Melancolía: ¿la tristeza como zona de confort?

Es posible que en algún momento de tu vida hayas escuchado frases del tipo: ‘eres una persona tan melancólica’ o ‘deja de tener tanta melancolía’. Quizá estas frases que has escuchado no se dirigiesen a ti directamente pero son frases que pueden utilizarse para personas que están más tristes de lo normal ante diversas situaciones de la vida. Pero esta condición va mucho más allá que una simple tristeza.

Qué es

La melancolía es una presentación profunda de la depresión severa. Con esta forma de depresión, hay una pérdida total de placer en todo o casi todo. La persona presenta una gran apatía a causa de su gran triste.

El término ‘melancolía’ es uno de los términos más antiguos utilizados en psicología. Ha existido desde que Hipócrates lo introdujo en el siglo quinto antes de Cristo, y significa “bilis negra” en griego. Únicamente el concepto de ‘bilis negra’ resulta de lo más escalofriante, por lo que se puede suponer cómo es de negativo este término y todo lo que ello conlleva.

Esto es apropiado porque Hipócrates creía que un exceso de bilis negra, uno de lo que denominaba “los cuatro humores”, causaba melancolía. Los síntomas que clasificó bajo la melancolía son casi idénticos a los síntomas que usamos hoy en día, incluidos el miedo, el no querer comer, el insomnio, la inquietud, la agitación y la tristeza.

Causas

El inicio de estos episodios generalmente no es causado por un evento específico, e incluso cuando algo bueno sucede, el estado de ánimo del individuo no mejora, ni siquiera por un corto tiempo… Por lo que es un estado permanente de melancolía difícil de superar por la persona que lo padece.

Para aclarar el tipo de trastorno de salud mental que tiene, el médico puede usar diferentes especificadores. Por ejemplo, si tienes depresión severa con síntomas de melancolía, se te puede diagnosticar un trastorno depresivo mayor (la enfermedad más amplia) con características melancólicas (los síntomas que son específicos).

Otros temas que pueden ser considerados para las personas que sufren melancolía pueden ser:

  • Trastorno bipolar
  • Trastorno ciclotímico de la personalidad
  • Trastorno depresivo persistente
  • Trastorno disyuntivo del trastorno del estado de ánimo
  • Trastorno disfórico premenstrual
  • Depresión causada por drogas, medicamentos o alguna enfermedad física

Las personas mayores, los pacientes hospitalizados y aquellos que exhiben características psicóticas tienen un mayor riesgo de sufrir depresión melancólica.

Síntomas

Para ser diagnosticado con características melancólicas, deberás tener al menos tres síntomas que tu médico deberá valorar de manera bien concienzuda:

  • Una cualidad distinta de estado de ánimo deprimido caracterizado por un profundo desaliento, desesperación o vacío: no está simplemente triste o deprimido debido a un evento en la vida, como la muerte de un ser querido. Lo que estás sintiendo es mayor que eso…
  • La depresión es constantemente peor en la mañana.
  • Sueles despertar dos horas antes de lo habitual.
  • Tienes alteraciones psicomotoras de retraso, disminución del movimiento normal, agitación en el movimiento o movimientos irregulares.
  • Anorexia o pérdida de peso.
  • Culpa excesiva o inapropiada.

Diagnóstico y tratamiento

Para que el médico diagnostique esta condición lo deberá hacer junto con un profesional de salud mental y sobre todo, deberá cumplir por lo menos tres de las características citadas en el punto anterior.

El tratamiento para la melancolía o la depresión melancólica variará dependiendo de cada persona, de la gravedad de la afección y de las circunstancias personales de la persona afectada por este trastorno.

La medicación es casi siempre una necesidad porque parece tener una raíz biológica. En otras palabras, dado que generalmente no se desencadena por circunstancias externas, las causas parecen deberse principalmente a la composición genética y la función cerebral, lo que requiere un medicamento que funcione en causas biológicas como la función cerebral.

Los tipos de antidepresivos que se pueden usar para la depresión melancólica incluyen:

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: estos medicamentos funcionan al cambiar la forma en que funciona el neurotransmisor serotonina en el cerebro, mejorando el estado de ánimo.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina: afecta a la forma en que tanto la serotonina como la norepinefrina funcionan en el cerebro.
  • Inhibidores de la recaptación de noradrenalina y dopamina: es el único medicamento de esta clase que afecta a la noradrenalina y la dopamina.
  • Antidepresivos atípicos:  estos medicamentos afectan las sustancias químicas del cerebro que parecen mejorar el estado de ánimo.
  • Aantidepresivos ricyclic: Estos son de primera generación de antidepresivos y pueden tener más efectos secundarios que las nuevas versiones.
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa: esta es otra clase más antigua de antidepresivos que pueden tener efectos secundarios graves, pero pueden ser una buena opción para ciertas personas.

Será necesario que el médico valore las circunstancias individuales de la persona afectada para valorar cuál sería el mejor medicamento en cada caso. De todos modos, si el paciente recibe un tipo de medicamentos y no le funciona bien, deberá acudir inmediatamente a su médico para que le retire progresivamente este medicamento y escoger otro que pueda ser una mejor opción. Bajo ninguna circunstancia un paciente debe retirarse la medicación por su cuenta o sin consentimiento del médico. Del mismo modo, si el medicamento genera en el paciente efectos secundarios, también será necesario acudir al médico para informar inmediatamente de los síntomas que se padecen a causa del medicamento que se está tomando para la melancolía.

Una parte menos amarga de la melancolía

La melancolía no siempre debe considerarse como un sentimiento negativo puesto que también se puede considerar como una parte positiva cuando recordamos ciertas cosas en la vida que nos ayudan a seguir hacia adelante, con nuevas inversiones emocionales.

El problema llega cuando la melancolía dura demasiado tiempo, impide vivir el presente, se vive en el pasado aferrándose a recuerdos o emociones vividas en el pasado sin disfrutar del presente vivido y se cree que el futuro no traerá nada mejor a la vida. Será entonces cuando se pueda correr el riesgo de que llegue la depresión a la vida y la melancolía se transforme en depresión melancólica.


Un comentario, deja el tuyo

  1.   Jose Manuel Colin dijo

    Admiro tu labor a través de estos artículos que enriquecen el conocimiento de muchas personas interesadas, sin embargo, en este artículo, siento que tu tendencia es hacia lo médico o psiquiátrico, pues en el tratamiento no sólo es importante la medicina, sino el tratamiento a través de psicoterapia sea de un psicólogo o psicoanalista a menos que el paciente viniera en “crisis”, se tendría que tratar o estabilizar con medicamentos….pero bueno, es mi opinión.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.