Xeristar: Para qué sirve y posibles efectos secundarios

Quizá hayas escuchado alguna vez el medicamento Xeristar y que te acuerdes el nombre sobre todo porque es peculiar y fácil de recordar. Si has padecido o padeces depresión, es probable que hayas tomado este medicamento aunque también tiene otros usos. Es un medicamento que todos debemos conocer, no solo para saber para qué sirve, sino también porque es necesario conocer sus posibles efectos secundarios.

En realidad es un medicamento que contiene como principio activo duloxetina y son cápsulas gastrorresistentes, es decir, que las cápsulas no se descomponen hasta llegar al intestino y así el principio activo se mantiene intacto.

Qué es y para qué sirve Xeristar

Este medicamento se utiliza para adultos que tienen depresión severa, neurópata diabética periférica o trastornos de ansiedad generalizada. Este medicamento solo se puede conseguir en las farmacias si se tiene una receta médica, sin ella, no se podrá conseguir este medicamento de ninguna manera.

Las dosis recomendadas del medicamento dependerá de la afección de la persona tratada así como de la gravedad. Normalmente la dosis inicial de Xeristar es de 60mg una vez al día en casos de depresión severa. Normalmente dependiendo de la afección, el médico esperará hasta cuatro semanas para saber si el tratamiento es correcto o si se debería cambiar.

Normalmente este medicamento al tener duloxetina (inhibidor de la recaptación de serotonina y noradrenalina) actúa impidiendo la recaptación de la serotonina y noradrenalina en las células nerviosas del cerebro y la medula espinal. Así se aumenta el nivel de comunicación entre las células y se fomenta un estado de ánimo positivo, reduciendo también la sensación de dolor, depresión o ansiedad.

Beneficios

Hay estudios donde se comprobó la efectividad de Xeristar frente a un placebo en los participantes con depresión, y Xeristar tuvo mejor resultado que el placebo. En el estudio para el tratamiento del dolor neuropático diabético, Xeristar redujo el dolor de forma más efectiva que el placebo que se administró a los participantes. A partir de la primera semana ya se notaban los resultados positivos. En cuanto al trastorno de ansiedad generalizada (TAG), Xeristar fue más eficaz que el placebo tanto en el tratamiento del TAG como en la prevención de los síntomas.

Aspectos a tener en cuenta

Cuando se utiliza este medicamento de forma terapéutica se deberá valorar cada 3 meses si realmente está siendo beneficioso para el paciente, aunque hay algunos aspectos que se deben tener en cuenta.

Personas con edad avanzada

Las personas con edad avanzada y con episodios depresivos mayores, no se recomienda realizar ajustes de dosis por la edad. Se debe tener la preocupación de no excederse de los mg recomendados por el facultativo médico.

Dolor neuropático periférico diabético

En caso del dolor neuropático periférico diabético el médico deberá ajustar la cantidad de medicación dependiendo de las características del paciente.

Niños y adolescentes

No hay estudios específicos que demuestren la seguridad y eficacia de este medicamento en niños y adolescentes. En este sentido no es recomendable administrar Xeristar con personas menores de 18 años.

Insuficiencia hepática e insuficiencia renal

Si tienes insuficiencia hepática no se debe utilizar en personas que tengan enfermedad hepática. En el caso de la insuficiencia renal, se debe consultar al médico puesto que no es necesario un ajuste posológico en pacientes con este tipo de afección.

Interrumpir el tratamiento

Nunca se deberá interrumpir el tratamiento de forma abrupta y mucho menos sin consultar al médico. Si quieres interrumpir el tratamiento, antes de nada tendrás que consultar a tu médico para que te indique cómo debes hacerlo de forma correcta. Si se interrumpe el tratamiento de Xeristar tendrá que ser reducido de forma gradual durante una o dos semanas y así reducir el riesgo del síndrome de abstinencia.

Posibles efectos secundarios

Como otros muchos medicamentos Xeristar también puede tener efectos secundarios, aunque no tiene por qué ocurrir a todo el mundo hay que conocerlos para saber cómo actuar en caso de que te ocurran. Hay algunos efectos secundarios que son muy frecuentes y otros que no lo son tanto.

Efectos secundarios muy frecuentes (afecta a 1 de cada 10 personas)

  • Malestar
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Boca seca
  • Somnolencia
  • Mareos

Efectos secundarios frecuentes (afecta a entre 1 y 10 personas de 100)

  • Fatiga
  • Ansiedad
  • Pesadillas
  • Temblores
  • Adormecimiento en la piel o temblores
  • Problemas gastrointestinales (diarrea, estreñimiento, vómitos, ardor de estómago, gases, dolores abdominales)
  • Acúfenos (percepción de sonidos sin que existan sonidos externos)
  • Problemas de visión como visión borrosa
  • Palpitaciones
  • Sudación
  • Sofocos
  • Problemas sexuales
  • Picores y erupción en la piel
  • Dolores musculares
  • Espasmos musculares
  • Bostezos
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso

Efectos secundarios poco frecuentes (afectan entre 1 y 10 de cada 1000 pacientes)

  • Inflamación de garganta
  • Desorientación
  • Cansancio
  • Problemas de sueño
  • Apatia
  • Alteración en el sentido del gusto
  • Movimientos involuntarios en los músculos
  • Síndrome de piernas inquietas
  • Trastornos del sueño
  • Problemas estomacales
  • Vértigos
  • Dolor de oídos
  • Inflamación del hígado
  • Dilatación de las pupilas
  • Alteración de la vista
  • Palpitaciones o arritmias
  • Problemas sexuales
  • Alteraciones en la menstruación
  • Aumento en la tendencia de tener hematomas
  • Sensibilidad al sol
  • Hipertensión
  • Manos y pies fríos
  • Sudores
  • Desvanecimientos
  • Aumento del nivel de azúcar en la sangre
  • Micción frecuente
  • Sangre en las heces o heces negras
  • Bruxismo
  • Aumento de peso
  • Sed
  • Espasmos en la garganta
  • Sangrado en la nariz
  • Pensamientos suicidas dolor en el pecho
  • Sensación de inquietud

Efectos secundarios ratos (afectan entre 1 y 10 personas de cada 10.000)

  • Disminución de la actividad de la glándula tiroides
  • Alergia
  • Deshidratación
  • Agresividad, ira o episodios de manía
  • Mal aliento
  • Glaucoma
  • Síntomas de menopausia
  • Contracciones en la mandíbula
  • Colesterol
  • Bajos niveles de sodio en la sangre
  • Síndrome de secrección inadecuada de hormona antidiurética (SSIHA).
  • Convulsiones
  • Producción anormal de leche mamaria en hombres y mujeres
  • Alucinaciones
  • Olor fuerte ne la orina
  • Comportamiento suicida
  • Ictericias
  • Fallo hepático
  • Hinchazón de la piel o de las mucosas

Si notas algunos de estos síntomas, es necesario que acudas a tu médico rápidamente para que te interrumpa el tratamiento de forma progresiva y busque una alternativa de tratamiento para tratar las dolencias que padeces. Será necesario que encuentres el medicamento que te vaya bien sin que tengas que padecer los efectos secundarios.


Categorías

Salud

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.