Mansplaining; siendo demasiado condescendiente

Es posible que hayas escuchado alguna vez la palabra ‘mansplaining’, un neologismo anglófono que se basa en la composición de dos palabras: ‘man’ que significa ‘hombre’ y ‘explaining’ que significa ‘explicar’. Esto se define como explicar algo a alguien, sobre todo de hombre a mujer, de una forma que está considerada como paternalista o condescendiente. Esto quiere decir que el hombre siente que está por encima de la persona a la que habla solo por el mero hecho de ser hombre.

Esto se puede traducir al español como ‘machoexplicación’. En definitiva sería una forma de hablar de manera condescendiente machista, solo si el contexto en el que se encuentra la conversación así lo permite.

Una demostración tóxica de poder

En las relaciones siguen habiendo (y habrá por los siglos de los siglos) demostraciones de poder, incluso en aquellas relaciones interpersonales en las que no se aprecian a primera vista, como en las conversaciones entre dos o más personas. En el mansplaining, el hombre asume que por el hecho de ser hombre sabe más que la mujer porque ésta solo por ser mujer, tiene menos conocimientos que él… por lo que cuando conversa con ella, le explica algo como si ella no pudiese entender algo ‘tan complicado’ o le corrige porque lo que ella dice, ‘no es lo correcto’.

Cuando esto ocurre, el hombre adopta el hábito masculino de explicar cosas a las mujeres con un tono paternal y condescendiente sin que se les haya pedido la opinión o incluso cuando ellas saben más en un tema concreto.

Los hombres me explican cosas

“Men explain things to me” (“Los hombres me explican cosas”), es un libro de la escritora Rebecca Solnit donde ella critica el hábito masculino de explicar cosas a las mujeres con independencia de si se sabe algo del tema o no y usando un tono paternalista y condescendiente.

Ella misma ha vivido situaciones de este tipo solo por ser mujer. Como un hombre que le preguntó sobre de qué trataban sus libros y ella empezó a hablarle sobre el último que había escrito, pero el hombre le interrumpió para contarle lo que pensaba de otro libro mucho más interesante que hablaba del mismo tema. El hombre empezó a hablar de forma condescendiente sin saber que del libro que estaba hablando era de la propia Rebecca Solnit y una chica presente tuvo que decirle al tipo que abandonase la conversación por el ridículo que estaba haciendo.

La autora afirma que todas las mujeres saben a lo que ella se refiere en su libro y que esto provoca que las mujeres intervengan menos en público y que se les educa para la inseguridad y en la autolimitación… para tener un exceso de confianza en los hombres. Ella afirma, que este mecanismo no solo afecta en las conversaciones informales de una fiesta, si no que puede llevar a que algunas personas pongan en duda la acusación de una mujer a un hombre de malos matros, y desgraciadamente, que existan las terribles consecuencias de no creerle a tiempo.

Mansplaining se usa cada vez más

Éste término se utiliza cada vez más en cualquier contexto, aunque apareció por primera vez en un comentario de un blog publicado el 21 de mayo de 2008 y en 2012 se le dedicó un artículo para comentar que este término estaba cada vez más extendido en el vocabulario de las personas. Éste es el artículo (está en inglés).

Hay quienes entienden ésta palabra como un término paródico, entendiendo que a los estadounidenses les encanta inventarse palabras en forma de caricaturas escritas. Son como memes humorísticos que sirven para darse cuenta de una realidad que quizá de otra manera sería más complicado de entender. Por lo que, aunque sean palabras poco comunes o poco utilizadas, realmente pueden ayudar en algunos contextos a poner límites en las conversaciones, como sería en este caso el mansplaining.

Trata de nuevas palabras que tratan sobre cosas que ocurren pero que nadie antes había sabido acuñar con un nombre, simplemente sucedían aunque generase malestar en este caso, en las mujeres.

Hay que cambiar el chip

Afortunadamente cada vez son más las personas que saben que las sociedad está evolucionando y que tanto hombres como mujeres tiene un papel igualitario en la sociedad. Aunque desgraciadamente, esto no ocurre en todos los contextos ni en todas las partes del mundo. Aún hay lugares donde los hombres se sienten superior a las mujeres y que realmente piensan que ellas, saben menos solo por ser mujeres, o que tienen menos derechos o que simplemente son inferiores.

Hasta no hace tanto tiempo, el rol del hombre era sinónimo de autoridad e iniciativa, era el importante y la mujer era la sumisa y subordinada, el hombre debía proteger a la mujer. Esto, hoy en día no es así en absoluto y una mujer tiene las herramientas suficientes para poder desenvolverse sola en la vida sin que ningún hombre deba protegerla.

Aún existen formas desiguales de relacionarnos y esto implica la gran necesidad social que existe aún para aprender y recordar que las mujeres y los hombres deben relacionarse con igualdad. Hay que dejar a un lado la condescendencia y la actitud paternalista para que todos, tanto hombres como mujeres seamos capaces de sentirnos cómodos en las relaciones interpersonales.

La existencia de esta palabra no es solo un uso humorístico de una situación concreta, si no que permite poder dar forma a un acto social que ocurre entre dos personas, en este caso, entre un hombre y una mujer donde el hombre se comporta de forma condescendiente ante la mujer solo por ser mujer.

Afortunadamente, que esto ocurra es cada vez menos habitual pero es necesario generar conciencia para que si ocurre, se pueda evitar y poder dar nombre a un hecho, que simplemente, debe desaparecer para poder tener una sociedad donde hombres y mujeres puedan convivir sin malestares. ¿Alguna vez has vivido una situación de este tipo y no sabías cómo denominar a esta situación? ¡Ahora ya tienes la palabra para tener conciencia y cambiarlo!


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.