Saltar al contenido

Mamá, quiero esto y lo otro

Consumismo: enemigo de la felicidad

El consumismo esclaviza al hombre, anula su libertad, lo hace rehén de su lacayo la codicia. Es la pandemia que azota el siglo XXI y se extiende inexorablemente por todo el mundo.

Ya sabemos todos que vivimos en una época consumista atroz. En España hemos pasado del racionamiento de la comida en la guerra civil a tener toda la casa repleta de chismes electrónicos y los armarios repletos de ropa. Además, el principal hobby de muchas personas es ir a un centro comercial. Aunque no compren nada por lo menos se deleitan los sentidos.

Esta manía se la inculcamos a nuestros hijos desde muy pequeñitos. Por regla general, un niño es “culo veo, culo quiero” y ¡ala! los padres a satisfacer los deseos del niño por no aguantar un berrinche de esos que te dejan dolor de cabeza para toda la tarde.

Durante el verano es peor porque tenemos mucho tiempo libre, ¿qué hacemos?…a consumir como locos. Vamos a comer fuera y empieza la gastadera: restaurante, atracciones, tiendas de ropa, chucherías, cine, hamburguesería…Menos mal que estamos en crisis (nótese la ironía).

Luego cuando los niños hacen su Primera Comunión llueven los regalos. Es cuando el niño recibe su primer móvil. “Es para tenerlo localizado”, se excusan los padres. Luego, cuando, de verdad, quieren saber dónde está el niño suena el odioso “Apagado o fuera de cobertura”. Es entonces cuando a los padres les empieza a salir humo por la cabeza.

¿Qué me dicen de las casas? Repletas de televisores y ordenadores.

Estamos ante una crisis de valores. Si no consumimos nos sentimos frustrados. Es necesario cultivar el valor de la austeridad. De esto saben mucho los monjes budistas. Un centro comercial repleto de monjes budistas sería el fin de dicho centro. ¿Saben por qué? Porque ellos han aprendido mediante la meditación a desprenderse de las cosas materiales. Su vida espiritual es tan fuerte que no necesitan más que lo justo para sobrevivir.

Quizá deberíamos aprender un poquito más de ellos.

Os dejo un vídeo que reflexiona sobre el consumismo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.