La oxitocina podría ayudar a niños autistas a procesar sus emociones

Como es sabido, la dificultad de interpretar y dar respuesta a las expresiones faciales de otras personas es una característica típica en los Trastornos del Espectro Autista (TEA).

Gracias a las nuevas tecnologías, los investigadores han encontrado que los individuos con TEA muestran activaciones cerebrales alteradas en el momento de procesar las imágenes relacionadas con las expresiones faciales. Estudios anteriores también sugieren que la hormona oxitocina está implicada en las interacciones sociales, lo cual sucede tanto en animales como en seres humanos. De hecho, varios estudios realizados con voluntarios sanos han proporcionado evidencia de los efectos beneficiosos de la oxitocina en términos de aumento de la confianza, la mejora del reconocimiento de las emociones y la preferencia por los estímulos sociales.

Antes de seguir, te dejo una conferencia que se impartió en TED titulada “Confianza, moral… y oxitocina”:

Básicamente, cada vez que abrazas a alguien (o alguien te abraza) tus niveles de oxitocina suben.

Todos los trabajos científicos anteriores llevaron a investigadores alemanes hasta la hipótesis de la influencia de la oxitocina en los Trastornos del Espectro Autista.

El Dr. Gregor Domes, de la Universidad de Friburgo y primer autor del estudio, explicó: “En el presente estudio, estamos interesados en demostrar que una sola dosis de oxitocina puede cambiar las respuestas del cerebro a los estímulos sociales en las personas con TEA”.

Con este estudio se pudo comprobar que la oxitocina tiene efecto sobre el procesamiento social de los individuos con TEA, lo cual sugiere que podría ayudar a tratar una función básica del cerebro que no está funcionando correctamente.

Para llevar a cabo este estudio, se convocaron 14 individuos afectados con el trastorno y 14 voluntarios de control. Todos ellos debieron realizar diferentes tareas relacionadas con fotos de rostros y casas mientras eran monitorizados con un escáner cerebral. Dicha prueba se realizó dos veces, una después de recibir un spray nasal con oxitocina y, otra, después de recibir un spray nasal con contenido placebo. El orden de los aerosoles fue al azar y las pruebas se realizaron con una semana de diferencia.

El uso de dos conjuntos de estímulos diferentes en las tareas, por un lado imágenes de rostros y por otro lado las casas, permitió a los investigadores comparar los efectos de la oxitocina y la administración de placebo y también les permitió discriminar entre los efectos específicos relacionados con los estímulos sociales y los efectos para el procesamiento cerebral en general.

Los resultados que arrojó esta investigación son de mucha utilidad. Los datos indican que la oxitocina aumenta específicamente las respuestas de la amígdala a los estímulos sociales en individuos con Trastornos del Espectro Autista. Según los especialistas, la amígdala se asocia con el procesamiento de los estímulos emocionales y las expresiones faciales. Este hallazgo sugiere que la oxitocina podría promover los estímulos sociales, lo cual sería de mucha ayuda en la formación y comportamiento de las habilidades sociales en TEA.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.