Qué son las metáforas y cómo utilizarlas

metáforas

Las metáforas son muy utilizadas en español y además son muy útiles. El castellano o español es una lengua muy rica y por eso, siempre es buena idea hablar sobre las metáforas. Pero, ¿qué es una metáfora? Se entiende como una expresión relacionada con un objeto o una idea en concreto, pero que se aplica a otra palabra o frase para dar a entender que hay cierta similitud entre ambas palabras.

En el español se utiliza a menudo, como por ejemplo: “tienes dos ojos como dos estrellas del firmamento”. En esta metáfora se hace una comparación donde los ojos son brillantes como las estrellas del cielo, se quiere resaltar que los ojos son bonitos. La utilidad de las metáforas se puede entender también para dar cierto énfasis a palabras que quieren ser destacadas, como en el ámbito romántico.

Tipos de metáforas

En cuanto a las metáforas que existen, hay diversos tipos:

  • Comunes
  • Puras
  • Complemento

También hay algunas más, pero cada tipo tiene una clasificación diferente dependiendo de la forma en que se construye la frase y cómo se utilice. La metáfora usada más arriba como ejemplo, es una metáfora común: “tienes dos ojos como dos estrellas del firmamento”.

Los términos que se utiliza para la metáfora mencionada son dos términos:

  • Término primero: los ojos
  • Término segundo: estrellas del firmamento

hablar con metaforas

Es común este tipo de metáfora porque al haber una relación entre los dos términos, es lo mismo decir que A es B. Las metáforas de complemento preposicional son diferentes. Por ejemplo si hablas de “ojos de cristal” no puede haber una relación directa entre los dos términos porque la preposición lo impide y esto hace que no sea común.

Para qué sirven las metáforas

Si te fijas en libros, conversaciones o incluso en los programas de televisión, podrás darte cuenta de que existen muchas metáforas que se utilizan de manera recurrente. Son una manera idea de expresarnos o de transmitir ideas. Cuando escuchamos a alguien decir: “soy más rápido que las balas”, realmente lo que quiere decir es que irá rápido para llegar pronto al lugar de destino, por ejemplo.

Cuándo usar una metáfora

Estrictamente hablando, las metáforas deben usarse solo en la escritura creativa, ya que se basan en un lenguaje figurado (no en un significado literal) y, por lo tanto, son declaraciones falsas. Pero esto solo estrictamente hablando, porque la realidad es que las metáforas en el lenguaje español o castellano se utilizan diariamente y es una forma más de comunicarnos con otros de una forma menos literal y más divertida, ¡no solo se utilizan en textos u obras! Nos gusta usarlas diariamente para poder enfatizar ciertas expresiones.

Las metáforas también suelen ser vagas y pueden parecer demasiado coloquiales para un trabajo formal. A veces, una metáfora sutil se convertirá en un trabajo formal (especialmente en forma de frases y clichés comunes). Esto está bien de vez en cuando, pero es mejor evitarlo si es posible para no sonar demasiado cargado.

metaforas habladas

Por ejemplo, si estuviera escribiendo un artículo sobre Abraham Lincoln, sonaría bastante extraño decir que tenía un «corazón de oro». En primer lugar, es un cliché. En segundo lugar, no es literalmente cierto. Y tercero, realmente no te dice mucho sobre Lincoln. Entonces, es mejor decir algo más específico y concreto, como «Para Lincoln, la compasión era una de las virtudes morales más importantes». Y después, a modo creativo se puede añadir la metáfora, pero después de haber usado previamente la explicación para que en este sentido, se entienda mejor qué queremos decir.

Esto por lo tanto, es importante recordarlo. Porque las metáforas en sí mismas no tienen sentido, hay que poder contextualizarlas correctamente para que tengan un significado fácil de entender, para saber exactamente a qué o quienes se dirigen de manera específica.

Una metáfora no es un símil

Sin embargo, hay un recurso retórico (que la gente a menudo confunde con metáfora), que verás en una escritura formal todo el tiempo. Se conoce como símil. Los símiles afirman explícitamente que dos cosas son iguales, en lugar de simplemente equipararlas como lo hace una metáfora. Esta puede ser una forma muy útil de explicar ideas complejas:

  • Con símil: La magnetosfera funciona como una gran ventana polarizada, protege a la tierra de los rayos del sol mientras deja pasar algo de luz y calor”.
  • Con metáfora: La magnetosfera es una gran ventana tintada”

El uso de metáforas, en este caso, hace que la oración sea falsa. Pero el símil es una herramienta útil para aclarar el punto del escritor. Nada de esto, por supuesto, se aplica a la escritura creativa. En la escritura creativa, las metáforas son extremadamente efectivas, ¡siempre y cuando no las mezcles!

Ejemplos de metáforas

A continuación, vamos a dejarte algunos ejemplos de metáforas para que entiendas aún mejor qué son y así utilizarlas diariamente si te gustan como recurso:

  1. Las luciérnagas celestes decoraban la noche. (Las estrellas brillaban en la noche)
  2. El sueño eterno. (La muerte)
  3. La flor de la vida. (La juventud)
  4. La nieve en sus cabellos hablaba de su historia. (Las canas en sus cabellos hablaban de su historia)
  5. Su boca era como un fresón. (Su boca era roja y provocativa)
  6. Los caballos del mar. (Para referirse al oleaje)
  7. Ese proyecto está en pañales. (Algo muy incipiente)
  8. Ella es la luz que ilumina mis días. (La razón que tengo para vivir)
  9. Queda un largo camino para tu boda. (Un gran período de tiempo)
  10. Su piel es terciopelo. (Su piel es suave)
  11. No era un diluvio, era su llanto. (Lloraba mucho)
  12. Tailandia es el paraíso. (Es un lugar muy lindo)
  13. Su corazón es enorme. (Es una buena persona)
  14. Mi trabajo es un calvario. (No me gusta mi trabajo)
  15. Estoy loco por él. (Él me gusta mucho)
  16. Me partió el alma. (Me dio mucha lástima)

padre e hijo con metaforas

Con todo lo que te acabamos de explicar, esperamos que te haya quedado claro qué es una metáfora, sus tipos, cómo utilizarla y con los ejemplos, hayas podido entender cómo se usa en el rico lenguaje español. Utilizar las metáforas enriquece la expresión, siempre y cuando no se abusen demasiado de ellas. Si las sabes utilizar correctamente serán de gran utilidad para ti, ¡recuerda usarlas siempre con moderación! 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.