 2 años.

* Estaba viendo una película en televisión cuando su mamá lo mandó a dormir. Y protestó: “Mamá, ¿no te das cuenta de que cuando un nene como yo está viendo una película como ésta no hay que molestarlo?” Agustín , 3 años.

Relaciones familiares

* Tres noches seguidas el chico se fue a dormir antes de que el padre volviera del trabajo y a la mañana tampoco lo vio porque salía temprano para ir al gimnasio. “¿Papi vive en el gimnasio, no?”, preguntó Joaquín, 2 años.

* “Mami: ¿la abuela va a vivir mucho?” “Sí, hija, casi como un elefante”, le contestó la mamá. “¿Y también se va a poner tan gorda y fea?” Bárbara, 3 años.

* La pequeña jugaba con un juego de magia. Entró su madre y ella la tocó con la varita mágica. “¡Plim!, te acabo de convertir en una madre cilivizada [por civilizada]”. Anu, 3 años.

* Ante la sospecha de que sus padres estuvieran «buscando» un hermanito, advirtió: “Si tenéis otro hijo, yo me busco otra familia”, Ramiro, 5 años.

Visiones del futuro

* “Yo voy a tener muchos novios pero no me voy a casar.” “¿Por qué?”, preguntó la madre. “Es mucho trabajo”. Martina, 6 años.

* La mamá le contó que él iba a tener un hermanito y que ella ya lo llevaba en la tripa. La miró y le preguntó: “Mami, ¿te lo comiste?” Benjamín, 3 años.

Autocontrol

* Inmediatamente después de tropezar con la mesa, tirar la silla, volcarse toda la comida y su vaso con agua encima, dijo: “No te preocupes mamá, tengo bajo todo control [por “todo bajo control]”. Angeles, 3 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.