Los problemas más habituales en la relación de pareja

Todas las relaciones amorosas tienen sus bajos y altos. A veces pasamos por etapas difíciles (ya sea uno de los dos o ambos) debido a distintos motivos. Sin embargo, existen problemas comunes que suelen repetirse con cierta frecuencia en la mayoría de relaciones existentes, por lo que decidimos crear una entrada acerca de los los problemas más habituales en la relación de pareja. De esa manera no sólo podrás saber cuáles son, sino que además te daremos algunas recomendaciones para poder sobrellevarlo correctamente.

¿Cuáles son los los problemas más habituales en la relación de pareja?

Como comentábamos, existen muchos problemas frecuentes que pueden tener las relaciones de pareja. Lo importa es saber cómo sobrellevarlos para así evitar una posible ruptura; a menos de que esa sea la solución adecuada al problema, la cual también debe realizarse de buena manera, aunque esto último lo contaremos en otra entrada.

Problemas para comunicarse

Este es uno de los problemas más habituales en la relación de pareja, debido a que gracias a él muchas parejas optan por terminar la relación. Los problemas de comunicación afectan todo tipo de relaciones, lo que significa que las amorosas no están exentas de ello.

Esta situación suele ocurrir cuando una persona no es capaz de comunicarse con la otra y decirle lo que piensa o siente. Muchas veces el individuo incapaz de mantener una comunicación asertiva suele guardarse todos los pensamientos o emociones negativas reprimiéndolas, lo que provoca una acumulación que suele explotar en determinados momentos; llegado ese momento, la persona dice de mala forma todo lo que sintió o pensó.

Cabe destacar que la comunicación es el pilar fundamental de toda relación, así que a partir de este momento todos los problemas que comentaremos necesitarán de la misma para poder ayudar a solventarlos.

Dificultad para convivir con la otra persona

Es muy común que las parejas piensen que vivir juntos es fácil y sencillo; cuando en realidad es todo lo contrario. Empezar a vivir con una persona implica verla una gran cantidad de horas, compartir las tareas del hogar, acostumbrarse a las manías del otro o eliminar aquellas que puedan ser negativas para la relación.

Independientemente de cuál sea el motivo, vivir con la pareja no siempre es como en las películas o libros; así que deberás aprender a tener paciencia y comunicarse asertivamente para evitar herir los sentimientos de esa persona que amas, al mismo que también te preocupas por ti.

Problemas en la cama

A pesar de que la intimidad no puede ser vista como el único factor importante de la relación, en realidad es también uno de los pilares que la sostienen. Los problemas en la cama suelen ser demasiado comunes entre las parejas, más que todo por: los diferentes gustos de cada individuo y algún trastorno físico o mental; entre los que encontramos la eyaculación precoz o el vaginismo, por poner dos ejemplos.

Para solucionar estos inconvenientes debe haber comunicación para indicar qué nos gusta y qué no; así como también asistir a especialistas o profesionales de la salud para poder solventar cualquier problema del tipo físico o psicológico.

Problemas externos e infidelidad

Existen muchos problemas externos que pueden afectar una relación de pareja, como por ejemplo el trabajo, los amigos o incluso la familia. Principalmente el trabajo puede afectar la relación debido a los niveles de estrés que puede afectar a uno o ambos miembros de la relación; al igual que la falta de tiempo debido a la carga excesiva de trabajo, que a su vez también produce cansancio.

La infidelidad es más común de lo que piensas y también es uno de los problemas más habituales en la relación de pareja. Los motivos por los que puede darse son muchos, incluyendo varios de los problemas aquí presentados (principalmente el de comunicación). En este punto es muy difícil superar el problema y seguir adelante; pero no es imposible, puesto que muchas parejas lo han logrado.

Conflictos económicos y monotonía

A pesar de que el dinero no lo es todo, la falta de este puede hacer estragos en las relaciones de pareja; ya que puede traer problemas como la monotonía, dificultades para necesidades básicas, entre otros conflictos que pueden llevar a una ruptura.

La monotonía suele ser común cuando no tenemos dinero, aunque en dicho caso sólo hay que ser creativos para encontrar maneras de cambiar la rutina. Sin embargo, también puede darse teniendo dinero suficiente para salir. Esta suele presentarse normalmente cuando están juntos por mucho tiempo y se puede lograr superar si ambos ponen de su parte para compartir nuevas experiencias.

Dependencia de la pareja

Entre los problemas más habituales en la relación de pareja podemos encontrar la dependencia emocional, la cual se refiere a la adicción emocional que tenemos con nuestra pareja. Llegados a este punto, los conflictos puede ser realmente abrumadores y causantes de la ruptura.

Ambos miembros de la pareja deben aprender a no depender del otro para sentirse bien o ser felices, ya que si no, cuando la relación se acabe el individuo afectado podrá presentar secuelas psicológicas, como depresión, ansiedad o incluso comportamientos como el acoso.

 

Estos son los problemas más comunes que suelen presentarse en las relaciones de pareja. Esperamos que el artículo haya sido de tu agrado y lo compartas en tus redes sociales para una mejor difusión. Si tienes alguna duda, quieres contar tus experiencias o dar tu opinión, recuerda usar la caja de comentarios que está más abajo.


Categorías

Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.