Saltar al contenido

Los principales métodos anticonceptivos químicos

El deseo y necesidad de planificación es la causa del desarrollo de técnicas y sustancias para el control de natalidad. Los estudios respecto a este tema siempre se han desarrollado bajo la sombra de tabúes, marcados por sociedades religiosas, sin embargo en un sentido práctico las naciones han tenido que instituir y propiciar el uso de algún mecanismo de planificación y control de embarazos en la población.

En su mayoría los anticonceptivos, especialmente los de naturaleza química, han sido desarrollados para evitar los estados de gravidez que no han sido previstos, ya que la constitución de hogares sin organización, es una de las causas de problemas sociales como pobreza extrema, desnutrición, delincuencia, drogas, etc.

Métodos anticonceptivos de naturaleza química

Los métodos anticonceptivos químicos aquellos que se basan en el uso de sustancias químicas (usualmente suministradas por vía oral) orientadas a la alteración de las condiciones que en forma natural inducen al desarrollo de un embarazo. En un sentido general, estas sustancias destruyen los espermatozoides, o detienen su avance a través del cuello uterino.

Actualmente, su uso se ha popularizado, ya que muchos de ellos ofrecen mecanismos de control de larga duración, lo que reduce el riesgo de embarazo por el olvido de su ingesta.

Pastillas anticonceptivas

Consiste en el método anticonceptivo químico utilizado por excelencia, según estadísticas se calcula que aproximadamente 60 millones de mujeres las usan. Estos comprimidos contienen las hormonas estrógeno, progesterona, o una combinación de ambas.

Se les denomina antiovulatorias, ya que actúan suprimiendo la producción de óvulos. El estrógeno presente en estas  evita la maduración de folículos, lo que inhibe la producción de óvulos. Por su parte las pastillas que contienen progesterona actúan evitando el crecimiento adecuado del útero y espesando el moco del cérvix, lo que constituye una barrera contra los espermatozoides. Es importante acotar que las pastillas no inhiben el ciclo menstrual, sin embargo si regulan la periodicidad y reducen la presencia de cólicos y dolores.

Modo de empleo: es importante considera que para iniciar un tratamiento anticonceptivo se debe acudir a un médico, ya que si no se utilizan en modo adecuado se mantiene el riesgo a un embarazo.

  1. Deben ingerirse en un ciclo, cuyo inicio es recomendado en el 1er día de la menstruación.
  2. Una vez iniciada su ingesta, su consumo debe efectuarse en forma diaria (preferiblemente en el mismo horario), ya que si se suspende su uso se corre el riesgo de un embarazo.
  3. Una vez iniciada su ingesta, estas surten efecto en un periodo de 48 horas. Por lo que de tener sexo vaginal en ese periodo se debe recurrir al uso de un método de protección alternativo, como por ejemplo preservativos.

Beneficios: 98% de efectividad, protección contra el cáncer de ovarios, inhibe la presencia de tumores benignos, disminuyen el sangrado lo que reduce la probabilidad de sufrir anemia, evitan embarazos ectópicos (embarazos fuera del útero), actúan contra el acné y reducen los vellos.

Contraindicaciones: Náuseas, dolor de cabeza, sensibilidad en los senos, retención de líquidos, alteración en el estado de ánimo, irritabilidad. También se ha acotado un bajo riesgo a sufrir infartos y embolias (especialmente probable en mujeres fumadoras).

¿Quiénes no deben usar pastillas anticonceptivas?

Es importante señalar que aunque en su mayoría este constituye un método anticonceptivo químico seguro, en los siguientes casos se recomienda no utilizarlas:

  • Mujeres Hipertensas.
  • Personas que sufren migrañas severas.
  • Enfermedades en la sangre.
  • Mujeres fumadoras.

La píldora del día siguiente

Podríamos pensar en esta como una especie de “botón de pánico”, su uso no constituye un tratamiento de uso habitual, y su ingesta debe reducirse a los casos extremos, ya que pierde su efectividad si se toma con frecuencia.

