Saltar al contenido

¿Qué es el miedo? Tipos, curiosidades y cómo controlarlo

miedos

Desde el origen de los tiempos ha existido tanto en seres humanos como en animales, una sensación de alerta y peligro ante ciertas situaciones; conducta innata que en épocas primitivas se consideraba de gran utilidad para mantener  la supervivencia; en la actualidad el concepto permanece, pero ha evolucionado y abarcado un campo más amplio. Debido a la conducta cambiante en las emociones de los seres, se han realizado estudios que revelan que no solo estas situaciones causan temor, sino que también otros numerosos factores; Lo que ha conllevado a clasificar estos sentimientos en áreas específicas.

Tipos de miedos

Existen entre los principales:

  • Real: se origina ante alguna situación de peligro inmediata.
  • Irreal: se presenta es una situación mental o imaginaria.
  • Patológico: se activa la sensación de temor aunque no exista peligro alguno, generalmente necesita tratamiento psicológico para poder superarlo, es considerado un trastorno.
  • Físico: se origina comúnmente a la sensación de  sufrir algún tipo de daño o dolor en el cuerpo.
  • Social: causado por el temor a hablar en público o socializar, cohibiéndose por miedo al ridículo.
  • Fobias: donde se engloban todos los trastornos irracionales; que se refiere al miedo condicionado, al igual que los patológicos requieren tratamiento psicológico para ser superados; este último abarca un  campo tan extenso, que en la actualidad existen miles de fobias que limitan drásticamente la vida de las personas que las padecen.

Por todas estas razones el miedo ya no solo es considerado como un instinto útil de sobrevivencia que los primeros pobladores aprovechaban, ahora, en un ámbito más extenso y profundo, los miedos se han convertido en una barrera, una limitante para el buen desenvolvimiento de la vida de cualquier persona que los sufra.

miedos

Clasificación de los miedos

  • Físicos: como el miedo a las alturas, uno de los más comunes, llamado también como  acrofobia, a los espacios cerrados, conocido como claustrofobia, miedo a las arañas, miedo a los insectos, a los animales en general, a la madera, a la suciedad.
  • Psicológicos: se puede considerar, miedo a fracasar, a la vejez, a  la locura, al olvido, al amor, a ser juzgado, a la sangre a la muerte y otros.

Estos miedos como se puede ver engloban un amplio y diverso espacio, y afectan a un sin número de personas; por este motivo se ha convertido en un tema de controversia y  de gran interés en el campo del conocimiento, la psicología y la ciencia, que han buscado darle una solución o al menos una esperanza a todas las personas que se han visto envueltas y afectadas por  las consecuencias que originan estos sentimientos involuntarios e incontrolables.

Algunos datos curiosos 

Aun con el gran número de estudios que se han llevado a cabo durante décadas, al considerar la mente resulta impresionante el poder infinito que esta tiene, solo para referirse a un pequeño aspecto del gran universo que conforma, se puede mencionar por ejemplo en este caso particular cómo puede ocasionar que una persona sienta más temor a una causa imaginaria que a un arma de fuego que si le puede hacer daño de manera inminente y fatal.

Cómo se puede lidiar con un escenario de esta magnitud, y otros que muestran realidades aún más descabelladas, que con las investigaciones no han sido resueltas, y es completamente entendible, ya que la mente es un enigma complejo, difícil de descifrar, con siglos de historia que aún no se conocen con certeza, y no bastando con eso, también influye la  cultura universal que se ha venido formando hasta hoy en día agregando aún más inseguridades mentales basadas en esas supersticiones que desde niños nos son impuestas por nuestros antecesores, la mayoría totalmente ilógicas, pero causando este gran impacto donde se vienen sumando más y más a medida que pasan los años, lo que nos puede llevar a concluir que en gran parte la sociedad también es culpable y causante de este fenómeno que afecta a la mayor parte de la población.

No se puede generalizar ya que así como hay personas que sienten  temor, también hay otras en un menor número, pero de igual manera existen, que no sienten miedo a nada, según investigaciones no se trata necesariamente de algo bueno o muy alentador, sino todo lo contrario, es considerado como una deficiencia, aún no se conoce a ciencia cierta por qué estas personas no reaccionan igual a las demás, pero es considerado poco ventajoso que estos individuos no  sepan diferenciar una situación en la que puedan estar expuestos a peligro de una que no lo esté; y es bastante lógico en cierto punto, y da veracidad a la idea expuesta al principio de la narración, que el miedo sirve para evitar el peligro y lograr la supervivencia como principio básico. 

miedos

¿Cómo controlar el miedo?

Ya habiendo abarcado un poco de este extenso campo desglosado los contras y pros se puede agregar que no importa el miedo y la limitante que ocasiones hay maneras de “combatirlo”, empieza por cada uno la fuerza de voluntad, y el empeño; hay que tratar de dejar a un lado las sombras tratar de ver la claridad, empezando por buscar la lógica hay muchos miedos que se originan de falsas creencias.

También se pueden considerar las formas de meditación, relajación, practicar yoga; hay que enfrentar los miedos imaginar un resultado satisfactorio, todo está en la mente, por lo tanto, ese es el lugar por donde se debe comenzar. Aceptar el miedo y el poder que tiene, si es posible buscar un beneficio de la situación; ejemplo, ver películas de terror, practicar deportes extremos, experimentar toda la adrenalina que se puede generar partiendo de estas situaciones.

La emoción que se obtiene como recompensa al arriesgarse, esa nueva energía, al aprovecharla a favor y no en contra, se puede aprender que el miedo activa todos los sentidos, nos despierta y nos hace reaccionar con más rapidez, que se puede llegar a adaptar y se parte de una vida normal y cotidiana; pero si los miedos comienzan a ser un aspecto imposible de manejar es recomendable buscar ayuda de terapeuta profesional, que facilite la forma de lidiar con ellos, empezando con buscar la causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.