Qué son y por qué las personas tienen manías

tener manias

Sin darnos cuenta la gran mayoría de personas (por no decir todos absolutamente) tenemos manías en mayor o menor medida. Son esas costumbres que no se pueden evitar y que sin saber por qué, si no las hacemos no estamos tranquillos ni sentimos paz interior. Hay personas que tienen que volver a su casa para ver que han cerrado bien la puerta de casa, otros necesitan lavarse las manos siempre en un mismo momento, otras personas necesitan que todos los cuadros de la casa estén bien alineados o los libros ordenados por tamaños o colores.

Las manías cuando se realizan lo que hacen es liberar de alguna manera ansiedad interna de la persona que tiene estas compulsiones, aunque normalmente las manías suelen ocurrir en personas que tienen cierta tendencia a ser obsesivas. También existen las manías heredadas o aprendidas por familiares o amigos, que son costumbres que se repiten en nosotros sin darnos cuenta pero que al hacerlas nos proporciona seguridad.

Qué es

Una manía se puede convertir en un problema cuando se tiene sin medida alguna o cuando perjudica de algún modo la vida diaria de la persona. Las manías son conductas que las personas comienzan a hacer porque al realizarlas se sienten bien pero si no se tiene cuidado se pueden convertir en rituales e invadir y afectar al pensamiento, a la persona, a las personas de alrededor y a la vida en general.

pensar en las manias que se tienen

Al principio de un manía no se siente que haya ningún tipo de problema, más bien se siente todo lo contrario, porque son acciones que disminuye el nivel de ansiedad en diferentes situaciones. Una persona que necesite realizar los comportamientos o rituales de forma obsesiva, y si no lo hace la ansiedad aumenta… entonces será necesario acudir a un especialista para que valore la salud mental de la persona con manías.

Tics y manías, no son lo mismo

Muchas personas confunden los tics con las manías, pero en realidad no son lo mismo, ¡son conceptos totalmente diferentes! Los tics son movimientos involuntarios o repetitivos que se realizan en momentos de gran ansiedad. Por otra parte, las manías son acciones que se realizan de forma voluntaria. Los tics son físicos y las manías psicológicas.

Tanto adultos como los niños pueden tener manías, pero en los niños es más evidente cuando estas conductas son aprendidas por los adultos que tienen alrededor o simplemente porque esas acciones les aportan seguridad. Un niño que tiene manías es más que probable que también tenga ansiedad por lo que será aconsejable que le visite un especialista para valorar su estado de salud mental y emocional. Las manías que se observan más comúnmente en niños suelen ser caminar sin pisar las rayas del sueño, lavarse las manos con frecuencia, ordenar los juguetes o los libros de forma específica…

Cuándo debes preocuparte

Las manías deben comenzar a preocuparte cuando comiencen a irrumpir de forma reiterada en tu actividad mental y en tu vida de forma estereotipada, que comience a ser desagradable y que se repitan sin que tengan ningún tipo de utilidad. La persona con la manía comienza a darse cuenta de que es absurdo lo que hace pero no lo puede evitar y esto le provoca una fuerte angustia, ansiedad e incapacidad. La persona quiere parar de hacer esa manía pero no es capaz de conseguirlo, generando también mucha frustración en sí mismo.

mania de lavarse las manos

Por ejemplo, quizá seas una persona que te guste comprobar que todas las ventanas y puertas están bien cerradas antes de salir de casa. Hasta aquí todo está bien. Pero si algún día se te olvida hacerlo no tienes por qué entrar en pánico o ansiedad, porque no significa que tenga que pasar algo en tu ausencia. Así te demostrarás que no tienes un problema porque es algo que te gusta hacer pero que no te tiene esclavizado… En cambio, si llegas a la calle y el pensamiento invade tu mente, no puede parar de pensar en eso y te preguntas una y otra vez si has cerrado o dejado abiertas las puertas y las ventanas… Entonces, será necesario que comiences a considerar si realmente tienes un problema que debes abordar.

¿Trastorno Obsesivo Compulsivo?

Tener una manía no te convierte en una persona obsesiva compulsiva y mucho menos con un trastorno… A no ser que comiences a tener ciertos patrones de comportamiento que no te permitan vivir una vida tranquila y sin obsesiones diarias y constantes. Las manías pueden ser el precedente a la objetividad compulsiva aunque tener manías no es siempre la antesala a padecer un trastorno obsesivo compulsivo, ni mucho menos.

Este tipo de conductas se pueden tratar de muchas formas para que permitan a la persona vivir sin necesidad de hacerlas. Habitualmente se utiliza la psicoterapia, terapia cognitivo-conductual, psicoeduación, soporte familiar y cobertura farmacológica para que una persona no se sienta esclavo de sus manías. Afortunadamente las tasas de éxito son bastante elevada, siempre y cuando la persona quiera realmente mejorar la calidad de vida. Que exista compromiso en el cambio es fundamental para que se tenga éxito en este tipo de terapias.

Con esto, queremos decir que para poder superar las manías, las personas primero deben reconocer que lo tienen, que tienen una dependencia. Es imprescindible reconocer que se tiene un problema, visualizar el objetivo (acabar con las manías en la vida) y a partir de ahí, ir exponiéndose a estas situaciones con métodos de relajación para compensar la posible ansiedad que se pueda sentir en determinados momentos. Una persona debe tener seguridad emocional y estabilidad para poder afrontar estas situaciones.

tener manias tocando un timbre

Normalmente una persona que tiene muchas manías suelen ser personas inseguras que se preocupan mucho por los detalles y la organización. Suelen ser personas con una mentalidad rígida y con dificultad para expresar las emociones. Intentan someter a los demás a sus rutinas o a las manías que ellos tienen. Trabajar en esto resulta fundamental para obtener buenos resultados.

Si tienes manías y crees que comienzan a interferir en tu vida, entonces es necesario que acudas a tu médico para comentarle qué te ocurre.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.