Pasos para descubrir tu misión de vida

saber cual es la mision de vida

Buscar el propósito en la vida no siempre es fácil, de hecho, es posible que ahora mismo te sientas perdido/a en cuanto a esto y no sepas bien cómo continuar tu vida para sentirte pleno/a. Encontrar la misión de tu vida te ayudará a sentir que estás contribuyendo al mundo, a tener una razón para levantarte cada mañana y sentirte único/a y vivo/a cada día de tu vida.

Si estás en tu camino de autoconocimiento y autocomprensión, es probable que te hayas preguntado profundamente sobre ti y buscando tu “por qué”. Quizá hayas aprendido que buscarlo no te acerca mucho más a esos propósitos. Si no sabes cómo encontrar tus propósitos, hoy te lo vamos a poner más fácil, vamos a comentarte algunas cosas que puedes hacer para descubrir cuál es tu propósito de vida.

Evalúa tus valores y tus metas

Pregúntate cosas como:

  • ¿Cuáles son los principios por los cuales vivo mi vida?
  • ¿Qué es realmente importante para mí?
  • ¿Qué es lo que realmente importa? ¿Cómo quiero que sea mi vida en 5 o 10 años?

Estos valores son el modelo por el que vives tu vida diariamente y si eliges prestarle atención, podrás servir como una forma de tomar mejores decisiones que sean fieles a lo que eres y también, serán tu guía para tu propósito. Entonces, hagas lo que hagas, observa lo que es importante para ti, lo que más quieres en la vida y lo que te da sentido cada día.

mision de vida

Dicen que la vida no tiene un significado inherente: depende de cada uno de nosotros darle significado, y nuestros valores y metas son, de hecho, el significado que personalmente le damos a nuestra vida. Así que adelante, toma un tiempo para reflexionar sobre tus objetivos, echa un vistazo a lo que te impulsa a preocuparte por ciertas cosas, situaciones y causas y no por otros, y familiarízate con tu propio sistema de valores porque esto es lo que sirve como la base de tu misión o propósito único.

Ten un modelo de inspiración

Ya se trate de personas, libros, cursos, programas… toma nota de lo que sientes curiosidad, lo que no puedes esperar para aprender, leer o hablar más. Fíjate en lo que te entusiasma cada vez que alguien lo menciona. Estas cosas son las que despiertan tu interés, las que estimulan tu deseo de conocimiento, tu acción, y las que potencian tus decisiones cotidianas. También son las cosas que, en última instancia, te impulsan hacia tus objetivos. No es algo del azar, son el resultado de tu personalidad, tus fortalezas inherentes y tu increíble única forma de percibir e interactuar con el mundo.

Mientras más escuches, leas, mires y aprendas de todas las personas y cosas que te inspiran, más estarás en un estado de resonancia con tu propósito, tu “por qué”, tu razón de estar vivo. Lo que te inspira sobre la ciencia, el arte, la danza, la literatura, la tecnología, la educación, los números o el océano cuenta una historia, una historia de cómo llegaste a ser quién eres y en quién te estás convirtiendo. Lo que te inspira de otras personas es algo que también vive dentro de ti. De lo contrario, no tendrías la capacidad de notarlo.

Entonces, a medida que continúas fluyendo y creciendo a través de la vida, no tengas miedo de consolarte con las actividades, las personas, los entornos y las situaciones que te inspiran. Deja que te cuiden, te calmen, te guíen y te recuerden por qué no solo estás vivo , sino feliz de estar vivo.

descubrir la mision de vida

Deja de creer que tienes que ser alguien

No es sorprendente que sea la creencia de que tenemos que ser alguien y que debemos ser importantes lo que está en la raíz de nuestro esfuerzo, excavación e impaciencia sin fin por un propósito, algo que nos recordará que, de hecho, somos dignos y que, tenemos valor.

La verdad es que todos y cada uno de nosotros, en cada momento de cada día, es importante. Todos nos influimos mutuamente todo el tiempo. Entonces, si quieres tener un propósito ahora mismo, deja que sea para influenciar a las personas que te rodean de la manera más positiva posible. Permítete reconocer tu propia importancia inherente, tratarte a ti mismo como el ser increíblemente valioso que eres y luego ir y hacer lo mismo por los demás.

Tu propósito está vivo en cada momento. Está en la forma en que te mueves, en la forma en que hablas, en la forma en que eliges saludarte y tratarte a ti mismo y a los demás todos los días. Entonces, cada mañana, cuando te despiertes, puedes decirte algo como: “Sé que tengo una importancia y un valor inherentes y que ejercito mi propósito en todas y cada una de las formas en que hablo, camino y me trato a mí mismo y a otras personas”. Después pregunte algo como: “Sabiendo esto, ¿cómo elegiré vivir mi vida hoy?” Y deja que eso inspire tu energía, el entusiasmo y el propósito con el que comienzas cada día.

No hagas ni busques nada

Cuando pasas tiempo en silencio, sin hacer nada, tendrás más tiempo y espacio para escuchar las reflexiones internas de tu alma. Tu alma no grita; te habla en sutilezas. Un impulso inexplicable de hacer algo, una duda de no hacer otra cosa, las imágenes que ves a tu alrededor, las experiencias que tienes, las personas que conoces y las conversaciones que recuerdas: estas son todas formas de lenguaje en las que tu alma se comunica. Es un lenguaje que solo tú conoces, que solo tú puedes reconocer, ver, oír, tocar y sentir.

disfrutar de la mision de vida

Cuando te tomas el tiempo para estar simplemente contigo mismo, estarás cada vez más consciente de los matices que ocurren dentro y alrededor de ti. Podrás evitar la charla de tu mente y escuchar la voz de tu intuición y los susurros de tu corazón. Entre la multitud de susurros de tu corazón, es poco probable que encuentres el susurro de “Vamos, deja de perder el tiempo y encuentra tu propósito ya”. Los susurros de tu corazón suenan más fácilmente así: “Querido, tómate tu tiempo. No hay prisa en absoluto. Así como fuiste creado a propósito, no tengo dudas de que siempre vives en tu propósito, ya sea que estés logrando cosas, escribiendo libros, influenciando a las personas o simplemente moviendo los pulgares …”

Y una vez llegado a este punto… ¡permite que tu propósito te encuentre! A veces cuando menos te lo esperas, es cuando te vendrá la bombilla encendida a la mente.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.