Memoria episódica: los recuerdos de tu vida

Cuando hablamos de la memoria episódica estamos haciendo referencia a la categoría de la memoria a largo plazo que involucra el recuerdo de eventos, situaciones y experiencias específicas. Serían los recuerdos de tu primer día de escuela, tu primer beso, asistir a la fiesta de cumpleaños de un amigo y la graduación de tu hermano… son todos ejemplos de recuerdos episódicos. Además de la recuperación general del evento en sí, también implica la memoria de la ubicación y la hora en que ocurrió el evento.

También se conoce como memoria autobiográfica o los recuerdos de tu propia historia de vida personal. Como puedes imaginar, los recuerdos episódicos y autobiográficos desempeñan un papel importante en tu identidad personal.

La memoria episódica

Imagina que recibes una llamada de un viejo amigo del que hace muchos años que no sabes nada. Os reunís un día y pasáis el rato recordando viejos tiempos y momentos vividos juntos. Estos recuerdos y experiencias específicas son ejemplos de memoria episódica.

Los recuerdos episódicos son importantes porque te permiten recordar experiencias personales que son una parte importante de tu vida. Estos recuerdos le dan un sentido a tu historia personal, así como una historia compartida con otras personas en tu vida. Tus experiencias te crean y definen la persona que eres hoy.

La memoria episódica junto con la memoria semántica es parte de la división de la memoria conocida como memoria explícita o declarativa. La memoria semántica se enfoca en el conocimiento general del mundo e incluye hechos, conceptos e ideas. La memoria episódica, por otro lado, implica el recuerdo de experiencias particulares de la vida.

El término memoria episódica fue introducido por primera vez por Endel Tulving en 1972 para distinguir entre conocer información objetiva (memoria semántica) y recordar eventos del pasado (memoria episódica).

Tipos de memorias episódicas

Hay una serie de diferentes tipos de recuerdos episódicos que las personas pueden tener. Para entenderlo mejor es importante aprender a diferenciar unas de otras.

  • Memorias episódicas de acontecimientos específicos. Estos involucran recuerdos de momentos particulares de la historia personal de una persona. Recordar tu primer beso es un ejemplo de una memoria episódica específica.
  • Memorias episódicas de hechos personales. Saber quién fue el presidente el año en que te casaste, la marca y el modelo de tu primer coche y el nombre de tu primer jefe son todos ejemplos de recuerdos episódicos de hechos personales.
  • Memorias episódicas de acontecimientos generales. Recordar cómo se siente un beso es un ejemplo de este tipo general de memoria. No recuerdas todos y cada uno de los besos que has compartido, pero puedes recordar cómo se siente según tus experiencias personales.
  • Finalmente, las memorias flash son vívidas y detalladas “instantáneas” relacionadas con el descubrimiento de noticias particularmente importantes. A veces, estos momentos pueden ser muy personales, como el momento en que supiste que tu abuela había muerto. En otros casos, estos recuerdos pueden ser compartidos por muchas personas en un grupo social. Los momentos que descubrió sobre los ataques del 11 de septiembre o los ataques al teatro de conciertos de París son ejemplos de recuerdos compartidos.

Cómo la memoria episódica y la memoria semántica trabajan juntas

La memoria episódica también puede ser interdependiente con la memoria semántica. En las tareas de aprendizaje, se tienen mejores resultados cuando la información que se recibe cuadra con los conocimientos previos, esto sugiere que el conocimiento semántico de una tarea proporciona una especie de marco para el nuevo aprendizaje episódico.

Por ejemplo, si tienes que recordar los precios de alimentos en una tienda, recordarás mejor los precios cuando la información es congruente con tus recuerdos episódicos existentes y los precios del supermercado. En cambio, si tuvieras amnesia y no pudieses recordar esa información episódica de tu pasado, no sabrías qué precios tiene un alimento en concreto.

Las memorias episódicas también desempeñan un papel en la recuperación de las memorias semánticas. En experimentos en los que se pidió a los participantes que generaran listas de elementos en categorías particulares, aquellos que pudieron confiar en memorias episódicas tuvieron un mejor desempeño que los participantes amnésicos que no tuvieron acceso a las memorias episódicas.

No es una memoria emocional

Es necesario diferenciar la memoria episódica de la memoria emocional ya que no es lo mismo puesto que trabajan de forma diferentes. La memoria emocional se encarga de proporcionar emociones vinculadas a las experiencias vividas, como por ejemplo, cuando te ocurre algo que el gran sentimiento que te genera no lo puedes expresar con palabras.

Un ejemplo serían el olor a las magdalenas recién horneadas que te recuerda a la casa de tus abuelos, el olor de un perfume en concreto que te hace sentir bien y en casa porque es el perfume que siempre ha usado tu padre, el olor a jazmín que te recuerda tu juventud en un pequeño pueblo, etc. Esta información es difícil de narrar en palabras puesto que está compuesto por emociones subjetivas. Puedes explicar mucho sobre estos recuerdos pero no se puede contagiar las emociones sentidas, solo de forma aproximada… porque eres tú quien lo siente realmente por el vínculo directo a tus experiencias vividas.

La memoria emocional forma parte de la memoria declarativa que está compuesta por la semántica y la episódica pero no está compuesta por conceptos en sí mismos.

Cómo se crean los recuerdos espasmódicos

La formación de la memoria episódica se genera dependiendo de cómo avanza tu vida, es decir, con las experiencias que vas viviendo. Los pasos que se necesitan implican sistemas separados en tu cerebro. Los pasos son los siguientes:

  • Codificación. Tu cerebro entra en el paso de la codificación cada vez que forma una nueva memoria episódica.
  • Consolidación. Consiste en incluir lo que te ha ocurrido en tu memoria a largo plazo.
  • Recolección. Este proceso provoca la recuperación de la información conceptual que se relaciona con una experiencia específica. En ocasiones estos recuerdos se recuperan sin esfuerzo pero otras veces se puede necesitar algo para activar el recuerdo, como una palabra, una imagen, un sonido, un olor…

Lo que puede afectar a la memoria episódica

Hay algunas cosas que pueden afectar a la memoria episódica ya que los recuerdos están repartidos por gran parte del encéfalo. Hay patologías y tipos de accidentes que pueden dañar todo esto. Es necesario tener en cuenta que lo más común para dañar la memoria episódica es:

  • Demencias como la enfermedad del Alzheimer
  • Tumores cerebrales
  • Isquemias en el encéfalo
  • Encefalitis
  • Trastornos neurológicos (como el síndrome de Korsakoff o encefalopatías espongiformes)
  • Hidrocefalia
  • Afecciones metabólicas (como deficiencia de vitamina B1)
  • Enfermedades neurológicas

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

General

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.