Saltar al contenido

Magnesio: características y usos de este mineral natural

Dentro de nuestro mundo, existen numerosos elementos que conforman la materia que conocemos hoy en día. Durante siglos, poco a poco se han ido conociendo y aculando nombres para muchos de ellos. Cuando hablamos de elementos nos referimos a todos aquellos materiales químicos que encontramos alrededor del mundo.

De esos elementos microscópicos que podemos encontrar y que son muchas veces los que regulan la vida que conocemos. Algunos tan conocidos y necesarios como el oxígeno, y otros que podemos pasar por alto de cuando en cuando, como los gases nobles. Sin embargo, comunes o no, todos ellos cumplen una función en el planeta, y es importante que las conozcamos.

Si tomamos un ejemplo, el magnesio puede ser un elemento químico al que demos por sentado con mucha frecuencia, pero al igual que la mayoría de los elementos, cumple una función muy importante, y en muchos casos, definitiva.

En este caso, lo podemos encontrar comúnmente, en nuestro cuerpo, en donde no solo tiene la tares de cumplir una, sino varias funciones que pueden ser beneficiosa para nosotros como seres humanos. En este post nos adentraremos en la tabla periódica, y descubriremos qué importancia puede tener para nosotros un elemento tan esencial, pero tan poco valorado.

Hablemos un poco de este elemento

En una forma general, el magnesio es el elemento químico que, en la tabla periódica, conocemos por sus siglas Mg; conocemos el número atómico, que es el 12, y su peso atómico es de 24,305u. Se conoce como el séptimo elemento en abundancia en la corteza terrestre, y el tercero más abundante disuelto en agua a nivel mundial. El ión magnesio es muy importante y esencial para todas las células vivas. El metal puro no se encuentra en la naturaleza. Una vez que es producido a través de las sales de magnesio, este metal puede utilizarse como elemento de aleación.

A un nivel médico, es muy importante para el hombre. Este macromineral se encuentra presente en los huesos. Al mismo tiempo, tiene una función reguladora, pues está implicado en muchas labores de obtención de energía a nivel celular.

Juega un papel muy importante en nuestro organismo para poner la energía en el metabolismo, y es particularmente importante en las personas activas físicamente. Este mineral también intercede en el sistema nervioso y juega un papel básico en el trabajo muscular. Este mineral ayuda a relajar los músculos, y por lo tanto garantiza un buen funcionamiento del sistema muscular. También en el cardiovascular.

El magnesio y su historia

Cuando hablamos del término que usamos hoy en día, o de su etimología, descubrimos que su nombre se genera de Tesalia, una región en la Prefectura de Magnesia. Se encuentra relacionado con la magnetita, y también con el manganeso, que recibieron su nombre por esta misma área.

En el siglo XVII un granjero de Epsom (Inglaterra) llevó a sus vacas a que tomaran agua en un abrevadero. No obstante, los animales se negaban a beber, debido al sabor amargo que tenía el agua del lugar. El granjero, sin embargo, descubrió que el agua conseguía curar los rasguños en la piel y las erupciones cutáneas. Con el tiempo, la sustancia se hizo conocida por el nombre de sales de Epsom y su fama se extendió por todas partes. La sustancia se reconoció posteriormente como sulfato de magnesio.

En 1755, el inglés Joseph Black, reconoció al magnesio hidratado como un elemento químico, mientras que el metal en sí fue producid por Sir Humphry Davy en Inglaterra en 1808.

¿Cuáles son sus características?

El mineral magnesio no se consigue en la naturaleza como metal, sino que forma parte de diversos compuestos, bien sean metales, óxidos o sales. Es un metal liviano y es insoluble; medianamente fuerte y de color plateado.

Este elemento se encuentra cubierto por una fina capa de óxido, y debido a esto no necesita ser guardado en ambientes libres de oxígeno, como sí necesitan otros metales alcalinos. Sin embargo, al estar en contacto con este elemento, se vuelve menos lustroso; siendo este el único trastorno visible.

Al igual que su vecino inferior en la tabla periódica, el calcio, este elemento reacciona con el agua a temperatura ambiente, aunque mucho más lento. Al sumergirse en agua, se forman pequeñas burbujas de hidrógeno que suben a la superficie, aunque si es pulverizado reacciona más rápidamente.