Uso: Debe utilizarse preferiblemente en las 72 horas siguientes a la relación sexual.

Sustancias: Constituye un grupo de hormonas entre las que destacan medicamentos como:

  • Acetato de ulipristal, que constituye un moderador selectivo de receptores de progesterona.  Ofrece un rango de acción de hasta 5 días después del coito. No debe ser usado en mujeres con afecciones hepáticas.
  • Mifepristona, compuesto sintético esteroideo con propiedades antiprogestágenas y antiglucocorticoides. Si se ingiere durante los primeros meses de embarazo actúa como un abortivo, y a bajas dosis actúa como anticonceptivo de emergencia.
  • Levonorgestrel, se trata de una progestina sintética de segunda generación. Algunos investigadores han sostenido que el levonorgestrel altera las paredes internas del útero (estrecha el endometrio) impidiendo la implantación del blastocito en el útero. Tiene un rango de efectividad de 72 horas.

Espermicidas

Usualmente se consideran como métodos anticonceptivos químicos complementarios, destinados a aumentar la efectividad de otros. En este grupo se abarca un conjunto de sustancias químicas, las cuales se administran en forma de crema o geles que matan o alteran la movilidad en espermatozoides.

Uso: Se aplica directamente en la zona vaginal. Se recomienda adoptar una posición cómoda para introducir la crema, gel o espuma de tu elección. La aplicación debe hacerse lo más profundo posible, empleando los dedos o el aplicador del producto.

El tiempo juega un factor muy importante, algunas personas los usan 10 o 15 minutos entes de la relación sexual, y es recomendable no enjuagar la vagina de  seis a ocho horas después del acto.

Beneficios: Puede ser usado como método anticonceptivo secundario, ya que no interfiere con la efectividad de otros métodos, además de esto no produce alteraciones hormonales, y es totalmente reversible, lo que quiere decir, que al suspender su uso se puede propiciar un embarazo.

Contraindicaciones: Puede producir lesiones vaginales, y esto se considera como un factor de riesgo de sufrir VIH.

Sustancias: El más utilizado es el nonoxinol-9, sin embargo también se han utilizado para estos fines sustancias como  cloruro de benzalconio, clorhexidina, menfegol, octoxinol-9 y docusato de sodio.

Dispositivo intrauterino

Método anticonceptivo químico que engloba un conjunto de dispositivos que son introducidos en el interior del aparato vaginal, los cuales generan reacciones endometriales de inflamación, impidiendo la anidación del óvulo.

Beneficios: En su mayoría constituyen métodos anticonceptivos químicos de larga duración porque posterior a su colocación puede trascurrir un largo tiempo para su renovación (usualmente un año).

Contraindicaciones: Su eficacia es inferior a la píldora, se estima un porcentaje de fracaso de alrededor de 2,5 %. Puede aumentar el sangrado menstrual, riesgo de infecciones pélvicas, expulsión del dispositivo.

Dentro de estos métodos cabe destacar:

  • Anillo intrauterino: Aro flexible plástico (etilvinilacetato) de aproximadamente 5 cm de diámetro, el cual es introducido en la vagina por un periodo de tres semanas (es retirado únicamente durante la menstruación).  Este anillo libera hormonas (estrógeno y progesterona) que controlan la producción de óvulos.
  • Implante subcutáneo: Se ha popularizad bajo el nombre “pellet”, y constituye una varilla de pequeño tamaño introducida en el brazo de la mujer. Ofrece protección de tres a cinco años, con un alto porcentaje de efectividad (99%) y constituye una muy buena opción cuando el presenta una contraindicación para el uso de estrógenos.

Una de las grandes ventajas que ofrece es que su suministro no posee efecto acumulativo, por lo que al retirar los implantes se elimina toda medicación en cuestión de pocos días. Entre las desventajas de su uso se encuentran: alteraciones del patrón regular de sangrado menstrual, aumento de peso y acné.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.