Musicoterapia, ¿es buena opción para ti?

‘La música amansa las fieras’. Esta popular expresión tiene su origen en la leyenda de Orfeo. Era el hijo del rey de Tracia y de la musa Calíope. Orfeo poseía un canto y una forma de tocar la lira que era capaz de detener el infierno y aplacar la furia de las fieras más salvajes. Esta leyenda de algún modo, estaba halando de los beneficios de la musicoterapia, porque si algo puede hacer la música es cambiar la química del cerebro casi sin darnos cuenta.

Qué es la musicoterapia

La musicoterapia es un tipo de terapia aparentemente joven que tiene que ver con la terapia de las artes expresivas. En este tipo de terapias se utiliza la música para mejorar y mantener el bienestar físico, psicológico y social de las personas. Involucra una amplia gama de actividades como escuchar música, cantar o tocar instrumentos musicales.

Este tipo de terapia solo la puede llevar a cabo un terapeuta que esté capacitado para poder realizarla. Es común que se utilice en hospitales, centros de rehabilitación, escuelas, instituciones correccionales, hogares de ancianos… Lo que sí es sabido, es que en los lugares que se realiza la musicoterapia algo cambia a mejor en los corazones de las personas que la reciben, sin importar su edad o condición médica.

La musicoterapia se ha utilizado como herramienta terapéutica durante siglos y se ha demostrado que afecta directamente a diferentes áreas del cerebro, incluidas las regiones involucradas en la emoción, la cognición, la sensación y el movimiento. La música es especialmente beneficiosa para problemas físicos y mentales, como la depresión, la ansiedad y la hipertensión.

Quién puede beneficiarse de la musicoterapia

En realidad, no hay límites. Cualquier ser vivo en este planeta puede beneficiarse de la maravilla de la música… beneficia a muchas personas. Como hemos comentado más arriba, la musicoterapia se puede utilizar para tratar dolencias físicas, pero también mentales. En ocasiones, la música es capaz de ayudar a las personas de formas, que otros tipos de terapias (e incluso medicamentos), no han sido capaz de conseguir.

La musicoterapia es capaz de crear respuestas en las personas que pueden no aparecer de otra manera, con terapias más tradicionales. Por ejemplo, cuando a una persona le cuesta expresarse de forma verbal, con la música puede mostrar interés y participación, lo que haría más proclive la interacción con el terapeuta. No se necesita conocimiento previo de música para que las personas puedan beneficiarse de todo lo que ésta puede transmitir. La música es simplemente, sentimiento.

Como la música puede evocar emociones positivas y estimular los centros de recompensa del cerebro, ésta puede aliviar los síntomas de problemas de salud mental como por ejemplo: la depresión, las preocupaciones, un mal estado de ánimo, la ansiedad, la esquizofrenia, la drogodependencia, el autismo, insomnio, demencia, entre otros.

La musicoterapia es capaz de evaluar y mejorar el funcionamiento cognitivo social, emocional y motriz de las personas, por lo que suele dar buenos resultados en personas con intelectuales físicas o cerebrales graves, como por ejemplo, el Alzheimer. También se usa la musicoterapoa para el tratamiento del cáncer o la hipertensión crónica.

Además del uso citado para la musicoterapia también se utiliza en problemas más habituales y cotidianos. También se utiliza con frecuencia para reducir los niveles de estrés y ansiedad en las personas, para trabajar la percepción del dolor en mujeres embarazadas, para mejorar la autoestima, la comunicación verbal y no verbal, para el comportamiento prosocial, para mejorar las habilidades sociales, la cohesión grupal y las habilidades de resolución de conflictos.

Cómo trabaja un musicoterapeuta

Los terapeutas que usan la musicoterapia trabajan de forma individualizada con sus clientes para que sean capaces de resolver sus problemas de forma musical o no verbal. Puede comenzar tocando una melodía él mismo y después invitar al cliente a unirse o responder con sus propios instrumentos si es capaz de hacerlo.

No es necesario saber tocar un instrumento para beneficiarse de la musicoterapia. El terapeuta también puede pedir al cliente que escuche música relajante para calmar el estrés y la ansiedad. A través de las respuestas musicales de los clientes, el musicoterapeuta mide el bienestar emocional, la salud física y mental, las habilidades de comunicación del cliente. Así  puede comprender mejor sus problemas y así poder pensaren tratamientos adecuados al caso concreto que tiene presente.

En realidad, no hay una sola manera de utilizar la musicoterapia en el mundo, puesto que la música es universal y las personas tienen su propia idiosincrasia. Esto quiere decir que el musicoterapeuta deberá tener las habilidades suficientes para saber cómo realizar la terapia acorde a las necesidades concretas y personales de su cliente. Será el terapeuta el que decida cuáles son las técnicas más adecuadas para su cliente dependiendo de sus necesidades específicas.

Beneficios de la musicoterapia

Además de ser una terapia para trabajar de forma individual con el cliente, también es necesario saber que la musicoterapia también tiene beneficios para las personas que la reciben. Entre estos beneficios se incluyen:

  • Mejora el aprendizaje
  • Mejora el ritmo cardíaco y la respiración
  • Promueve la liberación de endorfinas y analgésicos naturales
  • Reduce la tensión muscular
  • Promueve la relajación
  • Liberar recuerdos o sentimientos negativos previamente reprimidos
  • Ayuda a un cambio positivo del comportamiento
  • Mejora los problemas de conducta
  • Aumenta las habilidades de la comunicación
  • Potencia la coordinación física
  • Ayuda a conectar a la persona con su yo interior
  • La persona es capaz de conectar y entender mejor sus propias emociones y sentimientos
  • Reduce el estrés
  • Mejora la memoria
  • Alivia el dolor

Aunque la musicoterapia debe llevarla a cabo un terapeuta calificado en este campo, en realidad la música te puede aportar muchos beneficios diarios si la utilizas de forma sabia. La musicoterapia se puede usar en personas sanas sin ninguna dolencia de diferentes maneras.

Por ejemplo, tocar un instrumento o simplemente tocar un tambor aún sin tener grandes conocimientos, puede aliviar el estrés. Escuchar música puede ayudar a relajarte en cualquier momento del día. Además, la música también puede ser una herramienta muy importante para usar durante el ejercicio. Te ayuda a tener una conducta motivada y con estímulo. Del mismo modo, te puede ayudar a mantener unos buenos niveles de energía mientras estás trabajando o realizando una actividad física de cualquier tipo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Psicología

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.