Saltar al contenido

Mi maestra de arte


Hoy, 10 años después de graduarme, regresé a la universidad para ver algunos de mis antiguos maestros.

Cuando entré en el despacho de mi profesora de arte, de inmediato me di cuenta de un cuadro colgado justo a la derecha de su escritorio. Era un retrato de nuestra clase que pinté hace 10 años.

Lo firmé en la esquina inferior izquierda de la pintura y puse lo siguiente:

“Mi maestra, mi inspiración, mi héroe.”

Y lo sigue siendo. Aunque yo no la he visto en una década, ahora soy un artista gráfico profesional y pienso en todas las lecciones que me enseñó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.