También reacciona con el ácido clorhídrico, produciendo calor e hidrógeno que, al igual que con el agua, se libera en pequeñas burbujas. Esta reacción ocurre más rápido a altas temperaturas.

Es un metal altamente inflamable, que entra en combustión mucho más fácilmente si lo encontramos en forma de virutas o polvo. En forma de una masa sólida tarda mucho menos en encenderse por completo. Al quemarse, crea una llama blanca incandescente, y durante mucho tiempo se utilizó en la fotografía; al principio como polvo inflamable de magnesio, y luego tiras de magnesio presente en los bulbos de flash eléctricos.

Usos conocidos

  • Los compuestos conocidos del magnesio, principalmente su óxido, se utilizan como material refractario en hornos para la producción de acero, hierro, metales no férreos, cemento y cristal. Asimismo se puede utilizar en agricultura e industrias químicas y de construcción.
  • Su uso principal es en aleaciones con aluminio, creando aleaciones aluminio-magnesio que podemos encontrar en envases de bebidas. La aleación del aluminio, especialmente la aleación aluminio-magnesio antes mencionada, se utiliza en componentes de automóviles, como llantas y maquinaria diversa.
  • Es un excelente aditivo en propelentes convencionales.
  • Es un agente reductor en la obtención de uranio y otros metales a partir de sus sales.
  • El carbonato de magnesio puede verse en eventos deportivos de gimnasia y de levantamiento de pesas, pues es imprescindible a la hora de mejorar el agarre de los objetos.
  • La leche de magnesia, el cloruro de magnesio, el sulfato de magnesio (sales de Epsom) y el citrato de magnesio tienen usos muy variados en la medicina.

Magnesio para la salud

Dentro del cuerpo humano, el mineral magnesio, y muchas de sus formas compuestas tienen grandes aplicaciones a la horade mejorar nuestra salud. Como lo mencionábamos antes, dentro del cuerpo, este elemento puede desarrollar múltiples funciones.

  • Puede intervenir en el mantenimiento de dientes, corazón y huesos sanos.
  • Ayuda a la formación de proteínas
  • Forma parte importante de la estructura ósea, pues se encuentra en huesos y músculos tan frecuentemente como el calcio.
  • Interviene en la contracción nerviosa y la transmisión nerviosa.
  • Es partícipe en el metabolismo energético, en la liberación de las enzimas que generan glucosa.

Dónde se encuentra este mineral

Para encontrarlo de forma que pueda ingerirse, podemos hallarlo en diferentes alimentos.

  • Legumbres
  • Verduras
  • Alimentos de granos enteros
  • Semillas y frutos secos
  • Inclusive podemos encontrarlo en productos lácteos, chocolate, carnes (en menor medida) y café.

Podemos encontrarlo fácilmente en estos elementos pues, al ser un mineral se adhiere fácilmente a la tierra, y al plantar en ella los vegetales que en ella crezcan contendrán un nivel de magnesio comparable al que se encuentra en dicho suelo. Es por ello que en la carne se consiguen en menor medida, puesto que en los animales, el magnesio ya se encuentra digerido y atrapado en sus células, y no de una forma más natural.

¿Deficiencia de magnesio?

No existen pruebas concluyentes que le digan el nivel de magnesio propio en los tejidos, y que puedan decirle cuales son los niveles óptimos de este en el cuerpo. Sin embargo, existen síntomas que pueden decirle si está incurriendo en una deficiencia de magnesio. Estos son:

  • Pérdida del apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Dolores de cabeza
  • Debilidad y fatiga

El magnesio finalmente, es de los elementos que existen que, aunque muchas veces no le prestamos atención, es de lo más importante para nuestro modo de vida, pues no solo se necesita para llevar a cabo diversas funciones corporales, sino que también se necesita para la elaboración de materiales de uso diario, y cumple su propia función en la naturaleza, pues cuando se encuentra en el suelo es útil para las plantas, así como para nosotros quienes las consumimos.

Quizá antes no teníamos demasiado conocimiento de este mineral, pero hoy en día, el conocimiento es poder, y podemos descubrir día a día cosas importantes sobre este elemento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.